Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Educar para la democracia es una tarea titánica

El directivo, quien vino a Colombia invitado por el Instituto Colombo-Alemán para la Paz (Capaz) para hablar de educación política ciudadana –un ambicioso proyecto del cual forman parte la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y otras instituciones del país, con el apoyo del Gobierno alemán–, le contó a UN Periódico cuál ha sido su experiencia y lo que se podría hacer en Colombia, especialmente en relación con el proceso de paz.

UN Periódico (UNP): ¿cuánto tiempo lleva la BpB educando en política ciudadana y a qué público llega?

Thomas Krüger (TK): la Central se abrió en 1952 como resultado del Acuerdo de Potsdam, firmado entre tres países aliados: Reino Unido, Rusia y Estados Unidos, cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces Alemania se comprometió a impulsar los valores democráticos entre sus habitantes, con la idea era volver demócratas a los nazis.

UNP: ¿qué tan exitosa ha sido la tarea de educar en democracia en Alemania?

TK: la tarea de fomentar los valores democráticos no termina nunca, se construye día a día; si se revisa la historia de la BpB, se ha logrado con resiliencia y superando ciertas situaciones. Todavía existen, por ejemplo, contradicciones en la sociedad, cierto racismo, discriminación hacia los inmigrantes, pero creo que en tres cuartas partes de la población se ha logrado fomentar esos valores democráticos.

UNP: ¿qué es lo más difícil a la hora de impartir educación política ciudadana?

TK: el mayor reto es encontrar alternativas a la violencia para la resolución de conflictos, ya que implica hacer un cambio de mirada, entender la voz de las víctimas, algo que fue muy arduo en Alemania con las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, pues había que legitimar los procesos de resistencia civil y reconocerlos, buscar espacios de diálogo. Desde la BpB se fomentó esa legitimización de la resistencia entre quienes todavía consideraban como “traidores de la patria” a los que no aprobaban el régimen nazi.

Eso, en los años cincuenta y sesenta, y hasta hoy todavía juega un papel muy importante porque Alemania no ha superado todas sus problemáticas sociales ni de índole política. El país aún se enfrenta a una sociedad muy heterogénea, con los movimientos migratorios y nuevas generaciones con gran diversidad, que vuelven un reto ampliar los espacios de diálogo. Hay cicatrices y cosas por superar, como la reunificación de Alemania, un proceso que después de 30 años todavía tiene dificultades.

UNP: ¿cómo influye el nivel de educación política para que los diálogos sean más fructíferos?

TK: la educación política ciudadana busca fomentar y crear una pluralidad, que se tengan diferentes perspectivas y que al final se pueda aceptar, de manera generosa, que hay una posición diferente a la mía; sin acudir a las normas, yo puedo generar cierta empatía con el otro: piensas diferente, pero te aceptamos.

UNP: ¿cuál es el perfil de un ciudadano bien educado políticamente?

TK: cada persona es diferente. Puede ser un académico, un albañil o un ciudadano del común, lo fundamental es que se sienta parte de una sociedad en la que puede participar políticamente.

UNP: ¿quién está más llamado a impartir educación política: el Gobierno, el colegio, la universidad?

TK: todos están ahí, pero diferencio tres grupos: el sistema educativo formal (primaria, colegios, escuelas técnicas, universidades); el sistema de educación no formal –iglesias, sindicatos, asociaciones deportivas, grupos ambientales, activistas–, que inciden en la sociedad; y los aprendices, es decir, todos los ciudadanos que aprenden por sí mismos. Cada vez más, no solo en Alemania sino en Colombia, estos grupos ejercen un papel importante en la medida en que son autodidactas. Para eso está internet o los medios.

UNP: ¿qué percepción tiene de los colombianos en materia de educación política ciudadana?

TK: percibo que el conflicto está latente, por lo que el proceso de formación política todavía está impregnado del tema del conflicto armado; es una situación que Colombia tiene que digerir, trabajar en ello. Hay que lograr una infraestructura que permita esta educación y formación.

Este tema despierta muchas iniciativas, por eso buscamos la cooperación entre Colombia y Alemania; sin embargo en este país todavía existen fuerzas políticas que se reproducen en el discurso del conflicto, lo cual es un obstáculo, pero para eso está la solidaridad, el apoyo, la cooperación. En ese sentido, los países europeos también aprenden de Colombia.

UNP: ¿qué le diría usted a un ciudadano colombiano cuando en pleno proceso de paz un grupo disidente se rearma?

TK: procesos como estos no son lineales, pueden suceder, pueden darse retrocesos y esto, por supuesto, genera desesperanza. Pero justamente en estos contextos la educación política ciudadana puede aportar a que no sea así, sino que se dé un progreso.

Se necesitan multiplicadores, pares, contrapartes que tengan credibilidad y permitan que el proceso avance. Pueden ser youtubers, futbolistas, blogueros, personas que puedan impulsar la educación ciudadana, que tengan alta incidencia en la opinión pública.

UNP: Colombia no solo vive un conflicto armado sino un ambiente de desconfianza hacia sus partidos y gobernantes, de corrupción en todos los escenarios, ¿qué hacer en educación política ante un panorama tan adverso?

TK: lo más importante es tematizar esta problemática y poner a disposición de la ciudadanía la información suficiente para que se entere cómo se da la corrupción. La transparencia es el enemigo más grande de la corrupción, en eso es muy importante tener medios de comunicación independientes. El mayor riesgo es que, en una situación de posconflicto, los medios sean manipulados e instrumentalizados.

UNP: ¿qué tan aliados son los partidos políticos de la educación política en Alemania? Porque en Colombia ellos se valen de esa falta de educación para manipular a los votantes…

TK: los partidos son importantes en una democracia en la medida en que se mantengan y cumplan las leyes democráticas, pero no son los únicos actores que deberían promover la política ciudadana, ellos son uno de tantos. Los políticos no solo deben apoyar un proyecto de educación política, sino que ellos entre sí sean pluralistas, que haya diversidad, opiniones distintas.

UNP: ¿qué le pasa a un país sin ciudadanos políticamente educados?

TK: en una sociedad así proliferan los dictadores, los oligarcas, aquellos que concentran el poder, que toman decisiones por interés propio y no por los demás; son sociedades que tienden a fracasar como proyecto político y democrático, porque se anteponen los intereses particulares.

UNP: ¿cómo ve el horizonte político de Colombia?

TK: en este momento veo un recrudecimiento del conflicto, pero también creo que la mayoría de los colombianos quisieran tener una paz justa; la sociedad civil tiene mucho que aportar.

Relacionados

2696,28,20,51,110,527,133

A esta conclusión llegaron los invitados al programa UN Análisis, de UN Radio (98.5 FM), para hablar de los acuerdos sobre la educación superior en...

El Estatuto de la Oposición, la puesta en marcha del Catastro Multipropósito, la formulación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial...

Desde que se crearon las primeras organizaciones políticas, hace más o menos cinco mil años, y hasta hace muy poco, existieron dos tipos de actores...

Así lo aseguraron dos lideresas en el programa La Paz en Foco, de UN Televisión, al hablar sobre la realidad que viven las personas que han llegado...

Mientras en México o Chile se ofrecen ciclos de educación media diversificada que los prepara tanto para la vida universitaria como para oficios...

Consejo Editorial