Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
La historia veraz de la UNAL Sede Orinoquia

Por ello es muy pertinente abrir un debate y hacer claridad histórica sobre el origen y desarrollo del proyecto que inicialmente se conoció como “Sedes de Frontera” de la UNAL, el cual no fue un proyecto que se hizo por “generación espontánea”.


En la década de 1990 y anterior a ella, los rectores de la UNAL eran nombrados directamente por el Presidente de la República. El profesor Guillermo Páramo fue nombrado rector para el periodo 1993-1997 por el entonces presidente César Gaviria, en reemplazo del profesor Antanas Mockus, quien fue injustamente retirado de su cargo, pero para bien de la ciudad de Bogotá y del país. En el periodo entre 1994 y 1998, el presidente fue Ernesto Samper Pizano.


Te puede interesar: Educación pública, una deuda de más de dos siglos.
 

En su discurso de aceptación como rector, el profesor Páramo presentó a la sociedad su visión sobre lo que debería ser la Universidad; para ello tomó como referencia la Comisión Corográfica, proyecto científico impulsado por el Gobierno de la República de la Nueva Granada -hoy Colombia- que fue encargado en 1850 al ingeniero militar italiano Agustín Codazzi.


Dicha comisión debía hacer una descripción completa de la Nueva Granada y levantar una carta general y un mapa corográfico de cada provincia con las correspondientes descripciones particulares; además estaba fuertemente influenciada por los trabajos de la Expedición Botánica de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Sus objetivos no fueron solamente cartográficos, sino también toda una construcción de conocimiento respecto al territorio y sus habitantes. Fue un "proyecto nacional" en el cual los dirigentes políticos confluyeron en los intereses sobre cómo imaginar una nación. Otro de los objetivos más importantes era la construcción de mapas, desde una postura científica, que representara verazmente el territorio de la nación. Todo esto encaminado a crear el territorio nacional y un sentido de nacionalidad del territorio.
 

El ingeniero Agustín Codazzi asumió su dirección, encargado fundamentalmente de la parte geográfica y cartográfica, mientras que el profesor Manuel Ancízar -quien posteriormente fue el primer rector de la UNAL- fue secretario de la Comisión y tenía a su cargo las descripciones geográficas y en especial los aspectos de la vida social y cultural del país.


Puedes leer: Sede Orinoquia construye Plan Estratégico de la UNAL a 2034.


En los trabajos de la Comisión se encuentran diferentes elementos que se hacen partícipes en la construcción del imaginario de Nación. Tanto en los relatos de Manuel Ancízar, como en las 151 acuarelas bellamente dibujadas, cuya colección hoy alberga la Biblioteca Nacional de Colombia. Las láminas trataban de resaltar la variedad de climas, la exuberancia en la fauna y flora y la índole diversa de los pobladores. En cierto sentido, se veía la variedad natural como riqueza y despertaba sentimientos de identidad con los territorios que representaban.


En sus palabras de aceptación como rector, el profesor Páramo planteaba la necesidad que la Universidad continuara el proyecto de la Comisión Corográfica y se proyectara más allá de las sedes andinas con las cuales contaba en aquella época. Fue así como planteó la necesidad de crear lo que llamó “Sedes de Frontera”, abarcando los 4 puntos cardinales de nuestra geografía y hacer presencia como estado en aquellos sitios.


Con el honor de haber sido nombrado por el rector Páramo  como Vicerrector de Recursos Universitarios entre 1995 y 1997, mi tarea, según sus palabras, era llevar a cabo su proyecto de Sedes de Frontera. Conformé un equipo de profesores de la Universidad: arquitectos, economistas, ingenieros y de Ciencias Humanas, con la idea inicial de desarrollar el proyecto planteado por el rector y se escogieron inicialmente para desarrollar las sedes de Arauca, San Andrés, Leticia y Tumaco. En el transcurso de la creación de las Sedes de Frontera hubo ofrecimientos de anexar la Universidad de Córdoba a la UNAL, pero por diferentes razones la Ministra de Educación de la época, María Emma Mejía, no apoyó tal idea.


En algunas páginas web de la Universidad se puede leer que la actual Sede Orinoquia, inició actividades en 1996, cuando se creó la Seccional Arauca, por Ley 326 del 26 de noviembre de 1996, expedida por el Congreso de Colombia. Pero este hecho no es totalmente cierto. Con el planteamiento del proyecto de rectoría de Páramo, algunos políticos colombianos muy sagaces, vieron una gran oportunidad de votos y tramitaron y consiguieron que se aprobara, gracias a ellos, la Ley 326. Esta ley la demandamos por violar legalmente la autonomía de la UNAL, consagrada en el Decreto 1210 de 1993 y tiempo después fue derogada.
 

Afirmar hoy en día que la Sede Orinoquia o Arauca fueron creadas por Ley 326 del 26 de noviembre de 1996 es aceptar que la UNAL no tiene autonomía.


