Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Chiribiquete, patrimonio mundial de la humanidad: un paraíso visto desde la geología y la geomorfología

Las investigaciones geológicas y geomorfológicas realizadas muestran los aspectos más relevantes en desarrollo de este proyecto de investigación. Los estudios se basaron en el análisis de información existente, procesamiento e interpretación de sensores remotos de imágenes multitemporales, integradas a productos 3D con modelos digitales de terreno, tres expediciones de campo por aire y tierra en el 2015, 2016 y 2017 que cubrieron la parte central y norte de la Serranía, y el análisis de muestras de roca, sedimentos y minerales en zonas de afloramientos y pinturas rupestres, por métodos geoquímicos de fluorescencia (determinación del elemento químico) y difracción de rayos X (determinación molecular del compuesto o mineral).

El estudio logra establecer por primera vez indicadores geológicos y geomorfológicos relacionados con los aspectos culturales de pinturas rupestres basados en criterios litológicos, mineralógicos y geomorfológicos, las relaciones geomorfológicas con los ecosistemas. También permite obtener una cartografía geológica y geomorfológica de mayor detalle (1:50.000) a las existentes a la fecha.

El Parque Nacional Natural de Chiribiquete cuenta con una superficie de 27.823 km2 y se localiza en la región natural de la Amazonia colombiana. En su área, la Serranía del mismo nombre cubre una superficie aproximada de 10.000 km2 -que recientemente el Gobierno nacional amplió en 1´486.676 hectáreas (ha)- para un total de 4´268.676 ha, extensión que lo convierte en el área protegida continental más grande de Colombia.

Por sus procesos geológicos, estructurales y de erosión natural de las rocas, esa región permite la formación y conservación de ecosistemas naturales únicos en el mundo.

Como resultado de estas indagaciones se determinó que el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete es un ejemplo representativo de las grandes fases de la historia de la Tierra, por su ubicación geográfica, composición y estructura geológica en la provincia más occidental del Escudo Guayanés (una de las formaciones geológicas y ecológicas más antiguas del planeta, con mayor presencia en las Guayanas -lo que explica su nombre- pero también en otros países como Colombia, Brasil y Venezuela). Por sus procesos geológicos, estructurales y de erosión natural de las rocas, esa región permite la formación y conservación de ecosistemas naturales únicos en el mundo.

La alta degradación natural de la Serranía ocasionada por transformaciones en la estructura de la corteza terrestre (procesos tectónicos) combinadas con agentes hidrológicos de mares pasados y el escurrimiento superficial actual, han evolucionado a un gran número y variedad de formas geográficas maravillosas de tepuyes (mesetas), que hacen de este parque un lugar extraordinario en el mundo, digno de ser considerado como patrimonio de la humanidad.

Estos factores particulares también permitieron que la Serranía de Chiribiquete fuera un sitio sagrado y mitológico en el que varias culturas ancestrales registraron su vida en espectaculares murales de pinturas realizadas sobre las rocas, de gran dimensión -en algunos sectores alcanzan los 100 metros de largo por 10 de alto- y calidad única en América, por su contenido y conservación.

Las rocas y su historia

Desde el punto de vista geológico, la Serranía de Chiribiquete se presenta como un gran bloque levantado tectónicamente por fallas en el centro de la Amazonia. En cuanto a la composición litológica corresponde a rocas cristalinas ígneas y metamórficas de edad precámbrica (2000-1800 m.a.) en sus cimientos. Sobre estas rocas se levanta la Serranía con la presencia predominante de rocas sedimentarias, de textura arenosa y composición cuarzosa. Localmente se identificaron niveles de cuarcitas en la parta alta de la formación geológica (Formación Araracuara).

La principal característica estructural de la gran meseta o tepuy de Chiribiquete es la estratificación u orientación de las capas que se disponen de forma casi horizontal lo que les aporta las formas de mesetas o tepuyes. La presencia de fracturas regionales que la disectan en diferentes direcciones repercuten en la formación de una gran variedad de formas de relieve exóticas.

El relieve y el paisaje

En el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, se pueden diferenciar dos grandes provincias geomorfológicas:

  • La Serranía de Chiribiquete.
  • Las planicies o sabanas de la Amazonia.

La primera tiene una superficie de 10.076 km2 y constituye una gran meseta tectónica con fuertes desniveles de terreno y fraccionada por el agua en numerosas mesetas menores. Estos tepuyes están orientados predominantemente en dirección sur – norte. Presentan alturas máximas de 800 msnm y alturas relativas (distancia entre el suelo y la cima) máximas de 544 metros.

En el Parque es notorio el aumento de la altitud de las mesetas hacia el norte y noroeste. Se estima que la Serranía de Chiribiquete era de mayor altura de lo que quedaron relictos de mesetas superpuestas en cerca de cinco niveles superiores.

