Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Con restitución de patrimonio cultural africano, Francia inicia proceso de ruptura

En diciembre de 2017, ante un numeroso grupo de estudiantes de la Universidad de Uagadugú (Burkina Faso), Emmanuel Macron anunciaba la intención de Francia de devolverles a los países africanos, en un término de cinco años, el patrimonio cultural expoliado a lo largo de su historia. “No puedo aceptar que una gran parte de la herencia cultural de varios países de África se encuentre en Francia”, dijo entonces.

Un año después de ese importante anuncio, el economista senegalés Felwine Sarr y la historiadora de arte Bénédicte Savoy le presentaron al presidente de Franciael Informe sobre la restitución del patrimonio cultural africano: Hacia una nueva ética relacional.

Aunque los autores son conscientes de que el Informe puede causar polémicas, aclaran que no se trata de vaciar los museos franceses sino de darle vía a un nuevo relato: el de la justicia con un continente expoliado.

Evoluciones

Aunque novedosos y valerosos, la propuesta de Macron y el Informe no han surgido de la nada, pues las reivindicaciones de retorno y restitución de bienes culturales vienen teniendo lugar desde hace varias décadas.

El Informe propende a respuestas favorables por parte de Francia a las solicitudes de restitución de bienes culturales, incluyendo aquellos considerados como “trofeos militares”, tomados antes de la adopción de la Primera Convención de La Haya de 1899 sobre Codificación del Derecho de la Guerra. 

Hace cuarenta años el director de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el senegalés Amadou-Mahtar M'Bow, hacía un llamado a los Estados miembros de la Organización para que retornaran los bienes culturales a los países que los habían perdido, una reivindicación que él calificó como legítima. Es entonces a partir de esa idea, expresada en 1978, que la Unesco comienza a desarrollar mecanismos para restituir bienes culturales salidos ilegalmente de los países de origen.

Años antes, durante el Festival Panafricano de Argel, una de las más grandes manifestaciones culturales de África, se adoptó el Manifiesto cultural panafricano de 1969, en el cual se expresa el cuidado y aprecio de todo el continente a la recuperación de su patrimonio cultural, a la defensa de su personalidad y a la eclosión de nuevas expresiones de su cultura, pues “la conservación de la cultura es la que ha salvado a los pueblos africanos de las tentativas por hacer de ellos unos pueblos sin alma y sin historia”.

Transcurrido medio siglo de reclamaciones y reivindicaciones desde y hacia países de diversos continentes, no es de extrañar entonces que la introducción al Informe presentado este mes en Francia se abra con un título sugestivo: “Ya no es un imposible”, recordando las palabras explícitas de Macron: “La colonización hace parte de la historia francesa. Es un crimen. Es un crimen contra la humanidad; una verdadera barbarie. Forma parte de un pasado que debemos mirar de frente, presentando nuestras excusas hacia aquellos contra quienes cometimos esos gestos”.

Esas palabras se inscriben en varios desarrollos de lo que se ha denominado como “civilidades mundiales de las excusas”, nuevas formas de la diplomacia tendentes a recomponer en lo posible, desde la cultura, las relaciones entre los pueblos: la misma Francia reconociendo la responsabilidad del Estado por la deportación de los judíos de la Redada del Velódromo de Invierno (Vel d'Hiv) (operación Viento Primaveral); Alemania presentando excusas por el holocausto a los judíos; Bill Clinton y George Bush en la Isla de Gorea reconociendo errores por los procesos de esclavización a africanos en el pasado.

Parece que esas dinámicas van a continuar y son extensibles a otros continentes.

Mecanismos

A las almibaradas retóricas diplomáticas deben seguir los hechos, que no mienten. Un registro preliminar estima en 80.000 los bienes culturales y artísticos en museos franceses, provenientes de los países del África al sur del Sahara, de los cuales 10.000 salieron de Chad.

El Informe propende a respuestas favorables por parte de Francia a las solicitudes de restitución de bienes culturales, incluyendo aquellos considerados como “trofeos militares”, tomados antes de la adopción de la Primera Convención de La Haya de 1899 sobre Codificación del Derecho de la Guerra. 

