Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Coronavirus: virus de emergencia y reemergencia

Tanto los sucesos de nuevos patógenos como la desinformación que se tiene sobre ellos producen gran impacto en la población mundial, ampliamente influenciada por imágenes apocalípticas suministradas por la ciencia ficción.
 

¿Qué son y cómo causan estos agentes minúsculos nuevas enfermedades en la población y grandes movilizaciones de recursos? Los virus se transmiten al hombre por múltiples factores comportamentales, sociales, políticos, culturales y económicos, y estos principios se asocian con los rápidos cambios que ha tenido nuestra civilización en las últimas décadas: transporte ultrarrápido, amplios intercambios económicos y de mercancías, deforestación, migraciones forzadas, conflictos armados, invasión de ecosistemas, cambio climático y contacto con especies animales “exóticas”, entre otros.
 

Puedes leer: Ciencia abierta, esencial para estudio del coronavirus.
 

Los virus son “específicos de especie” y coexisten en sistemas ecológicos manteniendo una homeostasis o equilibrio. Cuando entramos en contacto con los animales reservorios o infectados por estos virus, adquirimos el riesgo de que estos agentes confinados a grupos específicos “salten la barrera de especie” y afecten al hombre. Así es como hemos adquirido “infecciones nuevas” de tipo VIH, Ébola, Marburgo, lassa, SARS, MERS, el virus influenza pandémico 2009, y recientemente el nuevo coronavirus (2019-nCoV).
 

Cada nuevo virus adquirido por la especie humana cuenta con una historia, una circunstancia o razón de adquisición, y todos ellos nos plantean grandes preguntas en cuanto a su transmisibilidad, el límite hasta donde puede llegar un agente infeccioso a afectar a la población humana en su conjunto, y nos plantea dos interrogantes básicos: ¿será este nuevo agente la causa de una nueva pandemia y cómo puede afectar al mundo?
 

Para empezar, se debe partir de que “las enfermedades emergentes y reemergentes son un reflejo de la incesante lucha de los microorganismos por sobrevivir, buscando brechas en las barreras que protegen al ser humano contra la infección”. Y que con reemergentes se refiere a enfermedades infecciosas que han sido descubiertas en los últimos años, detenidas en algún momento y que vuelven a emerger, como lo plantean los investigadores Fleur M. Moesker, Pieter L.A. Fraaij y Albert D.M.E. Osterhaus en su publicación de 2013 incluida en el libro Viral Infections and Global Change [1].
 

Puedes ver: ¿Cómo predecir el comportamiento de una epidemia con estadística?.
 

Virus transmitidos por vía respiratoria
 

Esto son los más exitosos para alcanzar personas no infectadas por dos razones: primera, es el gesto funcional más frecuente en el humano (se toma aire en promedio 16 veces por minuto), y segunda, las mucosas respiratorias tienen sus células en contacto directo con el medio externo.
 

Pero no todos los virus logran pasar de forma exitosa de un huésped infectado a uno sano: el virus de sarampión tiene la más alta transmisibilidad –una persona infectada puede transmitir el virus (infectar) a 18 personas sanas no inmunes (no vacunadas o infectadas previamente)–, mientras que otros virus tienen menos éxito.
 

Aunque hoy no se sabe a ciencia cierta cuál es la transmisibilidad del 2019-nCoV, sí se conoce que puede infectar incluso al personal que se encuentra al cuidado de la salud, grupo que se supone cuenta con medidas de protección para disminuir este riesgo.
 

Cuando un virus se transmite en forma eficiente de un humano infectado a otro, los casos aumentan y pueden llegar a constituirse en una verdadera amenaza para la comunidad, pues se mantienen en el tiempo y se diseminan incluso a regiones apartadas.
 

ABC recomendado: ¿Qué es el coronavirus y cómo se puede controlar?.
 

Los hallazgos más recientes arrojan que este nuevo coronavirus es altamente transmisible y se puede adquirir aún de personas infectadas que todavía no presentan manifestaciones clínicas de enfermedad, o sea aparentemente sanas.


La severidad y el impacto de las infecciones por coronavirus cambian según los diferentes miembros de la misma familia: los agentes clásicos del grupo causan resfriado común, mientras que el SARS-CoV ocasionó en 2002 una pandemia con alrededor 8.096 casos, alcanzó 29 países en los cinco continentes y tuvo una tasa de mortalidad del 10 %. Por su parte el MERS-CoV sigue afectando en especial a la población de la península arábiga, ha ocasionado 2.499 casos y alcanza una mortalidad del 37 %; por último, para el caso del nuevo coronavirus denominado 2019-nCoV, la mortalidad según reportes parciales se sitúa en un 3 %, ajustándose con el paso del brote.
 


