Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Bogotá y la Sabana ya tienen su guía

Toda guía es un lazarillo ilustrado.Evita el riesgo de pasar por delante de alguna maravilla, o muy cerca, y no verla, no apreciarla, y al mirarla y ratificarla después en una foto, confirmar que se trataba de una obra valiosa, y además conocer algunos de sus datos básicos.

Una guía es como llevar un profesor en la maleta, un amigo sabio, un baquiano que no pide propina. Ellas introducen al lector en una ciudad o en un tema; sus síntesis históricas y especializadas lo ubican y preparan para la comprensión de un turismo ligero, o lo inducen para el estudio profundo. Trazan recorridos que algunos siguen al pie de la letra y de manera exhaustiva mientras otros los inician y pronto los abandonan, aunque las cargan para tener a la mano historias, planos, contextos, anécdotas, fechas y nombres.

Los ingleses que hacían el tour de Palladio en el Véneto, o Italia en general, llevaban algo parecido, y para lo mismo sirvieron los textos de Winckelmann en el siglo XVIII, con sus eruditas y sensuales descripciones de las antigüedades griegas y romanas.

Todos se remiten a sus páginas ante las dudas o en busca de consejos y datos, o como propuesta de rumbos o posibilidades. Son estructuradas desde la subjetividad y las convicciones de sus autores, quienes señalan lo que hay que ver sin pretender hacer una selección absoluta, inapelable, sino que representan una mirada particular pero profesional.

El Códice Calixtino (obra de 1160 atribuida a un monje benedictino) fue quizá la primera guía de viaje. En ella se referenciaban la geografía, los caminos, puentes, poblados y posadas, y también peligros y recomendaciones convenientes para el camino de Santiago de Compostela (España).

Los ingleses que hacían el tour de Palladio en el Véneto, o Italia en general, llevaban algo parecido, y para lo mismo sirvieron los textos de Winckelmann en el siglo XVIII, con sus eruditas y sensuales descripciones de las antigüedades griegas y romanas, algo que influyó enormemente en la valoración del arte clásico en su Alemania y en Europa entera.

En el siglo XIX acompañaron muchos viajes las famosas guías Baedeker, para los alemanes, o Murray para los ingleses, o después, las Fodors, Michelín, Lonely Planet y varias más que pretenden ofrecer todo en un libro de bolsillo: historia, mapas, monumentos, posadas, comidas y demás información.

Ahora las aplicaciones en el teléfono con GPS son las que ubican y recomiendan restaurantes, compras u hoteles, avalados por las calificaciones de caminantes anteriores. Otras ya son especializadas, como las de arquitectura, organizadas en trayectos y complementadas con datos esenciales y fotos pequeñas de los edificios escogidos.

La primera edición de la Guía de arquitectura y paisaje: Bogotá y la Sabana (Editorial un, 2012) de los profesores Silvia Arango Cardinal, Carlos Niño Murcia, Jorge Ramírez Nieto y Alberto Saldarriaga Roa, de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia (UN), fue encargada por la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía (España) como parte de sus guías de las principales ciudades de la América hispana. También se hicieron las de capitales como Lima, Quito, Buenos Aires o Panamá.

La obra contó con el apoyo de la UN, gracias al cual los autores pudieron reunirse para precisar su estructura y contenido, seleccionar los edificios y sus fotos, los pormenores de cada obra y los demás documentos que la enriquecen.

La reedición de la Guía por parte de la Facultad de Artes formó parte de las 181 novedades presentadas por la Editorial UN en la recién concluida 31a Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo 2018).

Cartografía detallada 

Los autores no quisieron limitarse a la ciudad sino abarcar la Sabana, aquella planicie fértil que fuera un lago en tiempos arcaicos y cuya evolución milenaria la hace un lugar privilegiado y poderoso, el entorno que acoge y explica la ciudad, el alfoz de la jurisdicción colonial, la región capital de la nación moderna, la que constituye su riqueza y define su paisaje y ambiente. Siguieron la construcción del territorio y lo urbano en el tiempo, para decantar lo que consideraron su patrimonio natural y construido.