Lo más probable es que continúen los pedidos de restitución iniciados de manera individual: Grecia insistiéndole al Reino Unido en la restitución de los Mármoles del Partenón, o Egipto pidiéndole a Alemania la restitución del Busto de Nefertiti. Otras reclamaciones tomarán más fuerza: la gobernadora de la Isla de Pascua, en Chile, pide la restitución de uno de los moáis exhibidos en el Museo Británico desde hace siglo y medio.

Además de traducir la voluntad política de Francia para hacer la restitución del patrimonio cultural africano y de establecer un cronograma, el texto desarrolla los mecanismos jurídicos y los acuerdos bilaterales entre Estados para el trámite de las restituciones, con identificación de los bienes culturales a restituir.

El Informe sugiere acompañar los procesos de restitución en África con una “apropiación popular” del patrimonio cultural por parte del gran público, los jóvenes, los artistas, los colectivos culturales y las comunidades académicas y científicas, abiertos a la universalidad del arte africano.

El documento concluye que las restituciones anunciadas prefiguran una nueva cosmología en la cual los tiempos de la captación patrimonial, propios del colonialismo, ceden sitio a una nueva forma de relacionarse en el mundo, basada en el reconocimiento de nuestra interdependencia mutua y en el carácter fundamentalmente relacional de nuestras identidades, que hagan posible un mundo habitable para todos.

El director del Museo de las Civilizaciones Negras ha declarado que el Informe invita a un proceso de ruptura cultural y de patrimonio cultural. Este Museo, que se inauguraré el 6 de diciembre en Dakar (Senegal), tendrá por objeto resaltar la contribución de África al patrimonio cultural y científico del mundo.

Lo más probable es que continúen los pedidos de restitución iniciados de manera individual: Grecia insistiéndole al Reino Unido la restitución de los Mármoles del Partenón, o Egipto pidiéndole a Alemania la restitución del Busto de Nefertiti. Otras reclamaciones tomarán más fuerza: la gobernadora de la Isla de Pascua, en Chile, pide la restitución de uno de los moáis exhibidos en el Museo Británico desde hace siglo y medio.

El Estado colombiano, por orden de la Corte Constitucional, deberá pedirle oficialmente a España, sin dilaciones y ahora con mayor legitimidad, la restitución de la Colección Quimbaya. Aunque la presencia de esa colección en el país europeo no es fruto del saqueo, ya es claro que ese “obsequio” fue hecho motu proprio por quien no tenía las facultades para hacerlo y en desconocimiento de disposiciones constitucionales aún hoy vigentes, como lo fundamentó la alta Corte.

Es muy difícil predecir si la decisión de Francia “trascenderá” como política cultural a los demás países de la Unión Europea. Lo cierto es que varios países de ese continente han dejado ver que sí considerarán la cuestión. Entretanto, la regla que enuncia que “mientras un país no esté en capacidad de demostrar que un bien cultural ha sido adquirido legalmente deberá restituirlo a su país de origen”, parece consolidarse progresivamente.

En conclusión, a partir de la apertura de una “ventana histórica” y de una nueva inteligibilidad de los procesos coloniales desde la cultura, se puede afirmar que ha llegado el tiempo de las restituciones del patrimonio cultural, sobre todo para los pueblos africanos, por ahora. El Informe lo llama “el tiempo de los retornos” y propone “hacer un esfuerzo de inteligencia”. ¡Lo que puede la cultura en el mundo de la modernidad líquida!

Relacionados

17,155,157,1915,1916,1917

La necesidad de abastecerse de un mercado de materias primas, de una mayor proyección internacional de sus empresas y de fortalecer su poder...

El presidente Iván Duque ha planteado impulsar con fuerza lo que ha llamado “nuestro nuevo petróleo” el turismo. Análisis sobre esta actividad en...

Medellín es la ciudad de Colombia con más edificios de más de 8 pisos. A febrero de este año contaba 1.411 edificaciones de ese género. Por eso, una...

Considerar diversas formas de cooperación internacional más beneficiosas para los intereses culturales del país es una de las posibilidades que abre...

Después de su desplazamiento por el aumento del nivel del Océano Pacífico, la comunidad de La Barra (Buenaventura) se asentó en un nuevo lugar donde...

Consejo Editorial