En esta investigación, se diferenciaron y cartografiaron 13 unidades geomorfológicas relacionadas con los tipos de mesetas en la Provincia de la Serranía de Chiribiquete según su forma, dimensiones, altitud relativa, altitud absoluta, forma de la cima y estructuras menores.

La Serranía cuenta además con gran diversidad de formas exóticas generadas por procesos hídricos que erosionaron su geografía dando lugar a:

  • Arcos.
  • Cavernas de paredes curvadas y pulidas y de paredes rectas controladas estructuralmente por grietas o ventanas en las rocas, bálsamos, pilares y tepuyes residuales y aislados.
  • Simas o cavidades abiertas al exterior. Son semicirculares, con diámetros de unos 400 m., de paredes verticales de más de 100 m. de altura que encierran una concavidad abierta al aire libre en la parte central que semeja un estadio de fútbol. Son más comunes en el norte de la Serranía.

Estos procesos parecen iniciarse en la superficie de las mesetas por efecto del agua superficial y subterránea. Se reconocen por sus formas redondeadas y por la presencia de vegetación abundante que contrasta con su entorno. Después, con la degradación de una porción superior del tepuy, quedan estas formas de “simas” residuales. Otras formas en los tepuyes desarrollan bordes concéntricos paralelos.

El agua

La riqueza hidrológica del Parque Natural representa su mayor biodiversidad por la interacción entre la atmósfera y las rocas de la Serranía. Es necesario amanecer en la cima de un tepuy para entender este proceso.

En la Serranía no hay desarrollo de suelos; la superficie de las mesetas es en roca y de forma rugosa por lo que la vegetación se fija al terreno sobre las fracturas y grietas en las rocas. Como la mayoría de estas son areniscas cuarzosas de color blanco, reflejarían toda la energía del sol. Sin embargo, por la descomposición de rocas al entrar en contacto con la atmósfera (meteorización) y el lavado por el agua, forman una delgada capa entre muy oscura y negra que hace que la energía solar se absorba y caliente la superficie.

En las madrugadas, cuando baja la temperatura y asciende la humedad de la selva por efecto de la evaporación y transpiración de las plantas (evapotranspiración), se forman nubes en torno a los tepuyes, lo que genera un paisaje espectacular de un mundo prehistórico perdido.

A la salida del Sol cuando se calienta la superficie rocosa, dicho vapor pasa de gaseoso a líquido y hace escurrir agua en la superficie, lo que forma cauces temporales y permanentes de gran caudal e infiltraciones en las rocas porosas, cuya salida en las laderas más acentuadas de la cuesta forma hermosas cascadas de diferentes colores generados por el contenido de hierro que se disuelve de las rocas.

Estas características hacen de la Serranía de Chiribiquete la zona de recarga de agua más importante de la Amazonia ya que alimenta importantes ríos como el Apaporis, Caquetá y Tiuna, entre los más importantes.

La geología y la geomorfología en el contexto cultural

Una de las incógnitas más relevantes desde la antropología y las ciencias sociales es por qué la Serranía de Chiribiquete ha sido considerada como un santuario para el registro de pinturas rupestres ancestrales y no las grandes y bien conservadas mesetas de Venezuela y Brasil, como en el Parque de Roraima.

Según los estudios realizados por los antropólogos durante la investigación, en la parte norte de la Serranía se han identificado y estudiado cerca de 50 murales con más de 70.000 representaciones.

Investigaciones geológicas y geomorfológicas encontraron evidencias relevantes que ayudaron a responder esta pregunta, gracias al análisis de los siguientes indicadores necesarios para la existencia de las pinturas rupestres:

  • Lugar geográfico estratégico.
  • Características apropiadas y acondicionadas de las rocas (litología).
  • Forma de la superficie terrestre apropiada escarpada (geomorfología).
  • Lugar de difícil acceso.
  • Abrigos geomorfológicos de los lugares.
  • Material mineral disponible (mineralogía).

Como lugar geográfico, la Serranía de Chiribiquete presenta una posición estratégica en el centro de la Amazonia en el paso de comunidades ancestrales que viajaban del sur al norte de Suramérica y el Caribe. Representaba un lugar de paso y sagrado.

Para hacer pinturas rupestres sobre rocas se requiere que estas tengan una composición y estructura adecuadas. Gran parte de las rocas de la Formación Araracuara se compone de areniscas cuarzosas no cementadas, granulares y deleznables que no permiten la impregnación de líquidos por su alta permeabilidad y fácil degradación. Así mismo, las rocas presentan capas de medias a delgadas, que ofrecen planos adecuados para pinturas.

