Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
La hora del turismo en Colombia, ¿qué falta?

En los últimos tiempos el turismo ha adquirido una relevancia inusitada en todo el mundo, como motor de desarrollo económico. Esto como consecuencia del incremento tanto del tiempo de ocio del que disponen las personas como de los ingresos, a lo que se debe adicionar una nueva concepción del mundo globalizado y una mayor facilidad en el acceso a la información.

Todos estos factores han contribuido a cambiar las preferencias de los consumidores y a diversificar la oferta turística, en la que se destaca la adaptación de patrimonios culturales y naturales como producto turístico.

Como sector económico el turismo ha llegado a representar cerca del 9,8 % del PIB mundial, y según datos del World Travel & Tourism Council para 2015 fue responsable de uno de cada once puestos de trabajo, con lo que se ha consolidado como uno de los principales motores del crecimiento económico en los países desarrollados y en vías de desarrollo.

En Colombia el turismo es un sector que está en proceso de consolidación y que tiene enormes posibilidades de potencializarse como motor de desarrollo económico. En 2016, el país registró 3,3 millones de llegadas de turistas, que generaron ingresos por 4.700 millones de dólares, según datos de la Organización Mundial del Turismo.

En 2017 llegaron a Colombia 6.535.182 turistas, lo que representa un crecimiento del 28 % en el sector –la mayor cifra registrada en la historia del país– mientras que el crecimiento en el resto del mundo fue en promedio de 7 %.

Este auge de llegada de viajeros posiciona el sector turístico como el segundo renglón económico que más divisas le genera al país, con enormes posibilidades de potenciar el desarrollo local en un nuevo contexto político y de seguridad que permiten la puesta en valor de elementos del patrimonio ambiental y cultural, activos fundamentales para el desarrollo de este sector en todo el territorio nacional al incluir muchas zonas que fueron de acceso restringido durante más de 50 años.

Ante esta situación, es necesario analizar las tendencias y el funcionamiento del sector en todo el país, categorizar la demanda y las potencialidades de la oferta turística, con miras a la formulación de políticas y estrategias que lo fortalezcan y consoliden.

El doméstico, un turismo poco estudiado

A pesar de las posibilidades de potencializar el sector turístico como motor del desarrollo económico, en el país aún son pocos los trabajos que buscan estudiarlo, y la mayoría de los existentes se enfocan en el análisis de los flujos de turistas extranjeros, dejando de lado el estudio del interno o doméstico, que constituye la mayor parte de los ingresos generados por este rubro en Colombia, y que representa el 80 % de los movimientos,

El comportamiento del turismo doméstico que se realiza en Colombia se puede caracterizar como un patrón intrarregional más que interregional, es decir que los turistas suelen viajar dentro de su propia región en lugar de visitar las demás.

Entre las razones que justifican este comportamiento tenemos la distancia entre las regiones, que se impone como una restricción a la hora de viajar, lo que es especialmente evidente en Colombia ya que, por tener una geografía montañosa y un limitado desarrollo vial que conecte las diferentes regiones, el desplazamiento de un lugar a otro no solo requiere de mucho tiempo sino también de altos costos, lo que dificulta que las personas con un ingreso medio puedan desplazarse muy lejos de su región de origen.

Otro factor relevante en esta tendencia es la percepción de inseguridad que tienen las personas para viajar a determinados departamentos del país, por la condición de violencia que ha primado en ellos y que ha influido en que el turismo se concentre, especialmente, en las áreas más pobladas, es decir en los principales centros urbanos.

Además Colombia presenta debilidades en factores claves del sector turístico, tales como la falta de infraestructura para soportar una mayor demanda nacional e internacional; la poca articulación existente entre los actores de la actividad para llevar a cabo acciones conjuntas en pro del mejoramiento del sector; la baja sensibilización de los actores sobre el impacto del sector en el desarrollo social, cultural económico y ambiental; la poca promoción o mercadeo del país como destino turístico, la dificultad de acceder a los sitios turísticos y la escasez de sitios de información relacionada.

Con respecto a la oferta de destinos turísticos, según datos del Índice de Competitividad en Viajes y Turismo del Foro Económico Mundial, Colombia tiene principalmente una gran dotación de bienes naturales y culturales, ubicándose en el puesto 24 de 141 en ambos indicadores para 2015, lo que indica que el país tiene gran cantidad de atractivos de los cuales puede disponer para potenciar la demanda turística.

