Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Enfermedades zoonóticas siguen rondando el campo

“El grado de ignorancia sobre la zoonosis es grande entre la gente común, e incluso entre los profesionales que las enfrentamos”, sostiene la médica veterinaria y doctora en Salud Pública, Ángela Natalia Agudelo Suárez, de la Universidad Nacional de Colombia (UN), quien encontró que el 70 % de las zoonosis son causadas por animales silvestres.

La investigadora explica que, por ejemplo, la rabia es producida principalmente por los murciélagos hematófagos, no tanto por perros y gatos, como se ve con frecuencia en los noticieros.

“El caso de la toxoplasmosis es preocupante: las personas no saben qué es toxoplasma ni cómo se transmite esta enfermedad; las indicaciones que dan los humanos es que si una mujer está embarazada hay que sacar el gato de la casa, porque por el pelo puede transmitir el toxoplasma, y eso no es verdad”, asegura.

Hace años está comprobado que el toxoplasma se transmite a través de las heces del gato, y se presenta cuando una mujer embarazada entra en contacto con la materia fecal del gato, no se lava las manos, se las lleva a la boca o cocina con las manos sucias.

“La solución no es botar el gato a la calle, porque esto genera un problema de salud pública mayor”. El problema mejoraría con un cambio de enfoque, cuando entendamos que la zoonosis nos compete a todos, no solo a los veterinarios, sino a muchas disciplinas del área de la salud y también fuera de ella.

Las enfermedades zoonóticas se transmiten de una especie a otra, por ejemplo de los animales a los humanos y viceversa, detalla la experta. En ese contexto, los investigadores de la UN informan que el 70 % estas enfermedades son causadas por animales silvestres, no por animales domésticos.

La rabia en las fincas

“Aún queda la rabia selvática, pues los investigadores se han dado cuenta de que ahora hay mayor contacto entre los murciélagos hematófagos y los animales domésticos y el ganado, una problemática que no se ha abordado como debe ser y por eso el problema continúa”, asegura la investigadora Agudelo.

El problema en las zonas rurales es que el murciélago ahora está en las fincas. “Las brechas entre lo urbano y lo rural no son fáciles de identificar, la interacción de las especies silvestres y domésticas con los humanos es cada vez más estrecha”, advierte la investigadora, quien propone ir al campo a vacunar, porque es allá donde sigue existiendo la rabia.

Los departamentos con mayor de riesgo de zoonosis son Magdalena, Sucre, Valle del Cauca, Antioquia y Cundinamarca. En este sentido, los factores que determinan las diferencias entre el campo y la ciudad son la capacidad para notificar las enfermedades de los animales y los humanos, las condiciones de vacunación y la formulación e implementación de políticas públicas.

Mientras algunos departamentos registran las enfermedades, es decir que informan el mismo caso dos o más veces, como en Cundinamarca, Quindío y Antioquia, otros departamentos no tienen cómo notificarlas porque están lejos de las ciudades y no cuentan con la tecnología ni el personal para ello.

Riesgos por carne contaminada

El consumo de carne mal cocinada o contaminada puede producir enfermedades en los humanos como la cisticercosis, una infección causada por la ingestión de huevos de la Taenia solium, que produce neurocisticercosis; afecta el sistema nervioso central y genera alta morbilidad. La autoinfección se presenta cuando una persona ya infectada ingiere luego los huevos, por no lavarse bien las manos después de una deposición”, según los expertos.

Entre los factores de riesgo se se incluye el consumo de verduras contaminadas. La enfermedad, común en muchos países en desarrollo, también se puede diseminar por contacto con materia fecal infectada, por lo cual es tan importante lavarse las manos antes de cocinar y de consumir los alimentos.

Por otra parte está la llamada zoonosis invertida, que es la que se transmite de seres humanos a animales. “De hecho, la tuberculosis es una de las enfermedades que los humanos podemos transmitirles a los animales, por medio de bacterias que producen la tuberculosis no pulmonar”.

Políticas públicas se quedan cortas

El epicentro de esta investigación son las políticas públicas. Aunque se encontraron 50 documentos entre leyes, decretos, resoluciones, circulares municipales, departamentales y nacionales, solo el decreto 2257 de 1986 aborda la zoonosis de manera general, aunque no detalla cómo se debería manejar.

En tal sentido, el estudio encuentra que “la implementación de las decisiones que tienen alcance operacional es relativamente lenta y dispersa en las zonas de zoonosis del país”. La evaluación de estas políticas públicas, realizada entre 1975 y 2014 en el Doctorado Interfacultades en Salud Pública, de la UN, combina los métodos de estudio de la ciencia política y la salud pública.

Al analizarlas, se estableció que a lo largo del periodo la rabia ha sido la que más ha preocupado a la sociedad por el impacto que tiene, pero “al aplicar los criterios relevantes nos dimos cuenta de que ahora no eran tan importantes para la salud pública”, destaca la autora de la tesis.

Por ello, pese a destacar como logros el viraje desde las políticas individualizadas a la gran política de salud ambiental (PISA), considera que las políticas públicas no han logrado generar las condiciones suficientes para afrontar con eficacia, pertinencia y calidad las problemáticas de zoonosis.

En otros términos, observa que la capacidad de afrontamiento generada por las 230 políticas públicas, cuyo avance es positivo, aún resulta insuficiente para dar cuenta de la complejidad de las problemáticas de las zoonosis en Colombia.

Según la doctora Agudelo Suárez, “los criterios principales para la selección de las zoonosis fueron: uno, que hubiera información; dos, que representaran diferentes tipos de zoonosis, de animales silvestres y de producción, involucrando diversos sectores de la sociedad, y tres, que las zoonosis fueran producidas por microorganismos como: virus, bacterias y parásitos”. Estos criterios fueron depurados junto con sus directores de tesis, Luis Carlos Villamil Jiménez y André Noël Roth, de la UN.

La investigación, en la que se analizaron cifras desde 1975 hasta 2014, registró 396.000 casos de enfermedades zoonóticas en Colombia durante 39 años, de las cuales 158.000 corresponden a casos reportados en humanos y 238.000 en animales.

Si quiere consultar la tesis “Políticas públicas de zoonosis en Colombia, 1975-2014. Un abordaje desde la ciencia política y la salud pública”, haga clic aquí:
http://www.bdigital.unal.edu.co/59296/7/AngelaNataliaAgudelo.2017.pdf

Relacionados

1960,29,34,1961,310

A 25 años de la Ley 100 de 1993, que consagró el Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS), el Grupo de Protección Social de la Universidad...

Así lo afirma Claudio Rama Vitale, experto en políticas de educación superior y director del Observatorio de la Educación Virtual en América Latina y...

Más 1.200.000 migrantes venezolanos en el territorio nacional representan un escenario inédito para el país en materia de salud pública, en especial...

El Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 –que se debate en el Congreso– establece un pacto por la equidad pero solo trata asuntos financieros, como...

Mientras que un paciente con artritis reumatoide temprana tratado con medicamentos biológicos le puede costar al país entre 30 y 42 millones de pesos...

Consejo Editorial