Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Crecimiento económico, impuestos y empleo

Pero existe otro sistema que es importante considerar para la economía y que en las estadísticas oficiales figura como “población económicamente inactiva”; se refiere a las personas en edad de trabajar que, teóricamente, no participan en la producción de bienes y servicios. A este grupo pertenecen estudiantes, pensionados, jubilados, rentistas, inválidos y amas de casa.

El DANE reporta en este grupo a 9,2 millones de mujeres [1], las cuales conforman el “sistema de economía familiar” que adelanta diariamente las actividades domésticas de producción de bienes y servicios para la reproducción y el mantenimiento de la fuerza laboral, y sin las cuales los demás sistemas económicos, incluyendo el capitalista, no podrían funcionar.

La estructura laboral por sistemas económicos, que desmitifica algunos preconceptos, se observa en la siguiente tabla.

Empleo en Colombia 2019 

 

Sistemas económicos

Ocupados

%

Mipymes

      16.000.000

72

Economía campesina

       3.456.498

16

Sector público

       1.443.502

7

Grandes empresas- corporaciones

        571.898

3

Economía indígena

        474.102

2

Sector cooperativo

        139.000

1

* Población ocupada

      22.085.000

100

 

 

 

Economía familiar mujeres

       9.208.000

24

 

 

 

Sector formal

      11.771.305

53,3

Sector informal

      10.313.695

46,7

* Población ocupada

      22.085.000

100

Fuentes: DANE, MinCT, MinAgricultura, Procuraduría, Confecoop.


Una de las equivocaciones de la anterior reforma tributaria –aprobada mediante la Ley 1943 de diciembre de 2018– consistió en que no se apoyó en estudios y estadísticas que den cuenta de la realidad económica. En el artículo 235-3 los incentivos en el impuesto a la renta y complementarios se dirigieron a las megainversiones que generen por lo menos 250 empleos.

En el caso del campo, el artículo 235-2 estableció rentas exentas para inversiones agropecuarias que cumplan con la generación no inferior a 10 empleos. Con el análisis de la tabla precedente salta a la vista que los sistemas económicos que vinculan más trabajadores, como el de mipymes y la economía campesina, no se tuvieron en cuenta y no pueden cumplir con los requisitos mencionados.

La política tributaria aprobada en 2018 no aumentó el nivel de empleo, y, por el contrario, al cabo de un año elevó la desocupación. A finales de 2019 el DANE reportó una tasa de desempleo del 10,4 % en las 13 ciudades y áreas metropolitanas, que equivale a cerca de 2,5 millones de personas sin ocupación, con las consecuencias psicológicas, familiares, sociales y económicas de malestar e inconformidad.

Esto ocurre porque las megacorporaciones solo inciden en un 3 % en el empleo y además porque los excedentes nos los reinvierten, sino que los canalizan hacia 15 paraísos fiscales donde no pagan impuestos [2]. Esta fuga de recursos le resta presupuesto público a la educación, la salud, el bienestar y el empleo.

La atracción de nuevas megainversiones extranjeras no soluciona este problema.

En octubre de 2019 la Corte Constitucional declaró inexequible la Ley 1943 de 2018, y en su reemplazo el Gobierno nacional propuso una nueva reforma tributaria denominada “Ley de crecimiento”. Este proyecto se presentó sin los estudios económicos que demuestren cuáles han sido los efectos de las anteriores reformas tributarias que se aprobaron “para generar empleo”.

A pesar de esta falta de soporte real, el 18 de diciembre de 2019 en el Senado se aprobó la “Ley de crecimiento”, que no canaliza los beneficios tributarios hacia los dos sistemas que vinculan más trabajadores, al determinar en el artículo 72 que los subsidios tributarios cubren a las empresas que generen al menos 400 nuevos empleos. En el artículo 85 quedan por fuera del beneficio de renta exenta las mipymes, al exigirles una inversión mínima en un periodo de seis años en propiedad, planta y equipo, lo cual es muy difícil de cumplir porque la mayoría trabaja con pequeños capitales y son intensivas en el uso de mano de obra.

Según lo expuesto por el Gobierno nacional, con la reforma tributaria se destinan 6 billones de pesos en descuentos del IVA en la adquisición de bienes de capital, los cuales están hechos a la medida de las megacorporaciones, que precisamente son intensivas en capital y no en mano de obra. Lo más probable es que estos núcleos de empresas importen la mayoría de la maquinaria y equipos, y no apoye las mipymes, y tampoco se basen en la ciencia, la tecnología y la innovación nacional.

