Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Hepatitis C: una oportunidad para resolver un problema de salud pública en Colombia

La hepatitis C es una inflamación del hígado causada por el virus del mismo nombre, cuya infección se puede manifestars como una leve dolencia por unas semanas o como una infección crónica silenciosa que después de 20 o 30 años puede desencadenar cirrosis o cáncer de hígado.

 

La principal vía de transmisión es por contacto con sangre contaminada, y las poblaciones con mayor riesgo son los mayores de 50 años, las personas que recibieron transfusiones o trasplante de órganos antes de 1996, pues antes de esa fecha no se contaba con una prueba diagnóstica que permitiera detectar el virus.

 

Te puede interesar: En busca del tratamiento para virus de la hepatitis E en tiempos de la informática.

 

Una de las poblaciones más afectadas por la infección –y que deberían solicitar la prueba diagnóstica de hepatitis C al sistema de salud– son las personas que se inyectan drogas o que comparten el equipo de inyección. También quienes se han hecho tatuajes o piercings sin las adecuadas condiciones de higiene, o que tienen prácticas sexuales sin el uso de preservativo.

 

El primer medicamento que entró al mercado fue el sofosbuvir (Sovaldi® de Gilead), pero debido a la protección de patente tenía costos tan altos (1.000 dólares por tableta en EE. UU.), que incluso los países de altos ingresos se veían en aprietos para financiar y garantizar el acceso al tratamiento de su población.

 

La situación en Colombia

 

Según el Departamento de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, en 2018 se reportaron 571 casos de hepatitis C, relacionados especialmente con las relaciones sexuales sin protección. A junio de 2019 se diagnosticaron 528 casos con mayor prevalencia en departamentos como Atlántico, Quindío, Guainía, Antioquia, Valle, Risaralda y Bogotá.

 

Colombia no ha sido ajeno a las barreras de acceso relacionadas con los costos.

 

Frente a esta situación, en octubre de 2015 la Fundación Ifarma –ONG que trabaja sobre políticas farmacéuticas y acceso a medicamentos– presentó una solicitud ante el Ministerio de Salud y Protección Social para que todos los medicamentos AAD fueran declarados de interés público. Esta solicitud contó con la colaboración de otras organizaciones de la sociedad civil que se reúnen en el Comité de Veeduría y Cooperación en Salud.

 

Puedes leer: Burnout y suicidios, consecuencias del acoso a profesionales de la salud.
 

El planteamiento de la solicitud es que si los AAD se consideran como de interés público, se abre la puerta para contar con versiones genéricas de estos medicamentos que permitan garantizar el acceso al tratamiento de todas las personas que los requieran. Sin embargo, casi cuatro años después de la solicitud y casi dos años después de la apertura del proceso administrativo (2017), aún se está a la espera de la respuesta del Comité que debe evaluar la solicitud, el cual está conformado por representantes de los Ministerios de Salud y de Comercio, Industria y Turismo, y el Departamento Nacional de Planeación.

 

Ese mismo año, el Ministerio de Salud implementó la compra centralizada de los AAD en un convenio con el Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), con la que consiguió una reducción de precios del 80 %; pasando de un costo de más de 100 millones de pesos a 30 millones de pesos por tratamiento en 2017 y luego a una reducción cercana a los 15 millones de pesos de todos medicamentos patentados en 2018.

No obstante, hace unas semanas la OPS anunció que el Fondo Estratégico contaba ahora con la oferta de una versión genérica del tratamiento por un costo de 129 dólares, (alrededor de 425.000 pesos colombianos), que no puede ser adquirido por el ministerio colombiano por las patentes que han sido concedidas sobre estos medicamentos, situación que cambiaría si los AAD son declarados de interés público. ¿Estará dispuesto este Gobierno a dar ese paso a pesar de las presiones comerciales que vengan del extranjero?

 

Además: En Colombia, cada cuatro horas se suicida una persona.

 

¿Qué otros impactos tendría la declaración de interés público?

 

El impacto de esta decisión no se limita al ahorro de recursos del Sistema de Salud –estimado en 1.267 millones de dólares al año (4.2 billones de pesos colombianos)–, sino que además se podrían reducir las barreras de acceso a tamizaje y diagnóstico que enfrentan especialmente las poblaciones más vulnerables.

 

Entre ellas las que no llegan fácilmente al Sistema, como las personas que usan drogas inyectables, en especial las que se encuentran en situación de calle y cuya atención y canalización al Sistema de Salud depende de la implementación de programas de promoción y prevención por parte de las Secretarías de Salud, tarea que actualmente es asumida en muchos territorios por organizaciones de base comunitaria.

 

También los afiliados al régimen subsidiado, en el que la financiación de tratamiento de las Secretarías de Salud departamentales o distritales, que aunque en este momento tienen la posibilidad de adquirir medicamentos de la compra centralizada mediante la firma de convenios con la Adres, los costos actuales aún tienen un impacto importante sobre su sostenibilidad.

 

Si se llega a declarar como una enfermedad de interés público, se acabarían las excusas para hacer una promoción activa de acceso a la prueba diagnóstica que tienda a encontrar a la mayoría de las personas que viven con hepatitis C y aún no lo saben, pues según datos de la Cuenta de Alto Costo, entidad encargada de hacer seguimiento a los resultados de la compra centralizada, a julio de 2019 solo 1.172 personas de las 1.522 reportadas habían recibido el tratamiento.

Relacionados

1014,242,2106,2439,2753

Si alguna vez ha sufrido de una enfermedad ocular, seguro habrá escuchado sobre el queratocono, afección cada vez más común entre los colombianos y...

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa tan amplia que no solo afecta los pulmones sino también otros órganos, en los que puede llegar a ser...

Dos expertas en la enfermedad de Hansen, o lepra, aseguraron que el contagio solo se da por vía aérea y que no es tan infecciosa como se ha...

Además de seguir combatiendo las enfermedades infecciosas y la desnutrición, países como Colombia ahora también deben enfrentar un rápido aumento de...

La atención a inmigrantes venezolanos portadores del virus, la ampliación del acceso a medicamentos y el impulso a respuestas alternativas e...

Consejo Editorial