Más allá de playa, brisa y mar

A pesar de estos atractivos naturales y culturales, el turismo de sol y playa sigue siendo el preferido por la demanda nacional. Este hecho demuestra la carencia de una política que promueva el potencial turístico que representa la riqueza natural y cultural del país y que dinamice la demanda interna por viajes hacia departamentos diferentes a los costeros.

La anterior situación se evidencia en las cifras de la Encuesta de Turismo a Hogares realizada desde 2003 por el Registro Nacional de Turismo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y el DANE, en las que se ha encontrado que solo el 10 % de los colombianos que viaja realizan actividades culturales en sus vacaciones y el 20 % de ellos viaja por motivos religiosos.

Estos datos muestran que existe un potencial de desarrollo del turismo cultural por explotar, y justifican el objetivo fundamental de su política, que es posicionar a Colombia como un destino de turismo cultural nacional e internacional aprovechando su riqueza de patrimonio cultural, con el fin de generar desarrollo local y cadenas productivas sostenibles que promuevan la competitividad del patrimonio y la identidad de las regiones.

La existencia de un amplio acervo de patrimonio cultural y natural como bienes únicos e irreproducibles, representa un potencial inexplotado para el crecimiento del mercado turístico ya que los turistas cada vez estén más motivados en la búsqueda de lo exótico y diferente, lo que es externo a su realidad.

Así, una política de promoción del turismo cultural en Colombia tendría que enfocarse en las amplias ventajas comparativas en atributos y características relacionadas con los atractivos culturales, sobre todo en relación con el patrimonio intangible conservado de civilizaciones pasadas y tradiciones culturales vivas con las que cuenta el país hoy.

Para alentar una mayor participación de los patrimonios culturales y naturales de la nación en la determinación de los flujos turísticos domésticos, se podría propender por una integración de los productos del turismo natural con el cultural, teniendo en cuenta que la primera abarca una mayor cantidad de los departamentos del país y que las regiones que cuentan con una oferta más reducida de parques naturales podrían hacer énfasis en la riqueza cultural como producto turístico.

Articular los agentes culturales y turísticos

En el país no se da una clara articulación de los agentes culturales y turísticos que les permita construir una oferta para atender la demanda nacional e internacional de atractivos culturales y consolidar un nuevo mercado que reduzca la estacionalidad de las temporadas turísticas. Esto se podría lograr integrando los productos del turismo natural con el cultural, potenciando así la riqueza natural y cultural del país a beneficio de las comunidades receptoras.

Entre las ventajas económicas y sociales del turismo cultural y natural se destacan el aumento de la participación del sector en el desarrollo económico y en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes por medio de la distribución de los ingresos generados por el gasto de los turistas tanto en actividades directamente relacionadas con el producto turístico como en los sectores conexos.

También pueden contarse como aspectos positivos la generación de empleos, la entrada de divisas que equilibren la balanza de pagos, el aumento de la inversión no solo en el mantenimiento de los bienes del patrimonio cultural y natural sino también en las industrias alternas al turismo como la de infraestructura y los servicios asociados con el turismo, aumentando la oferta de servicios que no solo está disponible para los turistas sino también para la población local.

Los departamentos con más turistas

Otra de las tendencias actuales del sector turístico en Colombia muestra que los departamentos que reciben una mayor cantidad de viajeros domésticos son los mismos que emiten gran proporción de los turistas, factor que indica que la emisión de turistas se relaciona con el tamaño poblacional del departamento y con la capacidad económica de sus habitantes, como en Antioquia, Cundinamarca y Valle del Cauca.

También podemos observar que, sin tener en cuenta los flujos intrarregionales, los departamentos de Magdalena y Bolívar, con su respectiva dotación de patrimonio cultural y natural, y sus playas, son los más importantes destinos turísticos del país por cuanto satisfacen la demanda de turismo de sol y playa, además de Cundinamarca que, por albergar la capital del país, tiene un flujo turístico neto considerable.

Además, se tiene que, para el Quindío y el Atlántico la distancia existente con otros departamentos determina en parte la atracción de los flujos turísticos y el hecho de que exista un mayor o menor intercambio de visitantes.

