Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
El origen de las cosas desde la visión de sal de la etnia murui

En 1991, tras la modificación de la Constitución Política hubo un renovado interés sobre la Amazonia, los bosques y la protección. Empezaron a gestarse así diferentes proyectos de desarrollo en la región, relacionados con el apoyo a los indígenas y el estudio de la biodiversidad, entre otros aspectos.
 

Para ese entonces, Juan Alvaro Echeverri Restrepo, actual profesor de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Amazonia, trabajaba con la Fundación Gaia Amazonas, una de las involucradas en la ejecución de dichos proyectos. Estando allí, con su grupo de trabajo comenzó a darse cuenta de que estas iniciativas fracasaban o se enredaban por problemas surgidos especialmente por desconfianzas mutuas.
 

Curiosamente esta situación sería la génesis de un proyecto que a simple vista parece un estudio de etnobotánica, pero que en su esencia trata aspectos más profundos del ser humano, esquinas que ya poco se miran y desempolvan.
 

Te puede interesar: En La Lindosa siguen el rastro de los primeros habitantes de la Amazonia.
 

Óscar Romualdo Román Jitdutjaaño “Enokakuiodo”, anciano murui nɨpodɨmakɨ del resguardo indígena Andoque de Aduche, fue el encargado de poner esa semilla. Él dijo que para entender qué pasaba con estos proyectos había que entender el “punto de la sal” (la sal vegetal). Para el profesor Echeverri no era claro cómo se relacionaban ambas cosas; luego entendió que, desde el punto de vista indígena, el estudio de la naturaleza es, al mismo tiempo, ciencia social y ciencia del espíritu, pues en las sales se presentan la potencia fecundadora y el deseo.
 

La clave está en que en los proyectos se establecen relaciones y existen deseos de cada parte (de cumplir, ejecutar, obtener algo), y si esto no se maneja bien, puede conducir al fracaso. Así surge la investigación “Ɨairue Nagɨni - Sal de vida: Biodiversidad como educación sexual”.
 

El discurso indígena sobre la sal no es sobre la sustancia misma, sino sobre la formación del mundo y del ser humano y del manejo de esa potencia fecundadora. Por eso cuando se refiere a la biodiversidad –es decir al funcionamiento de la naturaleza– como muestra de educación sexual, no se está hablando de las relaciones sexuales netamente, sino de la educación del deseo.

Más de dos décadas de aprendizaje


En 1995 el proyecto empezó con la fase de campo, en la cual se recolectaron todas las especies de sal conocidas por los murui. En total se obtuvo sal de 62 especies vegetales, entre comunes y escasas: árboles, palmas, especies riparias (cercanas a los cuerpos de agua) y trepadoras, entre otras. Después de que se identificaron estas muestras botánicas se elaboró sal a partir de ellas, lo cual implicó quemar el material vegetal, extraer las cenizas y secarlas; estas se registraron en pesos, medidas y volúmenes. Lo siguiente fue realizar el análisis químico de cada sal.
 

Paralelamente se grabó el discurso indígena sobre la sal, un proceso que duró alrededor de dos años. Durante cerca de cuatro años, todo ese material que estaba en lengua murui fue transcrito y traducido en un manuscrito que tiene más de 1.000 páginas.
 

Uno de los resultados más importantes del proyecto fue que se elaboró la primera documentación de sales vegetales completa para el continente americano. Según cuenta el profesor Echeverri, en África, Polinesia y Melanesia también se utilizan estas sales y existe documentación, pero para el continente americano, a pesar de que muchos de sus pueblos aún extraen sales vegetales, es muy poca la documentación, por lo que su trabajo se ha convertido en una referencia citada por investigadores de India y de Guinea.
 

Puedes leer: Método matemático ayudaría a prevenir desastres químicos en plantas industriales.
 

Con los datos químicos se demostró que estas sales son muy ricas en microelementos, por lo que también tienen un alto potencial curativo.


Además este trabajo contiene una documentación importante de la lengua murui, un reconocimiento al saber indígena sobre la naturaleza, y ha contribuido a los procesos de ordenamiento territorial.

Variedad de sales y usos


Entre las muchas especies encontradas, las palmas corresponden al grupo más importante. Una de ellas es conocida como palma real (Attalea maripa), de la cual se obtiene una de las sales más apreciadas, la cual se extrae tanto de la corteza gruesa como del cogollo, los frutos y las flores.


Otra sal muy apreciada es la de la especie Astrocaryum gynacanthum o “coco de monte”, una palma espinosa que crece en rastrojos y produce la “sal para criatura”, muy blanca y utilizada para curación.


También existen sales obtenidas de especies muy singulares, entre ellas el árbol Couratari guianensis, conocido como papelillo, que es único porque al tumbarlo toda la madera arde sola (por varias semanas) y produce kilos de una sal muy brillante y suave. Además está quizá la sal más rara, pues es la única que no se extrae de plantas sino de la colmena de la abeja silvestre Trigona truculenta –que en murui se llama emokɨ–, una abeja que produce miel y no tiene aguijón, pero que se enreda en el pelo y muerde. Esta es una sal especial porque es de uso restringido.


Además del fin medicinal, el principal uso por el cual los indígenas extraen las sales actualmente es como mezcla alcalina para el ambil de tabaco, que es como una miel de tabaco concentrado. Esta preparación es “poderosa”, pues es la base para la invitación a los bailes y también formaliza el diálogo serio, ya que el tabaco, cuando se mezcla con sal, es cuando se conjura y se nombra.

Esta investigación recibió el Premio Alejandro Ángel Escobar en Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (2020), lo cual representa “una valoración del conocimiento indígena y, más que a un par de personas, es un reconocimiento de una puerta que se abre para todo el potencial del conocimiento tradicional en este país”, destaca el profesor Echeverri.
 

En últimas, las especies vegetales, las sales minerales, los estudios químicos y las mezclas no son sino un puente para llegar hasta un terreno espiritual, filosófico y hasta metafísico. Con ello, los murui nos acercan al origen: el saber ancestral. Ese que habla del cuidado, las pasiones, el respeto por el otro, que muestra cómo la naturaleza nos puede devolver el saber relacionarnos con lo que nos rodea y con los otros, a través de un trato empático, armonioso y humano.

Relacionados

4430,1,9,4431,4432

Dicho país celebra la posesión de Joe Biden como nuevo presidente, sin embargo, el panorama que enfrenta tras el fin del mandato de su antecesor,...

La carne de laboratorio es la carne in vitro, o carne cultivada, que se da como producto de la aplicación de los procesos de biotecnología en los...

For more than 10 years the Universidad Nacional de Colombia (UNal) Genetics Engineering Group–headed by Ph.D. in Agronomy Alejandro Chaparro Giraldo–...

La cochinilla Crypticerya multicicatrices es una especie de insecto chupador de savia de hojas, tallos y frutos, descrito por primera vez en 2009 por...

“La Trocha” sabe a selva, se siente la malta tostada y un toque a chocolate. Esta apuesta para la comercialización de la cerveza artesanal creada por...

Consejo Editorial