Otro factor importante que tenían en cuenta las comunidades ancestrales era la geomorfología. Buscaban lugares altos, escarpados, de dirección sur - norte, de difícil acceso y con orientaciones o aspecto de la ladera de amanecer y atardecer.

Las exploraciones geológicas y el análisis de los materiales de las rocas en las que existen pinturas rupestres determinaron que ellas se plasmaban sobre un nivel de rocas cristalinas, masivas muy duras, de color blanco grisáceo y de gran espesor que le daban un carácter natural no permeable. Este nivel rocoso localizado en la parte más alta de la Formación Araracuara constituía el lienzo natural para plasmar las pinturas.

Por las características mineralógicas del material cristalino, la roca presenta un descascaramiento (como una cebolla), que evidenció que estos sitios fueron trabajados varias veces para quitar las zonas superficiales hasta dejar la roca desnuda y limpia.

Otro factor importante que tenían en cuenta las comunidades ancestrales era la geomorfología. Buscaban lugares altos, escarpados, de dirección sur - norte, de difícil acceso y con orientaciones o aspecto de la ladera de amanecer y atardecer.

Teniendo en cuenta que la roca escogida por dichas comunidades para plasmar sus pinturas presenta características de rocas más resistentes que las de su entorno (areniscas friables), el perfil topográfico, debería ser más pronunciado en estos sectores. Sin embargo, se presenta como entrantes con taludes inversos o contrarios a la pendiente, evitando así el escurrimiento superficial del agua sobre la pintura.

Dicho rasgo junto con la presencia de bloques angulares de cuarcitas en la base de las pinturas evidencia que estas partes fueron adaptadas de manualmente como zonas de abrigo para protegerlas de las radiaciones del Sol y de los efectos directos de las aguas lluvia. Así se evidenció durante los trabajos de campo, cuando los aguaceros torrenciales no incidían sobre las zonas de pinturas. Teniendo en cuenta la forma de partición de estas rocas cristalinas, se considera que quienes trabajaban estas rocas utilizaban las zonas de fragilidad.

En los sectores donde afloran estas cuarcitas y se registran pinturas rupestres, se hallaron manchas de minerales de color violeta, blanquecino y rojizo, similares a las utilizadas en las pinturas.

Cuando el sitio estuvo adecuado y preparado como el lienzo natural, la otra condición era la disponibilidad de material para pintar. En los sectores donde afloran estas cuarcitas y se registran pinturas rupestres, se hallaron manchas de minerales de color violeta, blanquecino y rojizo, similares a las utilizadas en las pinturas.

Se tomaron muestras de este material de pinturas antiguas y se analizaron mediante métodos geoquímicos por fluorescencia y difracción de rayos X. El resultado fue el hallazgo de elementos como titanio, hierro y cromo asociado a la sílice de la roca. Se considera que estos óxidos de titanio y hierro probablemente de tipo (ilmenita, anatasa y hematite) provienen del proceso de lavado de las rocas del Complejo Mimagtitico del Mitú que constituye la base de la Serranía.

El equipo multidisciplinario de científicos de instituciones públicas y privadas que participó en esta fase del proyecto (2015-2017), para la declaratoria del Parque contó con el apoyo de entidades como:

  • Parques Nacionales.
  • Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH).
  • Colciencias.
  • Fundación Herencia Ambiental.
  • Fundación Omacha.
  • Ministerio de Cultura.
  • Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.
  • Departamento de Geografía y el Instituto de Ciencias Naturales, de la Universidad Nacional de Colombia (UN), la Universidad del Quindío y del Instituto SINCHI, entre otras.

El resultado final de su trabajo sobre la Serranía de Chiribiquete es su declaratoria como Patrimonio mixto de la humanidad y el desarrollo de investigaciones futuras sobre nuestros parques nacionales, hoy poco conocidos integralmente.

 

*El autor realizó las investigaciones geológicas y geomorfológicas cuyos aspectos más relevantes se presentan en este artículo.

Relacionados

1256,1257,1258,38,1,838,729

Endémica de Colombia, podría aprovecharse como planta ornamental y en la industria farmacéutica. Los investigadores que la identificaron dieron su...

Emplear una sola medida (30 m) para definir el área desde donde se permiten construcciones y asentamientos en zonas aledañas a los ríos desconoce...

Por primera vez en el país, una compañía multinacional ha mostrado interés por ingresar una especie de abejorros polinizadores para comercializarlos...

Tras analizar el adn mitocondrial de 46 restos óseos precolombinos en Boyacá, investigadores de la UNal encontraron que uno de ellos, proveniente del...

Los inventarios son importantes porque ayudan a mantener los precios estables del grano, sin embargo, supone una gran disciplina por parte de los...

Consejo Editorial