Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
La democratización interna: el reto de los partidos políticos en Colombia

La coyuntura del ambiente político condiciona la necesidad de estudiar estos fenómenos que favorezcan la estabilidad del sistema de partidos y beneficien la futura gobernabilidad de la nueva administración. Por eso es importante tener presente la deliberación plasmada en el informe sobre la democracia interna de los partidos en Colombia, para comprender cuáles son las variables que determinan cómo se desarrollan estos procesos en las organizaciones partidistas, con el fin de identificar aquellos puntos críticos que se deben tener en cuenta en la reforma política.
 

A partir de la tendencia sobre las listas cerradas en los debates de la reforma política han surgido ciertos vacíos que reflejan la inexistencia de garantías ampliadas en el interior de los partidos, que ya varios críticos de estas posiciones han argumentado que –por la naturaleza misma de la reforma– se abre la posibilidad de generar ejercicios antidemocráticos al momento de otorgar avales. De ahí la importancia de que los partidos construyan mecanismos democráticos sólidos en su interior.
 

Partiendo de esta problemática, es necesario que desde la legislatura interna y externa de los partidos se planteen propuestas para resolver estos desaciertos en torno a la democracia interna y que a su vez ayuden a construir nuevos procesos de modernización de la política, necesarios para la estabilidad del sistema político. Sin embargo, es importante saber qué significa que los partidos políticos tengan procesos democráticos.
 

En general, los politólogos están de acuerdo con la idea de que un partido político es democrático en la medida que incluye –mediante procedimientos internos– a los distintos actores que lo conforman en sus procesos de decisión, es decir, que cuando los procesos internos están permeados por una lógica democrática, podemos decir que hay democracia interna, y estos procesos son de vital importancia, ya que lo que sucede dentro de los ellos  tiene un gran impacto en el desarrollo político de los Estados.
 

Existen múltiples formas de abordar la democracia interna, y dentro del OBPAR se optó por dos posturas: la institucional-formal y la informal. La primera considera que para determinar el nivel de democratización intrapartidista la relación se debe centrar en los procedimientos de selección de los candidatos, valorando la función de postulación de aquellos en los procesos electorales como la más importante de las ejecutadas por las organizaciones partidistas. Para esto, el estudio se basa en cuatro esferas: el selectorado (cuerpo elector que selecciona a los candidatos), la candidatura (que hace referencia a las restricciones para convertirse en candidato), la descentralización (evaluación de la instancia donde se lleva a cabo la selección) y “la votación vs. la designación” (que se refiere al proceso decisional).
 

Mientras que la informal considera relevante evaluar la multiplicidad de factores que inciden en los procesos de decisión internos, reconociendo la influencia de las instituciones, grupos y organizaciones informales en las organizaciones partidistas, así mismo reconoce la existencia de una institución informal, es decir, una regla socialmente compartida, por lo general no escrita, que es creada, comunicada y reforzada por fuera de los canales oficiales de sanción. Este modelo se basa en tres características: la eficacia (una institución informal es eficaz cuando existen mecanismos de sanción), la relevancia (se refiere a la influencia de las instituciones informales en los resultados de la selección) y el rol (papel de la institución dentro de la organización, puede ser acomodado, sustitutivo o complementario).
 

Considerando estas dos formas de abordar los procesos democráticos dentro de las organizaciones partidistas, la investigación plasmada en el informe construyó –por medio de una propuesta metodológica– un índice de democracia interna, con el cual se evaluó a los partidos políticos colombianos. Este realiza un análisis del fenómeno a partir de tres vías distintas, así:
 

1. El grado de consolidación institucional

Este se refiere a la naturaleza, inclusión y efectividad de los estatutos partidistas en los procesos de toma de decisiones. En el desarrollo de este estudio intervinieron tres variables:

  1. La complejidad del partido político, la cual se relaciona con los temas organizacionales de este, es decir la especialización del organigrama en términos de jerarquización tanto en los ámbitos nacionales como en los locales y regionales, así como el desarrollo de órganos de cohesión que permitan un funcionamiento coordinado de los integrantes del partido y un grado importante de yuxtaposición entre congresistas y dirigentes del partido.
  2. La “rutinización del partido”, es decir la frecuencia de convenciones o congresos nacionales, así como el nivel de concurrencia a estos eventos y la aplicación de normas estatutarias para la elección de candidatos.
  3. La coherencia del partido político, que implica que las acciones de los miembros de la organización partidista se funden en la identificación y el compromiso con esta, expresándose en los espacios en que el partido tiene presencia.