Una de las preocupaciones fundamentales fue elaborar una cartografía que no fuera un mapa blanco y abstracto sino que mostrara la orografía de Bogotá y su Sabana, sus cañadas, senderos naturales, obstáculos y pasos

El marco esencial de la Guía es la geografía: montes y sabana, ríos y humedales, vientos, estaciones, fauna y flora nativa e importa­da, rutas, catastros y suelo, suelo feraz, verde esmeralda. También describe a sus gentes, antes españoles, indígenas y mestizos, luego cachacos (encarnación de la élite) y guaches (miembro de la plebe o del pueblo raso en general), palabras que eran de uso corriente desde mediados del siglo xix, y ahora una gran diversidad de colombianos provenientes de todas las regiones del país.

Por eso, una de las preocupaciones fundamentales fue elaborar una cartografía que no fuera un mapa blanco y abstracto sino que mostrara la orografía de Bogotá y su Sabana, sus cañadas, senderos naturales, obstáculos y pasos, más lo que han erigido sus habitantes con el transcurrir del tiempo.

La obra es una mirada de arquitectura y paisaje que se debe complementar con otras de cultura, gas­tronomía, ecología y actividades. La ciudad se dividió en el centro, la periferia temprana –hoy parte de la primera ciudad moderna– y la periferia actual de la extensa urbe. Cada área tiene varios subsectores, con sus mapas particulares en los que sobresalen los edificios distinguidos y los números que los identifican para su consulta. Algunos casos son especiales, como la Ciudad Universitaria, el Centro Internacional y el Parque Simón Bolívar.

Cinco rutas para conocer la Sabana 

A su vez, la Sabana se organizó en cinco zonas, o rutas de conocimiento, con sus apacibles poblados –los viejos pue­blos de indígenas– y sus expansiones desbordadas, como también las haciendas que con su sobriedad vernácula y clásica han regentado labor y cultura. Estas rutas son:

  • La fuerza del agua en el sur, donde se aprovechan las caídas hidráulicas para generar energía.
  • La ruta de los humedales al occidente, cuyos ríos al desbordarse han generado depósitos de agua benéficos, vitales y cobi­jo de animales autóctonos y aves migratorias.
  • Los valles fértiles en el noroccidente, de Tabio, Tenjo y Subachoque.
  • Los pueblos de la sal, en el norte, de Chía a Zipaquirá y Nemocón.
  • La ruta de las lagunas en el noreste, desde Sopó hasta Suesca y Guatavita, cuyos cerros dominan la Sabana y conservan su vegetación nativa, un espectáculo húmedo de un verde “de todos los colores”, como decía el poeta Aurelio Arturo rememorando sus ancestrales tierras nariñenses.

La Guía termina con varios apéndices: haciendas, planeación urbana y vivienda colectiva, como aspectos importantes de la construcción en la historia, hasta concluir con un recuento de los fotógrafos que forman parte de la publicación, más los índices que facilitan la consulta.

La edición es bella y rigurosa, la información precisa y pertinente, en este itinerario que confirma el paradisíaco entorno que se ubica 2.600 metros más cerca de las estrellas, en un clima que no es de frío invernal sino fresco y de primavera; un espacio que advierte del riesgo de seguir invadiéndolo de manera desordenada , fea y agresiva con el medioambiente, que depreda humedales, aguas y bosques, montes, aires y patrimonio, para dejar a las generaciones venideras solo cemento y escombros de una ambición desmedida y autodestructiva.

La Guía indica construcciones excepcionales y su relación con el entorno natural para que el lector reflexione sobre el delicado balance en que se fundamenta la permanencia de Bogotá y la Sabana.

Relacionados

1131,1132,1133,1134,2

Medellín es la ciudad de Colombia con más edificios de más de 8 pisos. A febrero de este año contaba 1.411 edificaciones de ese género. Por eso, una...

La fundación ProBogotá Región realizó el pasado 14 de marzo el lanzamiento del documento “La Región Metropolitana de Bogotá: una propuesta para la...

Con esta crítica, el profesor Orlando Rangel, doctor en biología de la Universidad Nacional de Colombia, cuestiona el papel de la entidad ambiental en...

Hamburguesas, salchichas, gomitas de carne, bebidas con frutas y hortalizas, tortas, galletas, quesos y yogures bajos en grasa y azúcares, ahora son...

Los ciudadanos deben volver a los hábitos de reuso de materiales y los gobernantes, continuar con las políticas públicas de sus antecesores si éstas...

Consejo Editorial