Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
La Cuarta Revolución en la industria manufacturera

El desarrollo vertiginoso de las tecnologías de la información y la comunición ha puesto al mundo a las puertas de lo que ya se reconoce como la Cuarta Revolución Industrial. Un fenómeno definido desde 2015 en el contexto del Foro Económico Mundial como la convergencia de tecnologías en el área física, biológica y digital que genera nuevas posibilidades de interacción, consumo, producción y esparcimiento.

Estos desarrollos han invadido la cotidianidad del hombre y transformado paulatinamente sus relaciones con el resto de seres humanos, con su entorno, con su trabajo, en la producción y en el consumo de las sociedades. Pero ¿cómo se han materializado estos cambios? ¿los robots reemplazarán a los seres humanos en sus trabajos? ¿cuáles son las ventajas y riesgos de esta revolución?

Para responder a estas y otras preguntas, el BM diseñó y propuso un marco conceptual con el fin de evaluar la manera como los avances tecnológicos se han incorporado específicamente en las manufacturas y los retos que los países enfrentan para aprovechar las nuevas posibilidades abiertas por las innovaciones tecnológicas en la industrialización de este sector.

El economista senior del BM para Argentina, Paraguay y Uruguay, Daniel Gómez Gaviria, analista de este fenómeno,  explica las implicaciones de esta transformación tecnológica y cómo se puede reflejar en el inmediato futuro. El experto intervino en el evento Cuarta Revolución, organizado por la Universidad Nacional de Colombia y el diario económico La República, el pasado 21 y 22 de febrero en Bogotá. 

UNP Digital: ¿Cuáles son las principales implicaciones que el estudio del BM identifica como ventajas de la Cuarta Revolución Industrial?

DG: El informe lo que hace es mostrar cómo está aumentando la utilización de todas estas tecnologías robots, robótica, tecnologías digitales y su efecto en el crecimiento de manufacturas en diferentes regiones. Y lo que se plantea es que hay que trabajar en tres grandes temas para afrontar estos retos: competitividad, capacidades y conectividad.

UNP Digital: ¿Cómo se refleja toda esta innovación en el mundo, teniendo en cuenta que los países no son iguales?

DG: Hay que mirar cuáles son los retos en cada país pero los temas sí son comunes a todos. Lo que encuentra el informe es que tener capacidades a nivel gerencial, de mano de obra, de talento humano; tener competitividad a nivel de infraestructura, gobernanza, instituciones; y tener conectividad con mercados globales, con comercio, con inversión, con tecnologías de la información, van a ser los temas transversales que van a determinar hacia dónde se pueden enfocar los diferentes países.

UNP Digital: ¿Cómo están los países de América Latina y Colombia en esa materia?

DG: El informe ubica a 140 países dentro de esa matriz de tres dimensiones (competitividad, capacidades, conectividad). Y Colombia y otros países de Latinoamérica como Argentina están aproximadamente en la mitad de esa distribución.

El Foro Económico Mundial también sacó hace poco una nueva herramienta - porque todos estamos empezando a aprender de esto- para medir qué tan preparados están los países para la Cuarta Revolución Industrial. Ellos analizan dos dimensiones: la estructura de la producción, osea, qué tan sofisticada y compleja es, y las inversiones en unos factores determinantes de esa futura estructura de producción, que incluye capacidades, capital humano, comercio internacional, inversión, TIC, gobernanza e instituciones.

Colombia también está ubicada más o menos en la mitad de ese análisis. Entonces es un país de competitividad media, con conectividad más o menos promedio dentro de esa nube de países (140). Lo importante es que esta información es insumo para que los gobiernos, los empresarios y la sociedad civil puedan analizar en dónde estamos e identificar cuáles son los retos y prioridades para trabajar.

Este no es un tema que se limita a países de ingresos altos. Puede haber posiblidades de saltarse etapas de desarrollo para países emergentes.

UNP Digital: ¿Cuáles son los beneficios que la Cuarta Revolución Industrial puede generar tanto en países emergentes como en países desarrollados?

DG: Este no es un tema que se limita a países de ingresos altos. Puede haber posiblidades de saltarse etapas de desarrollo para países emergentes. Un ejemplo sencillo es que muchos países en África nunca contaron con el número de líneas telefónicas fijas que tuvieron países industrializados sino que saltaron directamente a tener telefonía móvil y ahora ya tienen cobertura móvil de más de un aparato por persona pero nunca tuvieron una línea fija por persona. Entonces con muchas tecnologías creo que va a pasar una cosa similar.

UNP Digital: Pero parece que a los países emergentes siempre les toca a saltos. ¿Eso no genera vacíos?

