Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Kit tecnológico desarrollado por la UNAL – UCALDAS evaluará la capacidad funcional

El mundo vive un aumento del número y la proporción de adultos mayores. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en Colombia se registran 4,5 millones1, por lo cual es importante considerar las actividades o los procesos que permitan identificar los problemas que se pueden presentar en la evaluación clínica de dicha población.
 

El DANE también reporta que en Colombia cada adulto mayor tiene en promedio 3 enfermedades, promedio que aumenta considerablemente con la edad. Esto representa una disminución gradual de la fuerza física y la velocidad de la marcha, además de menor rendimiento en memoria y tareas cognitivas.
 

Con el fin de mejorar la evaluación de la capacidad funcional y facilitar la identificación de las enfermedades que deterioran la funcionalidad, independencia y autonomía del adulto mayor, el equipo de ingenieros del Grupo de Ambientes Inteligentes Adaptativos (GAIA) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y el Grupo de Gerontología y Geriatría de la Universidad de Caldas, trabajaron en el diseño de cuatro dispositivos electrónicos que asisten a los profesionales de la salud en la evaluación de la capacidad funcional de las personas de los adultos mayores.
 

Con el objetivo de ayudar al profesional de la salud en la evaluación de la capacidad funcional de la persona mayor, estos grupos de investigación desarrollaron la aplicación E-SPPB, partiendo del cuestionario Physical Performance Battery, que mide el equilibrio, la velocidad de la marcha, la incorporación de una silla y otra medida de ejecución física es el alcance funcional de manera automática.
 

Puedes escuchar: La población colombiana está envejeciendo.
 

El profesor Néstor Darío Duque Méndez, del Departamento de Informática y Computación de la UNAL y coordinador del GAIA, explicó que son cuatro dispositivos diferentes que incorporan una cámara, una plataforma de sensores de presión y una pulsera: “todos permiten evaluar rigurosamente cada medida de la ejecución física. El trabajo se realiza con un equipo multidisciplinario de profesionales de la medicina, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, educadores físicos e ingenieros electrónicos”.

La tecnología enfocada a la gerontología tiene beneficios importantes para esta población, como “promover su independencia, autonomía y entorno; ayudar a manejar los riesgos potenciales en casa y sus alrededores; controlar el ambiente; postergar el ingreso a una residencia para personas mayores y reducir hospitalizaciones”, argumentó Éder Peña Quimbaya, profesor del Departamento de Acción Física Humana de la Universidad de Caldas.
 

Actualmente, las pruebas que miden la ejecución física en el adulto mayor requieren de la supervisión constante de los médicos o enfermeras; lo cual implica que el profesional de ciencias de la salud esté pendiente tanto del paciente como de recolectar los datos que arrojan las pruebas.
 

“Esto lleva a dos escenarios: que el paciente no tenga suficiente atención, y por ser personas con dificultad en la movilidad pueden sufrir algún accidente; o que el médico se dedique por completo a la supervisión del adulto mayor y los datos de las pruebas no sean los más precisos”, puntualiza el profesor Peña.
 

La aplicación y ventajas


Con el proyecto, “la información de las pruebas se recopila y se envía automáticamente a una aplicación móvil en la cual el profesional de la salud puede analizar, diagnosticar al paciente y guardar su historial”, añadió el profesor Duque.
 

Puedes leer: Una propuesta para desactivar la bomba pensional.
 

Este desarrollo tecnológico puede ser empleado por cualquier profesional de ciencias de la salud, ya que indica paso a paso el proceso de la toma desde el inicio hasta el final. “Al ubicarse los sensores, el dispositivo envía una notificación al móvil profesional en la que confirma que los equipos están correctamente instalados y que el paciente está en posición para iniciar la prueba; después por medio de alertas, irá indicando las actividades a desarrollar, teniendo en cuenta el tiempo y las posiciones del cuerpo”, explicó el docente.
 

La puntuación total del test SPPB, suma de los tres subtests, oscila entre 0 (peor desempeño) y 12 (mejor rendimiento). Las puntuaciones se pueden entender de esta forma:

  • de 0-3: limitación severa;
  • de 4-6: riesgo de desarrollar dependencia en AVD básicas o mayor riesgo desarrollar discapacidad;
  • 7-9: riesgo elevado de desarrollar discapacidad;
  • 10-12: sin riesgo de discapacidad.
     

Las puntuaciones bajas tienen un alto valor predictivo de discapacidad, pérdida de movilidad, hospitalización, institucionalización y muerte.

“Estas cifras son muy sensibles, por lo que un cambio en un punto tiene alto significado clínico. Es aquí donde nuestro desarrollo juega un papel muy importante, ya que asegura resultados confiables y certeros”, añadió el investigador de la UNAL.
 

Te puede interesar: La salud en el “juego del mercado”.
 

En Colombia no se conoce de la existencia de dispositivos electrónicos de bajo costo que cumplan con este fin y que puedan contribuir a la práctica clínica de profesionales de la salud como geriatras, gerontólogos o enfermeras. “Comercialmente un dispositivo con muchas menos funciones cuesta alrededor de 200 millones de pesos, mientras que nuestro kit, confirmado por los cuatro dispositivos y la aplicación móvil, tiene un valor cercano a los 20 millones de pesos, es decir 10 veces menos”, destacó el investigador de la Universidad de Caldas.   
 

Dicho dispositivo automatizará la evaluación de la capacidad funcional del adulto mayor en el país, aportando a la racionalización del servicio de salud, pues a mediano plazo permitirá reducir los costos de atención.


“Al mejorar los resultados de estas pruebas, se identificará rápidamente al adulto mayor que tiene más probabilidades de caerse. Si se diagnostica a tiempo y de forma eficaz, se evitarán accidentes y por ende se reducirán los gastos de atención en salud por la institucionalización de un adulto mayor en atención de tercer nivel”, comentó el profesor Peña.


En este sentido, la valoración funcional juega un papel muy importante a la hora de desarrollar programas de tratamiento, pues permite crear tratamientos personalizados, adaptados a las necesidades reales del paciente, además de valorar su eficacia.


El proyecto fue financiado por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias).

 


1 https://www.dane.gov.co/files/censo2018/informacion-tecnica/cnpv-2018-presentacion-3ra-entrega.pdf

Relacionados

3742,3743,2837,2261,9

A mediados de junio la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) le entregó al Ministerio de Justicia el primer borrador de un nuevo Código Civil para...

Germán Bula Hoyos fue un costeño nacido en San Juan de Sahagún, Córdoba, hijo de la universidad pública con costumbres paisas porque estudió Derecho...

Mediante la colaboración con organizaciones locales, regionales, nacionales e internacionales, comunidades víctimas de distintos conflictos en Guapi...

Así lo expresó el profesor Luis Ignacio Aguilar, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en el programa U...

En la versión 2020 este importante Premio fue otorgado a los investigadores Harvey Alter, Michael Houghton y Charles Rice “por su contribución...

Consejo Editorial