Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
El decepcionante resultado de la COP 25

Los resultados del acuerdo logrado –denominado “Chile - Madrid: Tiempo de actuar”– son decepcionantes y auguran un panorama sombrío para la estabilidad climática y para la vida en el planeta, incluso la humana.

Puedes escuchar: “En Colombia ya hay zonas que están desapareciendo por el cambio climático”.

Tres débiles logros resumen el acuerdo:

  1. Un compromiso para que los países presenten en la COP 26 a realizarse el año entrante en Glasgow, Escocia, unos planes “más ambiciosos” de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para contener la emergencia climática. Sin embargo, varios de los países más contaminantes del mundo –como Estados Unidos, China e India– no se plegaron a este compromiso.
  2. El conocimiento científico debe guiar las decisiones y políticas climáticas de todos los países del mundo.
  3. El reconocimiento de la importancia de mantener el equilibrio de los océanos y de los usos de suelo (detener la deforestación) para garantizar el funcionamiento del sistema climático dentro de los límites seguros de operación del planeta.

Estos logros, además de pocos, llegan muy tarde en términos de los riesgos y consecuencias actuales de la crisis climática y la devastación ambiental causados por nuestra especie. Nos hemos convertido de manera irracional en un virus para nuestro hospedero planetario.

Múltiples evidencias científicas siguen indicando la creciente gravedad de las actuales emergencia climática y crisis ambiental. En una carta que hemos firmado más de 11.000 científicos de todo el mundo declaramos que el planeta está enfrentando, de manera clara e inequívoca, una emergencia climática, no solo por los impactos causados por las emisiones crecientes de GEI que se dan por la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo, gasolina, gas, diésel, fabricación de cemento, etc.), por la emisión de metano y por la deforestación, sino también por un amplio conjunto de indicadores que traducen los efectos de las actividades humanas sobre las emisiones de GEI y sus consecuencias sobre el clima, el ambiente y la sociedad (Ripple et al., 2019).

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha advertido lo cerca que estamos de cruzar por puntos de inflexión (tipping points) o discontinuidades a gran escala en el sistema climático del planeta si el calentamiento global sobrepasa en 1 y 2 oC los niveles preindustriales. Hoy ya hemos alcanzado 1 oC.

Las consecuencias sociales, ambientales, ecológicas y económicas de cruzar por tales umbrales son dramáticas por los riesgos que implican (Lenton et al., 2019). Para recordar solo uno de esos riesgos es necesario citar el reciente reporte de la revista The Lancet (Watts et al., 2019), en el cual se alerta sobre las amenazas de la crisis climática actual para la salud de los niños que nazcan hoy, y que comprometen el bienestar de las generaciones futuras si no se toman medidas urgentes ya.

Al decepcionante fracaso de la COP 25 se suma la vergüenza para nuestra generación de haber descargado la responsabilidad de enfrentar uno de los problemas más descomunales de nuestro tiempo sobre los hombros de jóvenes y adolescentes, como los de Greta Thunberg. Ella y sus compañeros de lucha han despertado la conciencia mundial sobre la urgencia de solucionar el problema.

La clave está en la presión social organizada y pacífica en las calles, que obligue a los Gobiernos y a las empresas a tomar decisiones para revertir la crisis climática y la devastación ambiental.

Necesitamos un movimiento similar al que lideró Martin Luther King, Jr. por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, que implique un cambio ético en nuestra relación con la naturaleza y con todos los seres vivos con los cuales compartimos este planeta, como lo ha urgido el papa Francisco en su encíclica Laudato si' y como lo proclaman las declaraciones de todas las grandes religiones del mundo sobre la crisis climática.

El mismo Bill Gates ha criticado la ineptitud del sector privado para contribuir a la solución de la actual emergencia climática, de ahí la importancia de elegir bien a los integrantes de las tres ramas de los poderes públicos en el mundo.

Debemos replantear un modelo de desarrollo que depreda, agota y contamina los recursos naturales y los sistemas que soportan la vida (el agua, el aire, los suelos, los bosques y todos los biomas), y que se basa en la suposición de que tenemos un planeta con recursos infinitos.

Es necesario penalizar e imponer impuestos a las emisiones de GEI para no seguir subsidiando nuestra autodestrucción. Ya es hora de que la economía sea honesta con el ambiente; es necesario cuestionar el supuesto del crecimiento perpetuo de la economía para lograr el bienestar (Jackson, 2017); valorar los servicios ecosistémicos y ambientales e incorporarlos en las cuentas nacionales, regionales y municipales, y compensar de manera proporcional a las comunidades que los restauren y los preserven.

Hay que detener totalmente la deforestación. Hay que hacer todo esto por las razones expuestas y porque se trata de un imperativo ético de equidad intergeneracional.

 

Referencias:

Jackson, T. (2017). Prosperity without Growth – Economics for a Finite Planet, 2nd ed., Routledge, London, 350 p.

Lenton, T.M. et al. (2019). Climate tipping points - too risky to bet against. Nature, 575, 592-595.

Ripple, W.J. et al. (2019). World Scientists’ Warning of a Climate Emergency. BioScience, biz088, https://doi.org/10.1093/biosci/biz088

Watts, N. et al. (2019). The 2019 report of The Lancet Countdown on health and climate change: ensuring that the health of a child born today is not defined by a changing climate. The Lancet, 394(10211), 1836-1878.

 

Escucha aquí nuestro especial Porque estamos de vacaciones.

Relacionados

2901,193,2538,338

En estos días, en los que hemos tenido tiempo de reflexionar y leer, pasó por mis manos el cuento clásico El traje nuevo del emperador, de Hans...

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, en un escenario inusual –el debate que le hacían senadores de la República de la oposición política...

La huella de carbono es un indicador que permite cuantificar las emisiones de CO2 de una organización, persona o producto en un tiempo determinado, y...

El informe más reciente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó sobre el incremento de los asesinatos de defensores de los derechos...

Los desechos de esta agroindustria sirven para elaborar carbones activados, materiales capaces de capturar dióxido de carbono (CO2), uno de los...

Consejo Editorial