Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
El auge de los nuevos movimientos sociales

Se viven tiempos de descontento, cambios rápidos y levantamientos ciudadanos en los que nada es definitivo, ni seguro, ni garantizado. Son tiempos de rupturas, pareciera que el mundo vive en las encrucijadas de la complejidad y la incertidumbre.

Los nuevos movimientos sociales están configurando un cambio de modelo en la forma de organización del actor colectivo, como parte de un cuestionamiento a los sistemas de representación, la organización política y las desigualdades: desde Hong Kong hasta La Paz; desde Irán, Irak, Líbano y Cataluña hasta Santiago, pasando por Francia y Argel, donde a principios de diciembre “una marea humana excepcional” colmó las calles para manifestar su rechazo al sistema político en el poder desde la independencia.

Mutaciones y descontentos

Aunque hay que reconocer desarrollos tecnológicos y avances sin precedentes contra el hambre, la pobreza y las enfermedades, las desigualdades sistémicas están minando profundamente las sociedades humanas, que hoy parecen gobernadas por tweets.

En la era de la globalización y las interdependencias, el Estado atraviesa por mutaciones que afectan sus elementos constitutivos y parecen estar conduciendo a una nueva configuración estatal aún no definida.

Ni siquiera las tensiones de la geopolítica, con surgimiento de nuevos actores, pérdida de influencia de poderes “tradicionales” y la categorización entre Estados “premodernos”, “modernos” y “posmodernos”, pueden escapar al surgimiento de varios referentes al mismo tiempo que confirman las dificultades para esclarecer las complejidades de lo que viene sucediendo, o evolucionando.

Una adolescente sueca, Greta Thunberg, ha logrado movilizar a miles de personas en varias ciudades del mundo, muchas de ellas estudiantes, para pedir acciones contundentes contra el cambio climático, ante la inacción de Estados y Gobiernos. 

Los Estados, como tendencia de los tiempos, no presentan mayores esfuerzos por remediar o atenuar las desigualdades. El informe de Desarrollo Humano 2019 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ha señalado que una “nueva generación” de desigualdades está surgiendo tanto en torno a la educación como en relación con la tecnología y el cambio climático, y que la obligación de los Estados es reconocer y reducir las desigualdades como un imperativo ético y una exigencia para la sostenibilidad del desarrollo de los países.

Joseph Stiglitz, Nobel de Economía 2001, ha cuestionado duramente al neoliberalismo y con ironía dice que a “quién se le puede ocurrir que las restricciones salariales y el desmantelamiento de programas públicos pudieran contribuir a la mejora de los niveles de vida”. Por su parte el economista francés Thomas Piketty, especialista en desigualdad económica y distribución de la renta, llama a “repensar el modelo”.

Como signo de las paradojas de estos tiempos, millonarios estadounidenses les han pedido a los candidatos presidenciales para 2020 en ese país que se les aplique mayores tasas impositivas. Ese modelo tributario se aplica ampliamente por el mundo, prueba de que, definitivamente, “algo va mal”.

No debería sorprender entonces que, ante un modelo económico que ha absorbido parcialmente a los Estados y que tiende a perpetuar las desigualdades, miles de personas en el mundo se levanten en movimientos sociales para expresar hastío, desesperanza y rechazo al recorte de sus derechos, para manifestar distancia de la política, desconfianza de los sistemas de representación y exigir la reivindicación de su dignidad.

Movimientos sociales

Cuando los movimientos sociales se analizan es casi imprescindible mencionar, entre otros, los estudios del sociólogo Alain Touraine, quien durante más de cuatro décadas se dedicó a la investigación de las sociedades posindustriales, las organizaciones y el cambio social, y encontró que estos movimientos son formas orientadas de acción colectiva, socialmente conflictivas y no efímeras, en las cuales un grupo más o menos organizado recurre a acciones extrainstitucionales para promover ciertos cambios o impedirlos.

El movimiento social es un conflicto en torno a la historicidad, es decir, a la capacidad de la sociedad de producirse ella misma.

