Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Hojas de yucas foráneas ofrecerían respuestas nutricionales para el planeta

En general la yuca del Amazonas es muy amarga y contiene altos índices de cianuro, por lo que sus raíces solo se consumen fermentadas o secas; en los Andes la “mandioca” es más dulce y necesita poco tiempo de cocción para ser ingerida; y en el suroccidente del país, concretamente en Cauca, las raíces tienen un almidón de alta expansión que resulta ideal para elaborar amasijos tradicionales como pandebonos y pandeyucas.

Esas, entre otras características de las plantas de yuca en el mundo, relatan una historia de más de 7.000 años de domesticación por parte del hombre, que comenzó en América y se prolongó a todos los continentes.

María Alejandra Ospina, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UN) Sede Palmira, elaboró un “mapa nutricional e industrial” de Manihot esculenta, nombre científico de la yuca, para lo cual evaluó 236 genotipos (conjunto de genes característicos de cada especie vegetal o animal) de yuca de diferentes puntos del planeta.

La ingeniera agroindustrial e investigadora del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) destaca que en África y en Asia las hojas de la yuca se consumen en ensaladas y purés, y tienen mucha más proteína que las raíces, que solo alcanzan un nivel del 2 %. Estas prácticas alimenticias se podrían replicar en América para abordar mejoras nutricionales.

En ese sentido, uno de los resultados más relevantes de su investigación es que las hojas de los materiales CUB23 (de Cuba) y VEN77 (de Venezuela) poseen la más alta concentración de compuestos nutricionales, con índices de hasta un 28 % de proteína y más de 500 partes por millón de betacarotenos precursores de la vitamina A. En ellos también halló cinco de los aminoácidos que requiere a diario el cuerpo humano para una buena respiración, formación de tejidos y funcionamiento cardiovascular.

Con respecto a las raíces, el estudio determinó 20 genotipos destacados por presentar óptimos parámetros de calidad, entre ellos:

  • baja susceptibilidad al deterioro fisiológico, que tiene lugar en poscosecha,
  • altos niveles de materia seca,
  • concentraciones menores de cianuro, y
  • buen tiempo de cocción.

La investigadora señala que las mayores causas de pérdidas del cultivo son el deterioro que ocurre durante la poscosecha, el almacenamiento y el transporte de las raíces. Así mismo, que la cocción es el principal proceso de consumo.

Los hallazgos en estos genotipos resultan fundamentales para evaluar procesos de mejoramiento genético en los que, a través de cruzamientos, se puedan lograr variedades élite de yuca o se introduzcan características destacadas del cultivo en diferentes regiones, que respondan a necesidades específicas.

“Los resultados del trabajo sirven como base para empezar a estudiar en cada uno de los materiales cuáles son los genes específicos relacionados con las características de interés, lo cual optimizaría el mejoramiento del cultivo”, destaca.

Cualidades en el banco genético del mundo

La yuca es el cuarto cultivo de panllevar (productos agrícolas de primera necesidad) con más hectáreas sembradas en el trópico. Gracias a su diversidad, se pueden observar plantaciones en diferentes áreas en distintas condiciones, incluyendo altas temperaturas, lluvias escasas y suelos degradados con bajos niveles de nutrientes.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en Colombia cada persona cuenta con un suministro promedio anual de 38,45 k de yuca y sus productos derivados, mientras que en África ese indicador llega a los 61,62 k y en el mundo a 14,38 k. Así mismo es una de las cinco fuentes de almidón en el mundo, junto al arroz, el maíz, la papa y el trigo.

Las plantas de yuca relatan una historia de más de 7.000 años de domesticación por parte del hombre, que comenzó en América y se prolongó a todos los continentes.

Al respecto, Luis Augusto Becerra, líder del programa de yuca del CIAT, menciona que, por ejemplo, “el almidón de yuca se puede incorporar a la cadena de valor de productos para los que hoy se utiliza el maíz para satisfacer mercados en Europa, Estados Unidos y Asia. Adiciona un valor diferente a la productividad ya que no compite con el maíz por el tipo de suelos o el área geográfica en que son cultivados, y además crece en temporadas en las que no crece el maíz”.