[1] Singh SK. (Ed.) Viral Infections and Global Change. Capítulo 19. New Emerging and reemerging respiratory viruses. New Jersey. USA. John Wiley & Sons. 2014.

El interés desencadenado por estos virus se ha acompañado de una avalancha de información de múltiples sitios científicos y periodísticos, los cuales son consultados ávidamente por una población motivada por múltiples sentimientos –como el miedo, la vulnerabilidad, y las aprensiones– y engendrada por su ansia de información, pero que cae en el sensacionalismo y la desinformación que acompañan algunos escritos o presentaciones periodísticas.
 

Se conoce que la vía de transmisión es la respiratoria, pero se ignora el papel que juegan otras posibles vías como los objetos contaminados con secreciones respiratorias o la vía entérica, que fue sospechada en caso de infecciones por del virus SARS.
 

Más interrogantes
 

El tiempo transcurrido entre el contacto y la aparición de manifestaciones es bastante amplio: se ha identificado que se da de 2 a 14 días, por lo que, para poder declarar el final de la transmisión, debe pasar al menos un mes sin la aparición de casos nuevos.
 

Las manifestaciones de malestar producidas por esta infección no son características de ella sino que son indistinguibles de otras infecciones del tracto respiratorio (fiebre, malestar, tos seca, dificultad para respirar, distrés respiratorio), y por el momento se desconoce el número o la proporción de casos asintomáticos con respecto a los infectados, las fuentes probables de contaminación.
 

Los casos hospitalizados varían en cuanto a la gravedad, variando desde manifestaciones leves hasta condiciones serias, compromiso grave y condiciones críticas. Se desconocen los factores que originan un mayor riesgo. Por lo tanto, para poder realizar un diagnóstico de precisión, se debe descartar que la infección no sea causada por cualquiera de los más de 200 agentes virales asociados con infecciones respiratorias, y en caso tal, comprobar la presencia del nuevo patógeno.
 

Además: Matemáticas, un aporte valioso para la predicción de epidemias.


También forman parte de los múltiples interrogantes que se plantea la comunidad científica internacional y el público en general las características del reservorio o los animales fuentes, que nos permitan controlar nuevas apariciones, la resistencia del patógeno a la degradación en el medioambiente, los rangos de edad afectados, las tasas de sobrevida, la dinámica de multiplicación en el hospedero infectado, los momentos con mayor cantidad de virus en las secreciones respiratorias, y por añadidura los momentos de mayor transmisibilidad y curación (lapso cuando es contagioso).


Tampoco existe conocimiento sobre el comportamiento de las curvas epidémicas, la forma como se produce la enfermedad, con el fin de plantear tratamientos más efectivos. La comprensión de las características moleculares del virus permitirá en un futuro diseñar medicamentos antivirales específicos o producir nuevas vacunas, pero los tiempos de desarrollo son prolongados.


Las recomendaciones de la OMS para prevenir el riesgo de contagio tanto en China como en los demás países del mundo incluyen las medidas de control de infecciones virales respiratorias están basadas en la higiene y el lavado de manos; en evitar tocarse ojos, nariz o boca con las manos no lavadas; en permanecer en casa si se encuentra con síntomas respiratorios leves y utilizar en todo caso tapabocas; en evitar el contacto con personas con síntomas respiratorias, limpiar y desinfectar las superficies que puedan estar contaminadas con secreciones respiratorias, y en caso de tos o estornudo cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables.
 

Bibliografía

  • Anderson LJ, Baric RS. Emerging human coronaviruses- disease potential and preparednes, N Engl J Med. 2012: 367;19:1850-1.
  • Galinski LE, Menachery VD. Return of the Coronavirus: 21019-nCoV. Viruses. 2020, 12, 135. doi:10.3390/v12020135.
  • Hui DS, Azhar EI, Madani TA, Ntoumi, Kock R, Dar O, Ippolito G, Mchugh TD, Drosten C. The continuing 2019-nCoV epidemic threat of novel coronaviruses to global health-The latest 2019 novel coronavirus outbreak in Wuhan, China. IJID. 2020, 91: 264-6.

También en este especial

Relacionados

2946,2947,2948,505,1744

Hace pocos días la prestigiosa revista The Lancet publicó un comentario editorial con el provocador título de “COVID-19 no es una pandemia”1. Más allá...

Resultado de diversos procesos históricos iniciados con el equivocado “descubrimiento de América”, seguido de enfermedades, cambios culturales...

El manejo de la pandemia por el nuevo coronavirus y la minimización de sus efectos negativos es una tarea que se debe asumir articuladamente entre las...

Aunque este es un medicamento que se usa para tratar problemas parasitarios como piojos y lombrices, recientemente se empezó a usar en ensayos...

Estos son estudios de intervención directa sobre una persona –o paciente– que se realizan para determinar si un medicamento funciona para manejar o...

Consejo Editorial