DG: No creo que toque hacerlo tan secuencialmente. Si una tecnología ya se volvió obsoleta no tenemos que volver a usarla. Se puede pasar a usar otra de vanguardia. La Cuarta Revolución Industrial se trata de cómo combinar las tecnologías en formas diferentes e innovadoras, cómo usar la infraestructura general que ya existe para generar nuevos productos, nuevos servicios. Digamos que no hay que volverse a inventar la tecnología digital para poder usarla.

UNP Digital: Como el punto de partida de los países es diferentes en educación, tecnología y conectividad, ¿esta revolución no sigue aumentando la brecha entre unos países y otros?

DG: Los datos muestran que ha habido convergencia mundial en términos de niveles de ingreso; la pobreza ha disminuido, hay una convergencia global no una divergencia. Hay dos escenarios: uno, es al interior de los países, donde pueden haber unos que se benefician mucho de las tecnologías porque pueden apropiarlas y usarlas, lo que puede acentuar desigualdades. Pero también existe el otro escenario donde se cierran esas desigualdades, en la medida en que se generan procesos inclusivos. Pero a nivel global, creo que estamos viendo una convergencia, no una divergencia.

UNP Digital: En concreto ¿cuáles son los beneficios de esa Cuarta Revolución para los países emergentes y los países desarrollados.

DG: Creo que no son tan diferentes, porque lo que uno quiere es lograr que todos estos desarrollos se reflejen en mejor calidad de vida. Y el Foro Económico Mundial ha enfatizado mucho en la necesidad de poner al individuo en el centro de toda esta revolución. Entonces digamos que van a ser útiles para resolver diferentes retos. Por ejemplo, hay trabajo que está haciendo el Banco Mundial en países en desarrollo usando nuevas tecnologías como drones para distribuir medicinas, para sistemas de agua potable, para el monitoreo de agricultura o para sistemas de riego. Pero por otro lado, la misma tecnología puede ser usada en países de otro nivel de desarrollo para resolver otro reto como cirugías con robots. Entonces, yo creo que el concepto es la aplicación de las tecnologías para mejorar la calidad de vida.

UNP Digital: Una de las muchas preocupaciones que se plantea es el empleo. Usted dice que la máquina no va a reemplazar al ser humano sino que lo va a complementar. Pero si en las otras revoluciones terminó por reemplazarlo ¿por qué en este caso no?

DG: Si uno mira la historia en el largo plazo no ha habido una eliminación de empleo. Lo que ha sucedido es que hay tecnologías que reemplazan cierto tipo de empleo pero generan una cantidad de nuevas posibilidades. Cuando apareció el automóvil, desaparecieron los coches tirados por caballo y sus conductores, pero eso no quiere decir que el empleo haya caído permanentemente. Esa gente se tuvo que reentrenar para hacer otro oficio y en la siguiente generación pues simplemente no hubo nadie que se entrenara para ser conductor de coche tirado por caballos.

UNP Digital: Pero tuvo que pasar casi que una generación con todo un modelo educativo que resolviera el tema…

DG: La educación es un tema clave, de acuerdo. Otro ejemplo más cercano: cuando aparecieron los computadores personales desaparecieron las máquinas de escribir. Es toda una industria que de pronto desaparece pero no quiere decir que seamos más pobres o que tengamos menos empleo por ese adelanto. Hay una transformación: desaparecen algunos oficios, aparecen otros nuevos y tiene que transformarse el sistema educativo para poder generar las habilidades para esos nuevos oficios.

El azadón es del tipo de herramientas  que se pueden reemplazar por otras tecnologías. Tocaría mirar las capacidades de talento humano, de educación que se requieran para lograr esas transiciones.

UNP Digital: Las transformaciones del sistema educativo y, sobre todo en nuestros países son lentas, ese es un desafío…

DG: Es un desafío, claro. Van a haber ciertos oficios en los que el ser humano puede tener una ventaja comparativa con los robots, aún cuando estos sean absolutamente mejores. Digamos que la máquina va a tener una ventaja sobre el hombre para analizar cantidades enormes de información pero no va a poder ser comparativamente mejor que el hombre en temas como ser creativo para usar esa información y generar soluciones. Va a estar mediado por las preferencias de consumo. Digamos que uno llega en el futuro próximo a un hospital y uno tiene la posibilidad de ser atendido por una enfermera robot versus una enfermera humana. Habrá quienes valoran más las cualidades de una enfermera humana y otros que dirán “a mí no me importa, en tanto me aplique lo que me tiene que aplicar y me lo haga bien, es suficiente para mí”.

UNP Digital: ¿Cuáles oficios se prevé que pueden desaparecer y cuáles no?

