Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Así aplica la matemática en la asignación de curules

La explicación es solo una: porque en Colombia se aplica la fórmula d´Hondt, o cifra repartidora, que se utiliza para distribuir los puestos de un cuerpo colegiado como el Congreso, que no es proporcional a los votos obtenidos por los aspirantes.

El número de curules o puestos para los representantes a la Cámara varía por departamento y depende de su extensión y número de habitantes. En cada departamento se elige un número determinado de representantes previamente establecido. Por ejemplo Bogotá, por ser Distrito Capital, tiene derecho a 18 curules.

Para entender cómo se distribuyen estas curules, suponga que la Cámara de Representantes es un teatro con 166 sillas (número de puestos que la componen) y que varias familias (partidos políticos o grupos significativos de ciudadanos - GSC) quieren entrar a ocuparlas.

Como estas sillas están previamente distribuidas según la región, ya se sabe cuántas le corresponden a cada departamento, y que para Bogotá son 18 sillas.

En Colombia hay 14 familias (partidos o GSC) que se presentan a elecciones con ese fin:

  • Centro Democrático
  • Partido Verde
  • Decencia
  • Cambio Radical
  • Partido Liberal
  • Polo Democrático Alternativo
  • Partido Mira
  • Justa Libres
  • Partido Conservador
  • Partido de la U
  • Partido Somos
  • Opción Ciudadana
  • Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC)
  • Todos Somos Colombia (TSC)

Cada una de estas “familias políticas” se organiza y postula hasta el mismo número de candidatos de las sillas que tiene disponibles para ocupar. Es decir que para 18 sillas solo puede aspirar con una lista de 18 candidatos por partido.

Como estas sillas están previamente distribuidas según la región, ya se sabe cuántas le corresponden a cada departamento, y que para Bogotá son 18 sillas.

Esta es la lista por la que votan los ciudadanos en cada uno de sus departamentos el día de elecciones, según sus preferencias de partidos y aspirantes.

Pasada la votación, para nuestro ejemplo el administrador del teatro (la Registraduría Nacional del Estado Civil) realiza el conteo de boletos (votos) y va haciendo la cuenta de cuántos asientos le corresponden a cada familia con el método de la cifra repartidora.

Para el caso de Bogotá, los candidatos a la Cámara de Representantes de todos los partidos obtuvieron en total 2.170.845 votos. La Registraduría divide este número de votos (que cambia en cada nueva elección) entre las 18 sillas (curules disponibles), lo cual da 120.602, y este resultado lo divide de nuevo entre 2, lo que en este caso da 60.301.

El resultado de estas dos operaciones se conoce como “umbral electoral” y significa que el partido que obtenga menos de este número de votos no alcanzará a entrar en la repartición de sillas (curules).

Con base en los resultados de las elecciones del pasado 11 de marzo, los partidos Somos, Opción Ciudadana, FARC y TSC no alcanzaron a entrar en la distribución de curules por obtener un número inferior de votos al establecido en el umbral electoral de estas elecciones.

Segunda operación

Cuando se sabe quiénes pasaron el umbral, los votos de cada familia (partido) se dividen entre las 18 sillas: los votos del partido dividido entre uno, después entre dos, entre tres y así sucesivamente hasta llegar a 18. Es decir que el administrador debe hacer 180 divisiones, porque 10 familias superan el umbral y son 18 las sillas a otorgar.

El siguiente paso es identificar la cifra mayor de los 180 resultados, después la segunda y así hasta la decimoctava mayor cifra. Se conoce como la “cifra repartidora” y se utiliza para dividir los votos obtenidos por cada familia (partido) y, de esta manera, determinar el número de sillas que le corresponde a cada una.

El resultado de estas dos operaciones se conoce como “umbral electoral” y significa que el candidato que obtenga menos de este número de votos no alcanzará a entrar en la repartición de sillas (curules).

En este ejemplo el primer cociente parcial fue de 473.537 y vamos disminuyendo hasta llegar a la decimoctava cifra mayor que en este caso fue 94.707.

Después se divide el total de votos por familia (partido) entre 94.707, que es la cifra repartidora, para obtener el número de las sillas (curules) que tendrá derecho a ocupar. Es decir que a cada partido le corresponde el número de sillas o curules que resulte de dividir los votos que obtuvo como partido entre la cifra repartidora.

Repartición

Al aplicar este método para el caso de la Cámara de Representantes por Bogotá, según los resultados de las elecciones que acaban de pasar, la distribución de sillas (curules) quedó así: el Centro Democrático obtuvo 5 sillas (curules), otorgadas a los cinco candidatos con mayor votación, y el Partido Verde 4 sillas. En cambio el Partido de la U, que alcanzó más de 78 mil votos, no logró ninguna silla porque al dividir sus votos por la cifra repartidora le dio 0,83 aproximadamente, o sea menos de una silla.

Así las cosas, unos se quedaron por fuera gracias al umbral, o sea por los pocos votos totales obtenidos, y otros porque, pese a que superaron el umbral, la cifra repartidora no les alcanzó ni para una silla o curul.

Relacionados

86,526,758,231,38,759,760,761,762

Además de ser la memoria histórica de la diversidad herbolaria desde la Expedición Botánica, el Herbario Nacional Colombiano es la principal fuente...

Las proyecciones del marco fiscal de mediano plazo siguen influenciadas por el repunte coyuntural de los precios del petróleo. Se mantiene un modelo...

De los tres enfoques para enfrentar el problema (sustituir cultivos, tratar el consumo desde la salud pública y enfrentar el narcotráfico) solo se...

Según Carlos Martínez Becerra, profesor e integrante Observatorio Económico Internacional de la Universidad Nacional, uno de los componentes de la...

Chiribiquete es el parque nacional natural de selva húmeda tropical más grande del continente declarado recientemente por la Unesco como Patrimonio de...

Consejo Editorial