Con la nueva reforma, el recaudo de impuestos al patrimonio, a la remisión de utilidades, a la sobretasa al sector financiero y a los dividendos se estima en solo 2,8 billones, de manera que el ministro de Hacienda se comporta como un empleado que gira a las megacorporaciones más dinero del que recibe, con una relación costo-beneficio para el Estado que profundiza el desequilibrio fiscal, el detrimento patrimonial y la inequidad. 

Con estos recursos, esta ley puede generar un crecimiento del producto interno de las megacorporaciones, mas no una distribución equitativa de la riqueza, debido que los incentivos van dirigidos a un sector minoritario. De hecho, destina solo 2 billones a propósitos equitativos como la devolución de IVA a los sectores de bajos ingresos, el primer empleo y la salud de los pensionados. La mermelada para los grandes y los dulces para los pequeños. De lo expuesto, la mencionada ley promociona la inversión y el crecimiento en favor de las grandes empresas, pero es muy difícil que cumpla con el objetivo de generar empleo, progresividad y equidad en el sistema tributario. De nada sirve el crecimiento si no existe una política de desarrollo económico, sin aporofobia, que disminuya efectivamente el desempleo, la informalidad, el deterioro de las condiciones de vida y los altos niveles de pobreza, que son el fundamento primario de las protestas sociales.

Una política pública que fomente el desarrollo y el empleo debe tener en cuenta la estructura de ocupaciones por sistema económico, es decir que los incentivos financieros y tributarios del Estado deben estar dirigidos a los sistemas que generen más empleos. Las políticas tributarias deben canalizar recursos fiscales de las corporaciones con más activos e ingresos hacia las mipymes y el sector campesino, para impulsar redes de cooperación y emprendedores de la mano con las innovaciones que aporten la ciencia y la tecnología de las universidades y los centros de investigación.

Cada vez más voces reclaman una reducción de la inequidad, mediante el impuesto a políticas fiscales redistributivas de la propiedad y los ingresos. Incluso desde el mismo centro de poder de las corporaciones, ante las movilizaciones mundiales de inconformidad, la organización estadounidense Business Roundtable, que agrupa 180 corporaciones, firmó en septiembre de 2019 una declaración para replantear los objetivos de las megacompañías, que sustituye la priorización en la obtención de ganancias solo para los accionistas, por un fin mucho más amplio que incluye a los clientes y trabajadores, proveedores, además de apoyo a la sociedad y la protección del medioambiente.

Esta estrategia también se extendió en el Foro Económico Mundial mediante el “Manifiesto de Davos 2020”, que acepta que las megaempresas no funcionan solo para sus accionistas, sino para todas las partes involucradas y la sociedad en general, pagando impuestos justos y atendiendo a las aspiraciones humanas y sociales, en el marco del sistema social en su conjunto [3]. La correlación de fuerzas entre estas corporaciones, los Estados, las entidades académicas y las organizaciones civiles, determinarán los resultados.


[1] Trabajo del hogar y economía nacional. Recuperado de:

https://www.semana.com/contenidos-editoriales/mujeres-imparables/articulo/labor-de-las-amas-de-casa-equivale-al-20-del-pib/591834

[2] Oxfam Paraísos fiscales. Recuperado de:

https://blog.oxfamintermon.org/descubre-el-ranking-de-los-15-peores-paraisos-fiscales-del-mundo/

[3] Qué es el Manifiesto de Davos 2020 y cómo pretende transformar el capitalismo. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-50652715

Relacionados

2996,1057,172,147,2841

Entre 1970 y 2020 el recaudo de los impuestos de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) ha tenido un notorio aumento a través del...

El panorama actual de confinamiento causado por la pandemia del nuevo coronavirus es lo más parecido a una economía de guerra en la que el sistema...

Una de las medidas que más ha llamado la atención de los colombianos en medio del estado de emergencia es la devolución del IVA, que por decreto se...

En medio de la cuarentena por la pandemia del COVID-19, uno de los sectores más afectados ha sido el de los trabajadores informales, quienes, por no...

Si bien las pensiones nacieron como una reivindicación de los trabajadores, los sistemas de todo el mundo reconocen cada vez más la pensión de vejez...

Consejo Editorial