Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Crisis en el sector de las TIC en Colombia

A la lenta recuperación de los precios del petróleo, la reforma tributaria y la desconfianza del consumidor como causas del débil crecimiento de la economía colombiana, ahora hay que agregar la caída del sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) por octavo trimestre consecutivo, lo que muestra su evidente crisis.

Adicionalmente, desde el primer trimestre de 2015 el sector crece menos que la economía colombiana, es decir, hace casi tres años está creciendo por debajo del Producto Interno Bruto Nacional (PIB). Por ejemplo, mientras estos dos últimos años la economía colombiana ha crecido a una tasa anual del 1,9 %, el sector TIC ha decrecido a una tasa anual del 1,5 %, una brecha de más 3 puntos porcentuales que confirman la difícil situación del sector.

Si se compara su desempeño con el de otros sectores (ver gráfica) es indudable que registra las peores cifras de los últimos dos años, salvo el sector minero. Este comportamiento es preocupante dado que tanto la minería como las TIC son las dos industrias que más destruyen valor económico al frenar el crecimiento del país y no hay razones suficientes para pensar que el panorama mejorará en el corto plazo.

El Gobierno parece hacer oídos sordos a los dos principales problemas del sector: la paulatina disminución del ingreso y la alta concentración del mercado. En relación con el primero, este ha centrado sus esfuerzos en la masificación de las TIC y la disminución de precios al consumidor, puntos que son deseables en la agenda nacional. Sin embargo, ha descuidado el principal indicador del estado de salud del sector: sus ingresos.

En estos dos años de decrecimiento, la industria ha perdido poco más del 3 % de sus ingresos reales[1]. En la actualidad, el sector atraviesa un panorama económico delicado y las inversiones se desincentivan gracias a la caída de los ingresos. La situación es más grave aún, si se tiene en cuenta que la inversión del sector depende en gran medida de la importación de insumos y que con el dólar fuerte de los últimos meses las inversiones se hacen más costosas.

A mediano plazo, las bajas inversiones se pueden materializar en atrasos nacionales en la adopción de nuevas tecnologías, despliegue de infraestructura o en la profundización de brechas internas. De hecho, Colombia goza de un evidente rezago respecto a países de la región en términos de penetración de smartphones y datos móviles. Por ejemplo, en 2017, el país registró una penetración de teléfonos inteligentes del 41,5 %, por debajo de la media de Latinoamérica y muy por debajo de países como Chile o Brasil, que tienen tasas de entre el 55 % y el 70 %[2].

Finalmente, el mercado es uno de los más concentrados del país. El operador más grande goza de cuotas de mercado e ingresos superiores al 50 % en muchos segmentos de la industria, según el Boletín trimestral de las TIC 2017 del Ministerio de las TIC, lo que deja entrever serias falencias de competencia. Esta alta concentración puede alimentar la baja inversión de los operadores y afectar gravemente el bienestar del consumidor, bien sea por el atraso en la adopción de nuevas tecnologías o por los abusos en los precios.

Persisten diferencias regionales y por estrato

En términos de penetración TIC, el país ha avanzado en la cobertura de la telefonía móvil y el acceso a internet fijo y móvil. No obstante, persisten grandes brechas por departamento, ciudad o estrato socioeconómico.

Departamentos del sur oriente como Vaupés, Guainía y Amazonas tienen entre 1 y 5 personas conectadas a internet fijo por cada 1.000 habitantes, mientras en Bogotá esta cifra aumenta a 222 personas por cada 1.000 habitantes. En Sabaneta (Antioquía), más del 52,5 % de las personas están conectadas a través de internet fijo.

Las diferencias también son evidentes si se analiza la penetración de las TIC por estrato socioeconómico. El estrato 1 se encuentra aún muy rezagado debido a que persisten serias dificultades de cobertura y de capacidad para acceder a algunos servicios TIC, sumado al bajo ingreso disponible y a la falta de programas que ayuden a cerrar esta brecha.

Aunque se registran avances en la penetración TIC en Colombia es primordial que los sectores público y privado actúen al unísono para combatir los evidentes problemas del sector como la disminución de los ingresos, la concentración y las brechas internas regionales y por estrato.

 


[1] Cálculos propios con base en la información del Banco de la República y las Cuentas Nacionales DANE.

[2] Cálculos propios con base en datos del Banco Mundial y Strategy Analytics.

Relacionados

788,789,38,790,21

Además de ser la memoria histórica de la diversidad herbolaria desde la Expedición Botánica, el Herbario Nacional Colombiano es la principal fuente...

Las proyecciones del marco fiscal de mediano plazo siguen influenciadas por el repunte coyuntural de los precios del petróleo. Se mantiene un modelo...

De los tres enfoques para enfrentar el problema (sustituir cultivos, tratar el consumo desde la salud pública y enfrentar el narcotráfico) solo se...

Según Carlos Martínez Becerra, profesor e integrante Observatorio Económico Internacional de la Universidad Nacional, uno de los componentes de la...

Chiribiquete es el parque nacional natural de selva húmeda tropical más grande del continente declarado recientemente por la Unesco como Patrimonio de...

Consejo Editorial