DG: Hay cuatro categorías de oficios: rutinarios manuales, rutinarios cognitivos, no rutinarios manuales (son manuales pero cada vez son diferentes) y no rutinarios cognitivos (que no son rutinarios y también requieren imaginación, creatividad, análisis). Los más fáciles de reemplazar por máquinas son los rutinarios manuales, los oficios operativos como clavar una puntilla o pegar un botón; no tienen ninguna modificación y no implican meterle cabeza a nada sino aprender una destreza y la destreza sí la puede aprender un computador rápidamente. Pero la capacidad de ser gerente y manejar las relaciones humanas, el talento humano, el entorno, eso es mucho más difícil de reemplazar con un robot. Los temas de diseño o que requieran imaginación, creatividad, empatía, convencimiento o el uso de retórica para convencer a la gente, es decir, cualidades típicamente humanas, van a ser más difíciles de reemplazar.

UNP Digital: ¿Qué profesiones pueden aparecer en ese escenario en el futuro asociadas al conocimiento, a la creatividad?

DG: Muchas. Creo que todas las industrias creativas son ejemplos bonitos de cosas nuevas que puedan surgir. Si uno piensa en las artesanías, que son una cosa difícil de automatizar, manualidades, profesiones que requieran creatividad como la arquitectura, la ingeniería, la gerencia, la investigación.

UNP Digital: Usted habla de la importancia de las ciudades para la incorporación de la Cuarta Revolución. ¿En qué consiste esa importancia y, entonces, qué pasa con el sector rural?

DG: Las ciudades van a ser buenos laboratorios de implementación de estos temas porque son donde la mayoría de gente vive, donde hay mayores interacciones con gente. Son más conectadas, esa es la característica clave.

En cuanto al campo, simplemente va a cambiar en su vocación. Creo que pueden convivir muchos temas de producción. A qué me refiero: si pensamos en Cuarta Revolución Industrial y agricultura, podríamos imaginar una agricultura completamente mecanizada, super agroindustrial, pero podemos valorar también las cosas que vienen con el estilo de vida campesino, hay gente que puede querer un estilo de vida rural.

​ La pregunta es la misma: ¿cómo garantizar accesos, cómo tener un crecimiento inclusivo, equitativo, cómo tener unas reglas de juego claras y cuáles son los ámbitos en los que hay que regular más o menos? ​

UNP Digital: Pero aquí todavía usamos el azadón…

DG: El azadón es del tipo de herramientas  que se pueden reemplazar por otras tecnologías. Tocaría mirar las capacidades de talento humano, de educación que se requieran para lograr esas transiciones. ​

UNP Digital: ¿Cuáles son desafíos y riesgos de la cuarta revolución?

En estas tecnologías uno puede pensar en dos columnas: los beneficios y los riesgos. Uno que se menciona mucho es la privacidad. Varias de estas nuevas tecnologías implican la recolección de muchos datos, por ejemplo, vía internet o sensores conectados a internet que los recogen, analizan y después mejoran para la oferta de servicios. Un ejemplo puede ser lo que ya hacen Google o Facebook con las búsquedas: entonces identifican los patrones de búsqueda y después te empiezan a enviar avisos. La posibilidad de personalizar servicios y productos aumenta con el uso de esos datos. Por un lado, es positivo en el caso de que, por ejemplo, alguien planee ir a Villa de Leyva, se meta en Google, busque la información de la ciudad e inmediatamente Google identifique su búsqueda y le ofrezca la información de Villa de Leyva. Eso facilita la vida. Pero la otra cara de la moneda es la privacidad, que tiene que ver con quién puede usar la información y cómo. Hay temas como el monitoreo de hábitos de salud de la gente y su uso por parte de seguros médicos. Un avance que se puede dar es que a través de estas nuevas tecnologías hiperconectadas monitoreen todos sus hábitos de vida y que la información sobre cuánto ejercicio hizo, qué comió, cuándo comió, a qué velocidad, se pueda recoger, analizar y utilizar por compañías de seguros, por ejemplo, para identificar tu perfil de riesgos. Con base en esto, le pueden poner un precio diferente por su seguro médico porque dicen “esta persona es súper saludable y tiene hábitos de ejercicio, de comida”, entonces es un cliente de bajo riesgo y vamos a cobrar menos, por ejemplo. En cambio a otro, que tiene diferentes hábitos le vamos a cobrar más. Y el riesgo ahí, por ejemplo, puede ser que hayan ciertas condiciones que se vuelvan no asegurables. Si a través de tecnologías genéticas, por ejemplo, desde el nacimiento se identifica a qué está propensa una persona, pues esas enfermedades se vuelven menos inciertas y ya no son asegurables.

UNP Digital: Ese es un tema ético…

DG: Ese es un tema ético muy complicado. En lo del avance genético ya salió la noticia de un laboratorio en Europa que logró implantar genes humanos en embrión de oveja y su uso es poder utilizar órganos de ovejas para trasplantes en humanos y que el cuerpo humano no lo rechace. Lo lograron hacer y lo destruyeron ahí mismo porque están todas las preguntas éticas.