2. La evaluación de la participación de los miembros del partido

Esta desarrolla las percepciones de los miembros de un partido político sobre los procesos decisionales en los que ellos mismos se ven incluidos o excluidos. Parte de cinco puntos:

  1. la centralización: considera la toma de decisiones;
  2. el liderazgo: se concibe como la percepción de autonomía del partido con respecto a sus líderes;
  3. su trayectoria; reconoce la importancia de la militancia para la trayectoria política;
  4. la permeabilidad: importancia de los medios de comunicación en las decisiones del partido; y
  5. el pluralismo: considera la inclusión del género y los grupos étnicos en la toma de decisiones.


3. Evaluación de los mecanismos y procedimientos de participación

Da cuenta de tres esferas de decisión:

  1. la formación de la voluntad política: filtro identitario inicial para ser miembro del partido;
  2. la selección de dirigentes: mecanismo mayoritario utilizado para elegir a la dirigencia de la organización partidista; y
  3. la selección de candidatos: mecanismo mayoritario para elegir a las personas que conformarán las listas que representan al partido político.


La aplicación del índice a las características propias de los partidos políticos colombianos genera resultados que, en un primer momento, pueden ser contrarios a las percepciones que tiene la opinión pública. Producto del análisis metodológico se concluye que partidos de origen reciente como FARC poseen mayores grados de democracia interna que partidos tradicionales como el Liberal y el Conservador. Destaca también que partidos alternativos como la Alianza Verde –conocido por celebrar varios procesos de votación interna– posea resultados menores en comparación con el Centro Democrático.


Esto no significa que, por ejemplo, los procesos internos de la Alianza Verde o la fortaleza institucional de los partidos Liberal y Conservador construida a lo largo de la historia colombiana, no sean una expresión de la democracia interna, sino que al informe OBPAR recoger todas las características que involucran los procesos democráticos intrapartidistas y ponderarlas, involucra la multiplicidad de características mencionadas anteriormente. He ahí la importancia de reconocer cuales son las variables que determinan cómo se desarrollan estos procesos en las organizaciones partidistas.


Finalmente es necesario recalcar que los resultados dependen de la forma en que se construye la metodología de investigación, y que esto está a merced de los investigadores. Se invita a la comunidad que haga el seguimiento al informe del OBPAR, donde se pueda ahondar en las condiciones de democracia interna de cada uno de los partidos políticos y pueda sacar sus propias conclusiones.


Para finalizar, es importante recordar que existen grandes falencias en los procesos democráticos internos de los partidos, y que a pesar de que presentan fortalezas en algunos campos, aún tienen grandes retos por delante en este campo. El reto de la democratización interna también debe de constituirse en un pilar fundamental de los los debates sobre la reforma política, en el que se tenga en cuenta procesos legales que desincentivan a los partidos en incurrir a prácticas corruptas que no permitan mecanismos democráticos internos y sancionen a quien no cumplan las normas. Además, seguir insistiendo en la necesidad de una gran deliberación entre los expertos, académicos, la sociedad civil y los partidos mismos como debería corresponder en torno a una gran reforma política.

Relacionados

136,4491,527,4492

En 2020 el mundo enfrentó una pandemia paralela a la del COVID-19: la democracia se vio afectada, particularmente por las decisiones tomadas por los...

Después de cuatro años de la firma del Acuerdo Final de Paz los propósitos de habilitar condiciones para la apertura democrática y la ampliación de la...

Las democracias no están fatigadas, y mucho menos en un proceso de agonía que se dice abrirá paso a nuevas ideas “salvadoras”, al estilo del comunismo...

Germán Bula Hoyos fue un costeño nacido en San Juan de Sahagún, Córdoba, hijo de la universidad pública con costumbres paisas porque estudió Derecho...

A las recientes elecciones en la dirección de organismos de control del país –como la Procuraduría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo– se...

Consejo Editorial
"