Teniendo en cuenta el panorama actual del turismo interno en Colombia, se pueden plantear perspectivas y acciones requeridas para que este sector participe cada vez más activamente en la generación de ingresos nacionales. Se está a la espera de que el Gobierno presente un nuevo plan sectorial de turismo para 2019-2023 acorde con las necesidades del sector y sus características.

En un nuevo plan sectorial se deberán tratar como objetivos de política una diversificación de los bienes y servicios asociados con el turismo, en el que se conserven, transmitan y compartan las costumbres y tradiciones de las comunidades con el fin de crear ambientes propicios para el turista; se reconozca la posibilidad de explotar los recursos del país para la diversificación del turismo hacia nichos turísticos específicos, entre los cuales están el turismo natural y el cultural, buscando superar la estacionalidad que genera el de sol y playa.

Además se persigue como un ideal que se mantenga el objetivo de posicionar a Colombia como destino turístico sostenible y sustentable, reconocido en los mercados internacionales y valorado en los mercados nacionales, por su multiculturalidad y diversidad, con una oferta altamente competitiva, que lleve a su máximo nivel a la industria de los viajes y al turismo como potenciador del desarrollo regional y constructor de paz.

Turismo sostenible, clave

Este nuevo plan sectorial deberá apuntarle al desarrollo de un turismo sostenible, que propenda por la conservación de los recursos naturales y culturales de las comunidades y que además se opte por la conservación, transmisión y divulgación de las costumbres y tradiciones de las comunidades con el fin de crear ambientes propicios para el turista.

Aunque recientemente se ha avanzado en los estudios del turismo a nivel nacional, el alcance de estas investigaciones es limitado dadas la inexistencia de datos completos que describan el sector.

Si bien es cierto que se espera que desde la academia y organismos especializados se realicen investigaciones fiables y pertinentes, también es cierto que se requiere que los entes estatales promuevan la recolección de información pertinente que permita conocer el estado actual de la infraestructura turística, las fortalezas y debilidades en cada región, y cómo impactan los flujos turísticos.

Las limitaciones encontradas en los distintos objetos de recolección de la información y en las asimetrías en la aplicación de estos inhiben las posibilidades de realizar estudios serios al respecto. Así por ejemplo, se requeriría que la Encuesta de Gasto Interno en Turismo (EGIT) se realice con mayor frecuencia y se aplique en todos los departamentos del país, para que con esta información se pudiera llegar a conclusiones más contundentes.

Así mismo, existe la necesidad de una mayor participación de los entes regionales en el desarrollo y la promoción de planes turísticos que incluyan los elementos del patrimonio cultural y natural de la nación, sobre todo en aquellos lugares donde predomine la concentración de pueblos patrimonio o de bienes de interés cultural.

La información acerca de la capacidad de atracción de turistas que tiene el patrimonio es fundamental para que el Gobierno nacional y los gobiernos departamentales generen acciones para la conservación y promoción de este patrimonio enmarcado en el sector turístico y así se genere un impacto en el desarrollo local.

Finalmente, para que el turismo cultural y natural genere un verdadero impacto en la comunidad de destino que aproveche la ventaja comparativa con la que cuenta el país, es necesario que las entidades públicas encargadas del manejo de los patrimonios y los operadores turísticos que se encargan de su promoción desarrollen campañas de promoción y difusión que incluyan tanto la perspectiva del turista como del local, en aras de proponer un turismo sostenible.

Con respecto al desarrollo del producto del turismo cultural, es necesario tener en cuenta que así como el producto del turismo está conformado por los diferentes bienes y servicios asociados con la infraestructura turística, además de esta, el principal componente del producto del turismo cultural es la oferta cultural del destino.

Relacionados

1567,1568,155,1569,1250,556,1570,1571

A menudo los promotores de grandes obras desconocen los impactos ambientales y sociales de estas, porque para ellos prima lo que “planifican” sobre la...

Medellín es la ciudad de Colombia con más edificios de más de 8 pisos. A febrero de este año contaba 1.411 edificaciones de ese género. Por eso, una...

Considerar diversas formas de cooperación internacional más beneficiosas para los intereses culturales del país es una de las posibilidades que abre...

El 70% y 80% se va para la basura como material de deshecho y el restante termina en ríos y océanos. Si bien el país no es ajeno a esta problemática...

Durante los últimos 10 años, Colombia invirtió en infraestructura solo un 3,2 % del PIB, en promedio, por debajo del 6 % recomendado por organismos...

Consejo Editorial