Los informes del PNUD parecen adelantarse en el esclarecimiento de las razones para el surgimiento o la intensificación de los movimientos sociales. En 2017 se presentó el informe “Desiguales” sobre los orígenes, cambios y desafíos de la brecha social en Chile, en el cual se resaltó que los buenos indicadores socioeconómicos esconden sin embargo una realidad menos favorable cuando se considera que en ese país los frutos y las oportunidades del progreso no han alcanzado a todos por igual, en lo cual la iniquidad en la tributación es un factor determinante.

A mediados de noviembre, después de jornadas multitudinarias de protestas ciudadanas y de medidas represivas, el Gobierno chileno propuso un acuerdo de paz para “condenar en forma categórica y sin ninguna duda, una violencia que nos ha causado tanto daño”; un acuerdo por la justicia para impulsar la agenda social; y un acuerdo por una nueva Constitución.

En Ecuador, un acuerdo celebrado en marzo de 2019 entre ese país y el Fondo Monetario Internacional (FMI) exigió ajuste fiscal, recortes salariales, despidos masivos en el sector público, aumento de los precios de los combustibles y la electricidad, reducción de subsidios, alza de los impuestos indirectos y eliminación de las exenciones del IVA a los hogares.

Ese “coctel” de medidas de ajuste generó una explosión social masiva, con amplia participación de comunidades indígenas, dando como resultado el retiro del llamado “paquetazo” por parte del Gobierno.

Más allá de los movimientos sociales, lo que parece manifestarse en diversos puntos del planeta es un despertar de los pueblos, que se resisten a ser instrumentalizados por el poder de Estados que han absorbido los sistemas de representación, han relegado a un segundo plano el interés general y se han puesto al servicio de poderes que reducen su capacidad de acción.

Las perspectivas

Los movimientos sociales pueden ser un potente catalizador de cambios sociales. Cuál será su capacidad de negociación y si podrán consolidarse como bloque histórico es algo muy difícil de predecir en la coyuntura actual. Estas son las proyecciones inmediatas:

  • En primer lugar, muy probablemente las dinámicas de reivindicaciones por parte de amplios sectores de las sociedades continuarán, como ejercicio legítimo de la protesta garantizado por los sistemas de derechos humanos, sobre todo mientras persista la percepción de que los Gobiernos se empecinan en mantener las políticas económicas y ambientales cuestionadas o la inacción sobre el cambio climático.
  • En segundo lugar, existe un desfase entre lo nacional y lo internacional. Será muy difícil avanzar en las democracias de los países mientras subsista un sistema internacional en varios niveles inestable.
  • Por último, se debe señalar que las reivindicaciones de los movimientos sociales no son solo una cuestión política sino también de derechos.

Los nuevos movimientos sociales no presentan solo reivindicaciones sino también opciones para consolidar las democracias. Han surgido para quedarse. No pierden fuelle. Con el paso del tiempo adquieren más impulso. La represión no es la respuesta.

Siempre hay algún grado potencial de innovación en los movimientos sociales. El estudio y la comprensión de esos nuevos movimientos es obviamente parte de las salidas consensuadas a los conflictos sociales que están planteando.

Relacionados

1918,237,1226,89

El esquema del seguro social surgido en Alemania a finales del siglo XIX –producto de grandes movilizaciones de la clase obrera– se incorporó en...

Así lo expresó el profesor Tomás Pérez Vejo, doctor en Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, en el programa Punto Crítico, de...

“Que ningún ciudadano sea tan opulento como para poder comprar a otro, ni ninguno tan pobre como para verse forzado a venderse” dijo el filósofo...

Las reformas promercado impulsadas por la administración del presidente César Gaviria (1990-1994) organizaron un sistema de seguridad social dual –uno...

Para el “coloso del norte” el costo de la crisis va más allá de los miles de muertos y los millones de contagiados, además de los cuantiosos recursos...

Consejo Editorial