UNP Digital: El conocimiento juega un papel fundamental…

DG: Y el acceso. Si yo puedo tener acceso a una tecnología de salud que me permite ser mucho más productivo en el trabajo, tener un rendimiento superior laboral, entonces voy a ser un trabajador más apetecido, me va ir mejor, voy a tener más ingresos. Si los papás pueden decidir eso, el tema genético, si uno puede diseñar genéticamente a su hijo y modificar su nivel de inteligencia o ciertas cualidades, entonces esa persona va a tener una ventaja con relación a la familia que no puede acceder a esa tecnología para darle esos beneficios a sus hijos.

UNP Digital: ¿Cómo orientar bien esos usos?

DG: Con todos estos desarrollos pueden haber usos buenos y usos malos. Hay riesgos pero lo clave es pensar cómo hacer que el mayor número de gente tenga acceso y pueda beneficiarse de estos avances. ​ La pregunta es la misma: ¿cómo garantizar accesos, cómo tener un crecimiento inclusivo, equitativo, cómo tener unas reglas de juego claras y cuáles son los ámbitos en los que hay que regular más o menos? ​

UNP Digital: ¿Cuál debe ser el papel de los gobiernos?

DG: Va a ser muy importante. Lo principal es generar un marco de reglas, un marco institucional para el desarrollo de estas actividades, regular. También está el reto de cómo usar esas tecnologías para proveer servicios públicos y sociales.

UNP Digital: Usted decía que era una herramienta potente para los gobiernos…

DG: Es una herramienta. ​ En el futuro uno podría pensar que los censos, como el que estamos diligenciando en Colombia, se pueden volver obsoletos. ​El gobierno puede acceder a esa información y mucha más a través de big data, internet de las cosas. Si el gobierno puede en tiempo real, con análisis de cantidades de datos mucho más grandes, tener una buena foto de las necesidades de la población y la localización e infinidad de cosas, pues no se necesita el censo.

UNP Digital: Pero también podemos ser sociedades más controladas…

DG: Pero ahí está el riesgo: si el gobierno tiene acceso a toda la información de toda la gente, también la puede usar para monitorear, para controlar, si puede determinar sus preferencias políticas, religiosas,

UNP Digital: ¿Cuáles son los desafíos de Colombia en ese contexto?

DG: Hay muchos desafíos compartidos con otros países. Hacia el futuro creo que lo importante es mejorar la capacidad de innovación y adopción de tecnologías, ambas cosas, porque sabemos que Colombia invierte 0.24 % del PIB en ciencia, tecnología e innovación comparado con el promedio de la OCDE que está en alrededor del 3 % y países como Corea del Sur que invierten un 5 % del PIB. Entonces hay que aumentar la inversión en esas áreas y ver cómo se genera un ambiente propicio para que el sector privado quiera hacer esas apuestas.

UNP Digital: ¿Cómo se traduce esta revolución en su calidad de vida cotidiana en la práctica?

DG: En salud, por ejemplo, en la medida que estas tecnologías permitan diagnósticos mucho más precisos va a bajar la tasa de error médico. Si tenemos una máquina que en tiempo real está analizando toda la nueva información que está disponible sobre una enfermedad en particular y la está procesando y resumiendo rápidamente. Esa máquina está pudiendo hacer algo que el médico no puede hacer. Con la Inteligencia Artificial, Big data, análisis de datos, el médico va a poder tener acceso a esas cosas. Otro ejemplo es que médico pueda operar a distancia a través de una tecnología de realidad virtual, manejar un robot, que le permita hacer una operación a distancia.

​ En el futuro uno podría pensar que los censos, como el que estamos diligenciando en Colombia, se pueden volver obsoletos. ​

UNP Digital: Claro que en Colombia hace unos 30 años que no se hace inversión en hospitales públicos…

DG: Hay retos importantes. Hay que pensar en crear nuevo pero también hay que pensar en construir sobre lo construido.

También en este especial

Relacionados

624,625,626,649,38,687

¿Qué significan las cifras de producción de cocaína que han encendido las alarmas sobre la situación del narcotráfico en Colombia? ¿Cómo interpretar...

Tras analizar el adn mitocondrial de 46 restos óseos precolombinos en Boyacá, investigadores de la UNal encontraron que uno de ellos, proveniente del...

Los inventarios son importantes porque ayudan a mantener los precios estables del grano, sin embargo, supone una gran disciplina por parte de los...

Una investigación doctoral realizada entre 2013 y 2015 en cuatro municipios del Caquetá retrata su biodiversidad en ese momento. El cambio de poderes...

Por alrededor de 400 mil votos este mecanismo de participación no alcanzó ayer los 12 millones 142 mil sufragios requeridos para ser aprobado. Sin...

Consejo Editorial