El trabajo del doctor Becerra sirvió como base para la investigación de la magíster Ospina, ya que secuenció genéticamente 1.200 de los 6.643 genotipos de yuca recogidos en 28 países por la FAO y el CIAT para conformar su colección, la más grande de este cultivo en el mundo. Fruto de esta etapa del proceso se clasificaron los materiales en siete grupos diferentes, correspondientes a sus lugares de origen: Andes, Amazonas, Mesoamérica, Suramérica, sabana, bosque atlántico seco y bosque atlántico húmedo.

La investigadora Ospina seleccionó al azar cerca de 30 genotipos de cada grupo, de los que se cultivaron 16 plantas durante tres años.

Para obtener valores promedio en los estudios de laboratorio, extrajo muestras de las raíces y de las hojas de las plantas en cada uno de los ciclos de cosecha. “Tomé las hojas de la tercera y cuarta línea de las ramificaciones desde la parte alta de la planta, para evitar que las muestras fueran las más amargas o las más envejecidas. Se evidenció una gran diversidad al encontrar yucas con raíces de cáscaras rojas, marrones, moradas o beige, entre otros rasgos”, explica.

De las raíces se extrajo el almidón y se realizaron procesos de cocción para medir los tiempos; también se emplearon solventes para evaluar los niveles de cianuro tanto en raíces como en hojas.

Yuca para el presente y el futuro

Según la magíster, el paso siguiente de esta investigación es determinar si los genotipos destacados conservan sus propiedades en zonas geográficas diferentes y en otras condiciones. Si se logran resultados positivos se podría pensar en la liberación de estos materiales para su proliferación en determinadas áreas.

“El almidón de yuca se puede incorporar a la cadena de valor de productos en los que hoy se utiliza el maíz para satisfacer mercados en Europa, Estados Unidos y Asia. Adiciona un valor diferente a la productividad ya que no compite con el maíz por el tipo de suelos o el área geográfica en que son cultivados, y además crece en temporadas en las que no crece el maíz”.

Para el doctor Becerra, apostar por el cultivo de yuca resulta fundamental en un contexto de cambio climático, en el que se están incrementando las temperaturas en áreas vulnerables del trópico.

“A medida que las montañas del Amazonas se hagan más áridas, podremos trabajar en mejorar sus variedades de yuca para introducir en ellas las características de resistencia de los materiales del Caribe, por ejemplo. Esto permitirá que las personas de estas áreas puedan seguir contando con el producto que han elaborado de manera tradicional”, afirma.

Así mismo, las variedades con altos niveles de carotenos pueden atender necesidades en áreas del planeta donde hay desnutrición, como África, Honduras, Guatemala, la costa Caribe colombiana y Panamá.

En ese sentido, la investigación permite comprender la manera como históricamente han trabajado las comunidades en el mejoramiento específico del cultivo, según sus necesidades y prácticas culturales. Este trabajo se trata de eso, de entender la lógica del proceso de mejoramiento y a partir de ello darle continuidad para responder a los desafíos nutricionales actuales y por venir.

Relacionados

1600,1844,1854,1855

Siete comunidades cuidan los lagos de Yahuarca un sistema de 21 lagunas conectadas por pequeños caños, que a su vez son tributarias del río Amazonas....

Un proyecto de ley aprobado en primer debate en el Congreso de la República busca la obligatoriedad de donar comida que está próxima a vencerse,...

El método, pionero en Colombia, se aplicó para las vías secundarias de Antioquia. Este evalúa seis alternativas de mantenimiento entre las que se...

El número de rallanderías -plantas procesadoras de yuca- ha disminuido significativamente en los últimos 20 años, por el cobro de vacunas, la...

Consejo Editorial