Usando el decreto 1210 que consagra la UNAL como una persona jurídica autónoma con gobierno, patrimonio y rentas propias, elevamos una solicitud ante el Consejo Superior Universitario, el cual mediante Acuerdo No. 40 del 23 de mayo de 1996, seis meses antes de la aprobación de la ley 326, creó la Sede Arauca. Posteriormente, el Acuerdo 11 del año 2005, cambió su denominación de Sede Arauca a Sede Orinoquia.
 

En las primeras visitas oficiales en 1996 al departamento de Arauca y como representante de la Universidad, para presentar el proyecto de la Sede Arauca, fuimos recibidos por un gobernador muy entusiasta: José Vicente Lozano Fernández, quien se ufanaba de ser valluno de nacimiento pero araucano por adopción. Con orgullo manifestaba que solo tenía estudios de primaria y esta sede era una prioridad para su Gobierno, por el gran beneficio que le prestaría al pueblo araucano. En el teatro de esta ciudad presenté el proyecto ante una multitud emocionada por tener una sede de la principal Universidad del país en su territorio.

Para buscar un sitio para el campus de la sede, el Gobernador propuso la antigua Hacienda El Cairo, de propiedad de la gobernación de Arauca, situada a 9 km del casco de la ciudad, vía Tame, en donde, según sus palabras, el gobernador anterior le había cedido la Hacienda a un grupo de personas que vinieron de la República de China, que habían cultivado arroz y luego se devolvieron a su país, sin ningún informe sobre lo realizado.


Posteriormente en Bogotá y con la ayuda del personal de la gobernación, se hicieron reuniones con decanos y profesores de la Universidad, para discutir y definir el tipo de estudios e investigaciones que mejor se adaptaran en la nueva Sede. Se encargó a profesores de arquitectura el diseño del campus y el personal de la gobernación nos apoyó en los trámites para donar los terrenos de la Hacienda a la UNAL.
 

Irónicamente la Sede de Arauca fue inaugurada por el presidente Samper y su comitiva en 1997, cuando el grupo de rectoría del profesor Páramo ya se había retirado de los cargos y ninguno fue invitado.


La Sede Orinoquia (en Arauca) empezó actividades académicas con dos programas de pregrado: Ingeniería Ambiental con 34 estudiantes y Enfermería, con 28 estudiantes para un total de 62 estudiantes matriculados. La planta de personal académico-administrativa, estuvo conformada inicialmente por 5 docentes de planta y 8 funcionarios administrativos con nombramiento provisional.  La Dirección de la Sede, fue encomendada al profesor Joaquín Molano Barrero, en Comisión de la Facultad de Ciencias Humanas de la Sede Bogotá; después de su administración, la Sede fue administrada por 5 profesionales, de los cuales 3, fueron nombrados en propiedad y 2 en encargo.


Puedes ver: “Necesitamos pasar de la ‘liderodependencia’ al liderazgo transformador”.


Al iniciar sus actividades, los recursos físicos, tecnológicos, financieros, eran escasos; para el desarrollo de los programas contaba con una área administrativa, salones de clase, un laboratorio y una cafetería; todas éstas donadas por el Departamento de Arauca. Adicionalmente, no contaba con  ruta de transporte para el desplazamiento del personal docente, administrativo y estudiantil del casco urbano hacia las instalaciones de la Universidad.


Actualmente la Sede Orinoquia en Arauca ha desarrollado tres tipos de formación en programas de pregrado: programas completos de Enfermería, Ingeniería Ambiental  e Ingeniería Agronómica; ingreso por áreas, donde el estudiante realiza un semestre de fundamentación y posteriormente hace la admisión a un área del conocimiento en otra sede de la UNAL y el Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (PEAMA), el cual permite la admisión semestral a la UNAL de jóvenes residentes en los departamentos Arauca, Casanare, Guaviare, Guainía y Vichada.


Hoy en día podemos asegurar con orgullo que la UNAL hace presencia de estado en las 8 sedes de Bogotá, Medellín, Manizales, Palmira, Caribe en San Andrés, la Paz, Amazonia en Leticia y Orinoquia en Arauca, cumpliendo así con el legado de la Comisión Corográfica  y  contribuyendo a la identidad y unidad nacional.

Relacionados

9,3071,4006,4007,4008,28

Se trata de una obra vocal de música comisionada por la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), escrita en...

Así lo expresó el profesor Fernando Montenegro, del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en el programa Punto...

El hallazgo de 22 residuos de principios activos en plaguicidas de síntesis química en fruto, hoja y suelo de cultivos de tomate en Boyacá y...

El 4 de agosto de 2020 ocurrió en Beirut, capital del Líbano, una explosión por acumulación de nitrato de amonio que dejó más de 200 muertos y 6.500...

Aunque el huracán Iota –que a su paso por el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina destruyó el 98 % de esta segunda isla– podría...

Consejo Editorial