Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Cadena perpetua, ¿una propuesta inconstitucional en Colombia?

En las estadísticas de homicidios de 2018 se registran 55 casos entre los 0 y 4 años, 23 niñas y 32 niños, cifras superiores a las del siguiente rango etario, de 5 a 9 años, en el que se presentaron 23 casos, 8 de niñas y 15 de niños.

En violencia sexual, los exámenes médicos legales sexológicos por presunto delito sexual practicados a niños y adolescentes representaron el 87,45 %. Cabe entonces preguntarse, ¿cuál es la situación actual de esta iniciativa y es realmente viable que Colombia tenga cómo responder con el sistema penitenciario actual?

“El Inpec es una mafia y nadie se atreve a liquidarlo”.

En Colombia está prohibida la prisión perpetua o vitalicia, tal y como está consignado en el artículo 34 de la Constitución Política de 1991, que dicta: “se prohíben las penas de destierro, prisión perpetua y confiscación”. Esta incluye no solo la prohibición, sino también el bloque de constitucionalidad, es decir el conjunto de tratados y convenios internacionales ratificados por Colombia.

Más allá del proyecto de ley

En la actualidad, el término “cadena perpetua” ha entrado en desuso y se ha reemplazado por otros que se adecúan más al contexto actual. Por eso se propone, primero, abandonar este término, haciendo referencia a ello como “presidio”, utilizando por ejemplo “prisión perpetua o vitalicia”, que se refiere a aquella pena privativa de libertad de por vida como lo sugiere María del Pilar Espinosa en su publicación “La cadena perpetua. Una pena sin sentido. La prisión vitalicia en Veracruz”.

En países como Sudáfrica, Canadá, Estados Unidos, Inglaterra, Países Bajos o Alemania, se permite la prisión perpetua como pena para ciertos delitos graves como homicidio, pero la mayoría tiene legislaciones en las cuales los sentenciados pueden alcanzar su libertad después de 12 a 25 años, ya que se concede la revisión de la ejecución penal (Espinosa, 2012). Además sus sistemas penitenciarios poseen los recursos suficientes para mantener a sus internos en condiciones adecuadas, por lo menos en términos de infraestructura.

En Alemania, por ejemplo, según una decisión del Tribunal Constitucional Federal Alemán de 2006, se ha decretado que el espacio mínimo de una celda debe ser de 7 m2 con el fin de garantizar un régimen penitenciario humano. Además, los baños y los espacios para dormir tienen que estar separados y bien ventilados. En general, tanto los países de Europa del Norte como Canadá en América son considerados ejemplos a seguir en el ámbito de un régimen penitenciario moderno.

¿Qué pasa en Colombia? Una suma de factores, entre ellos la falta de interés político en el tema por parte del Congreso y el trámite general que incluye ocho debates, ha hecho que esta propuesta esté pasando de forma desapercibida.

Castración química: ¿pena procedente?.

 

Al hacer un análisis se considera que el debate no solo debería centrarse en los aspectos legales, invitando a cuestionarse si el sistema colombiano cuenta con las condiciones necesarias para implementar una sanción como la pena privativa de la libertad. Entre los argumentos para pensar este discurso se encuentra la crisis que atraviesa el sistema penitenciario colombiano, la cual se refleja, entre otras, en paros de trabajadores de las entidades relacionadas como el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), que denuncia las condiciones de hacinamiento de los reclusos en las cárceles colombianas.

Según el Centro Internacional para Estudios Penitenciarios, en el periodo comprendido entre diciembre de 1993 y diciembre de 2011 la población de internos intramuros en Colombia pasó de 29.114 a 100.451, con un incremento anual de 3.963 personas.

El sistema penitenciario evidencia un hacinamiento del 50,9 %, ya que alberga a 114.284 internos en establecimientos que apenas tienen una capacidad para 75.726 personas. Sin embargo, estos niveles son aún más alarmantes en algunas cárceles, como por ejemplo la Modelo de Bogotá, que presenta un nivel de hacinamiento del 146,9 %, Bellavista de Medellín del 217,8 %, Vista Hermosa de Cali del 229,5 %, y la Rodrigo de Bastidas de Santa Marta del 230 %. A esto se suma la crisis financiera por la que atraviesa la institución, con una deuda a mayo de 2019 de más de 39.000 millones de pesos.

La doble instancia con retroactividad, ¿una norma con nombre propio?.

Si a ello se le suma un análisis de otros factores como la falta de personal para el desarrollo de programas, actividades administrativas y de seguridad, una de las preguntas que se debe responder como parte del debate que conlleva el proceso de aprobación o no de esta iniciativa es la viabilidad de una medida como la prisión perpetua en el marco de un sistema penitenciario con dificultades como las mencionadas, lo cual podría llevar a intensificar la crisis económica del sistema penitenciario colombiano, favorecer el trato inhumano a los reclusos, dejando de lado las funciones de la pena contempladas en el Código Penal Colombiano que ahora están enmarcadas en la prevención general, retribución justa, prevención especial, reinserción social y protección al condenado.

En principio esta propuesta es inconstitucional y va en contravía de los preceptos establecidos en los tratados internacionales a los cuales Colombia se ha suscrito y los cuales protegen la dignidad y los derechos humanos de las personas privadas de la libertad. Así mismo, el sistema penitenciario carece de la capacidad humana y financiera para dar cumplimiento a la prisión vitalicia de manera que garantice el trato justo de los penados, lo cual ni siquiera hoy en día es posible proporcionar.

Instaurar una prisión perpetua podría significar una renuncia a la resocialización y ceder al populismo punitivo que aumenta la duración de las penas, mas no se preocupa por el problema de fondo, que requiere la implementación de políticas de prevención de la criminalidad.

Finalmente, queda la pregunta abierta para que los encargados de revisar y debatir la iniciativa puedan considerarla: ¿en Colombia tenemos un sistema penitenciario preparado para enfrentar medidas como la prisión perpetua?

Relacionados

2805,2719,2806,2807,1928

Antes de desaparecer una institución para darle paso a otra, el Estado debería ocuparse de cuestiones tan relevantes como tener funcionarios...

En Colombia la política criminal y penitenciaria es utilizada para aumentar los índices de popularidad del gobierno de turno. Prueba de ello son los...

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) atraviesa por una de sus crisis más fuertes de los últimos años, tanto así, que se dio vía...

Según cifras del Ministerio de Salud y Protección Social y del Instituto Nacional de Cancerología, cada año mueren en el país alrededor de 540...

Un proyecto de ley aprobado en primer debate en el Congreso de la República busca la obligatoriedad de donar comida que está próxima a vencerse,...

Consejo Editorial