Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Brotes de xenofobia en Latinoamérica, un problema de identidad

Hasta hace unos pocos años pensar en manifestaciones y ataques en contra de las personas que huyen de sus países parecía cosa exclusiva de los Estados europeos. Ocurrió en 2015 con la crisis migratoria en el Mediterráneo, también con la crisis de refugiados de ciudadanos sirios y afganos, y se sigue acentuando y profundizando a lo largo del continente europeo por medio de diferentes actos de protestas y la expansión de partidos de ultraderecha.

Sin embargo, desde finales de 2017, y aún con más fuerza en lo corrido de 2018, en nuestra región se han vuelto cada vez más comunes los brotes de xenofobia, como la destrucción de campamentos a migrantes venezolanos en la frontera con Brasil o los fuertes disturbios contra la presencia de nicaragüenses en San José, Costa Rica.

La xenofobia se entiende como aquella situación en la que unos grupos deciden que quienes no forman parte de su cultura tampoco pueden formar parte de su comunidad de ciudadanos. Esta tendencia parece estar ganando terreno en la manera de sentir de grupos de latinoamericanos, y es contraria al marco histórico y cultural que ha predominado en la región.

A diferencia de los casos referenciados en los últimos años en Europa, en los que el “otro” entra en conflicto con los valores culturales y la construcción de identidad –percibida a través de creencias, idioma, religión, historia común u otras características definitorias del sujeto–, los países latinoamericanos comparten entre sí parámetros ideológicos y culturales afines.

Las recientes manifestaciones de xenofobia en la región llevan a cuestionar el proceso de construcción  de la identidad latinoamericana y a tratar de entender los cambios en las formas de entender y convivir con otras personas.

Dificultades para la integración regional

La dificultad para construir una identidad unificada en Latinoamérica se evidencia igualmente en los procesos de integración regional. La tendencia histórica a mirar a Estados Unidos, Europa, y más recientemente a Asia, por encima de los países vecinos, ha dificultado las diferentes estrategias de desarrollo y acercamiento que se puedan construir entre los países. De ahí que las tentativas de construir una arquitectura institucional para la integración no han tenido los resultados esperados.

Como lo señaló Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), durante la primera jornada del Foro Económico Mundial sobre América Latina llevado a cabo en marzo de 2018, el comercio intrarregional representa solo el 17 % de las exportaciones totales de la región[1].

No se ha podido consolidar un proceso de integración regional, a pesar de contar con una serie de instituciones –como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Comunidad Andina (CAN), entre otras.

Esos organismos cumplen distintas funciones, que incluso llegan a superponerse, pero no logran tener poder de decisión sobre los problemas entre los países. Ejemplo de esto es la poca incidencia que han tenido en la búsqueda de soluciones a las crisis de Venezuela y Nicaragua y su falta de legitimidad para actuar o imponer sanciones.

En tal contexto, la configuración de la identidad latinoamericana se entiende como un modelo único, subordinado e impuesto por un sistema socioeconómico dominador que reproduce una cultura y unos intereses que entran en tensión con otro paradigma de la resistencia, de la diversidad existente en la alternativa emancipadora de la epistemología del Sur, como lo ha planteado el investigador brasileño Boaventura de Sousa Santos.

Del modelo de un mercado abierto y una ciudadanía cerrada

Un tercer elemento que puede explicar el brote de grupos xenófobos en la región se relaciona con las transformaciones del mundo contemporáneo y con la forma como la región asimila los cambios que conlleva la globalización.

El mundo  contemporáneo ha dado pie a nuevas relaciones que abren la posibilidad de negociación de acuerdos económicos y comerciales con otros países y regiones. De ese modo, se hacen difusas y extrañas las fronteras, a la vez que se genera una necesidad de apropiamiento sobre lo que es propio  y fácilmente reconocible.

En este caso la xenofobia no se presenta como expresión sutil de prejuicio. Es fruto, más bien, de “una argumentación racional sobre hechos, números, mercado laboral, etc., que describe la situación entre los nacionales y los extranjeros en términos de legitimidad de derechos para los nacionales y preconiza la preferencia nacional sobre la base de un razonamiento de justicia”. (Sánchez-Mazas y Van Humskerken, 2005)

Es entonces cuando la diversidad, lo esporádico, momentáneo e incierto del mundo actual produce que la alteridad represente al “otro” a partir de una afirmación de la identidad del “nosotros”. Es decir, se da un proceso simultáneo de construcción/exclusión que define parte de los valores culturales e ideológicos que construyen la identidad de lo nacional.

Buscando salidas

Un acercamiento a los brotes de xenofobia que se vienen dando en la región pasa por entender las dinámicas de construcción y re-construcción de identidad en toda la región latinoamericana.

Una posible solución sería construir políticas públicas conjuntas entre los países para abordar desde un enfoque solidario y de coordinación las diferentes crisis migratorias y económicas en la región (Venezuela, Nicaragua y, recientemente, Argentina). Para esto es crucial promover y consolidar un proceso de integración regional legítimo y con poder de decisión. También es vital entender las dificultades históricas y contemporáneas que se presentan en la configuración de la identidad latinoamericana, con el fin de fortalecer y superar los momentos de tensión y de incertidumbre característicos del nuevo orden mundial.

----------------------------------------------

Referencias

Cepal. (2018). Informe de la reunión de expertos sobre integración regional de América Latina y el Caribe. Disponible en: https://www.cepal.org/es/publicaciones/43562-informe-la-reunion-expertos-integracion-regional-america-latina-caribe

Sanchez-Mazas, M. y Van Humskerken, F. (2005). Marcos de referencia y modos de reconocimiento. Hacia una lectura del racismo y de la xenofobia en la modernidad. Psicología Política, 30, 85-98. Disponible en: https://www.uv.es/garzon/psicologia%20politica/N30-6.pdf

 


[1] Más información: Cepal, 2018. Cepal llama a América Latina y el Caribe a revigorizar integración y potenciar comercio intrarregional. Disponible en: https://www.cepal.org/es/comunicados/cepal-llama-america-latina-caribe-revigorizar-integracion-potenciar-comercio

Relacionados

89,1269,498,112,543,1722,1638,1723

En lo que va corrido del siglo XXI América Latina ha vivido giros políticos que han pasado por una oleada de Gobiernos de centro-izquierda, que...

El fenómeno migratorio pasó de ser un flujo de ciertos individuos o familias, a ser caravanas de miles de personas a las que ningún Estado está...

Los efectos negativos que señalan con frecuencia los medios y el discurso xenófobo de varios líderes políticos ha puesto de nuevo al fenómeno en los...

El triunfo en las elecciones de Brasil de un candidato con un discurso radical puede explicarse por al menos cuatro razones. Ahora queda pendiente...

Muchos temas abordados en manifestaciones de estudiantes, docentes y directivos de universidades públicas y privadas de Colombia son comunes a otros...

Consejo Editorial