Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
    El rescate del Galeón San José: tareas pendientes

Colombia está en mora de fijar, frente a la comunidad internacional, una posición de Estado sobre el patrimonio cultural subacuático que incluya al galeón San José, respecto del cual hay presiones que es necesario superar. Análisis al cumplirse esta semana dos años desde que el presidente Juan Manuel Santos anunciara oficialmente su hallazgo y su intención de rescatarlo.

El rescate de un galeón nunca será tarea fácil para nadie, en ningún mar del planeta. El problema de los naufragios arqueológicos –ese remanente histórico de las confrontaciones entre los viejos imperios navales y sus colonias que aún está por solucionar– seguirá siendo hacia futuro objeto de controversias, incluso de litigios judiciales, con resultados difícilmente previsibles.

Los medios tecnológicos para la exploración arqueológica submarina existen. El problema es el choque de intereses entre los Estados que reivindican derechos sobre los naufragios según diversas figuras, y las incertidumbres sobre las normas de derecho internacional y nacional aplicables al rescate.

Colombia aparece en mora de fijar una posición de Estado, pacífica y bien fundamentada, sobre ese patrimonio cultural. En este aspecto, el silencio y la pasividad solo contribuyen a que otros Estados avancen en la consolidación de sus posiciones, en menoscabo de las de nuestro país.

Sobre el galeón San José pesan presiones que sería necesario superar antes, como condición para hacer realidad el anunciado propósito de rescatar ese naufragio yaciente en aguas del mar territorial colombiano.

Hasta ahora la multinacional estadounidense Sea Search Armada (SSA) tiene derechos reconocidos por autoridades colombianas sobre la mitad del naufragio del San José, considerado como tesoro, con un embargo vigente sobre esa mitad.

El Consejo de Estado discute una sentencia sobre la legalidad o ilegalidad de los derechos invocados por la multinacional de la exploración submarina para el rescate del galeón, que ha recurrido ya a otros escenarios judiciales en Estados Unidos y en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Después de 10 años de negociaciones, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) promovió en 2001 la adopción de una convención para la protección del patrimonio cultural subacuático; sobre la cual Colombia presentó objeciones, coincidiendo con otros Estados.

Su preocupación no era por los propósitos de ese instrumento internacional sino en especial por la creación de la inmunidad soberana para “buques de Estado” que España tratará de hacer valer a su favor.

La comunidad científica mundial de arqueólogos, antropólogos, historiadores y en general el sector marítimo, también podría ser un factor de peso en las decisiones futuras sobre ese naufragio histórico de importancia planetaria.

Las preocupaciones sobre el futuro del patrimonio cultural mundial fueron objeto de atención en el VII Congreso Mundial de Arqueología, celebrado en 2016, en Tokio (Japón).

Durante dos décadas, España ha consolidado una diplomacia en defensa de lo que llama “sus galeones”. Aunque nunca intervino en la controversia judicial en Colombia sobre los derechos alegados por la SSA, hace poco anunció oficialmente que en caso de rescate reclamaría derechos sobre ese naufragio, incluso ante tribunales internacionales, aclarando que buscaría un acuerdo “amistoso” con Colombia, pero sin renunciar a ese “barco de Estado”.

España se apoya en universidades y academias navales y de historia para consolidar sus posiciones:

  • Propone en su beneficio conceptos que para el derecho del mar son discutibles, como el de “buque de Estado”.
  • Promueve activamente la ratificación, por parte de otros Estados, de la Convención de la Unesco de 2001.
  • Obtiene decisiones favorables en los casos judiciales en los que reclama galeones de su bandera.
  • Y, como si no fuera suficiente, logra alinear con su diplomacia a otras potencias, principalmente Estados Unidos.

En el caso de la reclamación sobre la carga de la fragata Las Mercedes, España se apoyó en la Real Academia de Historia, entre varias academias y universidades, y obtuvo –mediante sentencia de un tribunal estadounidense– la devolución de una carga de 17 toneladas de monedas de oro y plata.

En uno de los estudios auspiciados por la Real Academia de Historia de España sobre el caso de la fragata Las Mercedes, Hugo O’Donnell, duque de Estrada, reivindica que fueron los argumentos históricos, buena parte de ellos documentados por la Real Academia, los que le dieron a su país una victoria que el académico llama “justicia histórica”.

Por su parte Colombia ha optado por una confidencialidad establecida por ley, que si bien se justifica para algunos, casos como el de las coordenadas del naufragio, en otros aspectos ha resultado contraproducente.

Para el Estado colombiano resultaría más eficaz comprometerse en la promoción de los estudios históricos sobre la contribución del mundo americano a la riqueza española, parte de la cual yace con los naufragios históricos en los fondos marinos.

Es preciso construir desde América la historia de los naufragios arqueológicos, que incluya tanto a las comunidades autóctonas como la historia de la navegación marítima en América y el rol histórico de Cartagena de Indias como placa giratoria para el transporte de metales y materias primas hacia España, factores excluidos de una visión aún imperial del problema de los naufragios históricos.

España sustenta reivindicaciones en la escena internacional respecto de un patrimonio cultural altamente disputado. Hasta ahora Colombia no ha presentado ninguna. En esas condiciones es preciso advertir que el eventual rescate del San José podría generar nuevas controversias internacionales o permanecer en estado de proyecto.

Emular a España para abrir espacios de reflexión bien coordinados y dirigidos hacia fines muy puntuales en la escena internacional sobre una materia tan compleja y disputada, podría resultar de buen recibo en Colombia. Es nuestro patrimonio cultural, salido de las entrañas de América.

Relacionados

151,152,153,154,22,155,156,157,158,38,159

No existen investigaciones de toxicología que determinen los daños de la explotación del mineral en La Guajira, durante ese tiempo. Los niños son los...

Aunque es una opción para candidatos que no cuentan con el respaldo de una fuerza política o maquinaria oficialista, en la actual coyuntura este...

A pesar de las estrategias establecidas por la ley 1355 de 2009 para la atención y control de la obesidad, los colombianos siguen engordando. La...

La renuncia esta semana de Juan Camilo Restrepo y del general (r) Eduardo Herrera Berbel de la delegación del Gobierno en los diálogos con el ELN abre...

“Mientras la economía colombiana produce más, una parte cada vez más pequeña está destinada a los trabajadores que devengan un salario mínimo”. Así lo...