Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Alteración genética que se creía exclusiva de humanos fue hallada en primate

Desde el siglo XVIII se comenzó a definir la disgenesia gonadal, una alteración genética que afecta exclusivamente a las hembras. La primera publicación al respecto se hizo en 1902, pero el mérito de su descripción se le otorgó al endocrinólogo estadounidense Henry Turner, quien en 1938 la confirmó después de un estudio en siete mujeres de edades entre 15 y 23 años.

Aunque la noción de disgenesia gonadal es antigua en los seres humanos, la investigación de la estudiante Yudrum Rivillas Puello, de la Maestría en Biotecnología de la Universidad Nacional de Colombia (UN) Sede Medellín, confirma el primer registro de dicha condición en primates, concretamente en un híbrido de tití, es decir resultado del cruce de especies genéticamente distintas.

La alteración genética se da ante la falta de diferenciación entre el sexo morfológico y el genético, el cual en mamíferos está determinado por los cromosomas xx en hembras y xy en machos. “Los individuos con disgenesia gonadal presentan cromosomas sexuales xy, pero físicamente son hembras”, explica la ingeniera biológica Rivillas.

“Haberla hallado en otros primates es un golpe de suerte. Que se dé en ambos quiere decir que tanto ellos como nosotros estamos expuestos a las mismas condiciones por las cuales se puede generar una alteración”,

Lo que implica el hallazgo de la investigación es que el cromosoma Y no tiene la capacidad para inhabilitar el desarrollo femenino. Entonces, a pesar de tenerlo, no diferencia sus órganos sexuales hacia un macho. A esta conclusión se llegó después de analizar muestras de sangre de ocho titíes grises y cuatro cabeciblancos cuidados en el Centro de Atención de Fauna Silvestre (CAV), ubicado en Barbosa (Antioquia), luego de haber sido víctimas de tráfico.

Según la estudiante Rivillas, el hecho de que la disgenesia gonadal se haya detectado antes en humanos y luego en un mono híbrido es un llamado a cavilar sobre el desco­nocimiento que todavía existe en el mundo con respecto a los primates. Su reflexión recuerda la de la reconocida primatóloga Jane Goodall, quien cree que los monos le han enseñado a los seres humanos lo arrogantes que pueden llegar a ser al pensar que son diferentes al resto del reino animal, y también que se debe aprender mucho de ellos.

Según la estudiante Rivillas, como en humanos se han hecho más estudios ha sido posible encontrar su alteración genética, aunque ocurre con una frecuencia muy baja: 5 en 100.000 recién nacidos.

“Haberla hallado en otros primates es un golpe de suerte. Que se dé en ambos quiere decir que tanto ellos como nosotros estamos expuestos a las mismas condiciones por las cuales se puede generar una alteración”, subraya la futura magíster.

Al respecto, el biólogo Iván Darío Soto, profesor de la Universidad de Antioquia, menciona que hay dos posibles explicaciones: que el embrión no haya desarrollado gónadas (células reproductoras) ni los genitales de macho, o que durante la gestación de mellizos uno de los hermanos sea el que reciba células embrionarias. “Normalmente las que hay en el cuerpo son producto de un embrión original. Puede suceder que casi todas las células del individuo sean xy y algunas otras xx que originen a las gónadas”, complementa.

Especies endémicas

El híbrido de tití en el que se halló la alteración genética resultó del cruce entre un Saguinus leucopus (tití gris) y un Saguinus oedipus (tití cabeciblanco), y se cree que su nacimiento se dio en cautiverio. Las dos especies son endémicas de Colombia, se distribuyen entre los ríos Cauca y Magdalena y viven en grupos de 4 a 15 individuos.

El tití gris habita bosques secos tropicales, húmedos y premontanos muy húmedos. La Lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés) reporta que el primate está en nivel de amenaza de peligro. Por otra parte, los hábitats del tití cabeciblanco son los bosques húmedos y los caducifolios secos; la especie está en peligro crítico.

Las principales causas de riesgo para ambas especies de titíes son la pérdida de bosques nativos y el tráfico ilegal, ya que su reproducción podría estar dándose sin limitaciones geográficas o biológicas. Un ejemplo de las últimas es un tipo de “acertijo químico” generado por el óvulo de una especie, en el cual solo un espermatozoide puede fecundar.

Según datos de la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia), miembro del Comité Interinstitucional de Flora y Fauna Silvestre de Antioquia, entre enero de 2017 y marzo de 2018 se recuperaron 56 primates, entre ellos siete titíes grises.

Exámenes genéticos, primordiales

El médico veterinario Jhonatan Álvarez, del Parque Zoológico Santa Fe de Medellín, explica que al ingresar a programas de recuperación los primates deben pasar por un proceso de cuarentena que tarda entre 60 y 90 días, tiempo durante el cual se evalúan sus condiciones biológica, de salud y nutricional.

Aunque los estudios genéticos ayudan a tener mejor información para tomar decisiones acerca del manejo de especies, generalmente no se incluyen entre los exámenes. “Dichas pruebas permiten conocer la procedencia de los animales, información útil para evitar riesgos de liberarlos en zonas diferentes a sus ambientes o en poblaciones con genes distintos”, menciona la profesora Claudia Isabel Brieva Rico, de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la un Sede Bogotá.

Al respecto, el profesor Juan Bautista López, de la Facultad de Ciencias de la un Sede Medellín, expresa que la información obtenida por la estudiante Rivillas es valiosa especialmente para zoológicos, porque sugiere tener precauciones en programas de recuperación y de reintroducción de fauna decomisada, “cuyo manejo es complicado porque no se conoce exactamente el impacto ecológico que podría causar el hecho de cruzarse”.

“Dichas pruebas permiten conocer la procedencia de los animales, información útil para evitar riesgos de liberarlos en zonas diferentes a sus ambientes o en poblaciones con genes distintos”.

Lo más común en híbridos es que sean estériles, pero el hecho de que un individuo tenga una carga cromosómica aparentemente balanceada podría indicar que es fértil, por lo que esta característica representaría un riesgo en caso de que el animal sea reintroducido a determinado hábitat, por la probabilidad de desplazar a otras especies.

Por estas razones, la investigadora Rivillas Puello llama la atención sobre la pertinencia de analizar comportamientos cromosómicos en primates no humanos, ya que ellos no son frecuentes. Por tanto, el estudio propone incluir todas las técnicas de análisis de cromosomas y de biología molecular, con el propósito de generar mejores soportes para tomar decisiones importantes respecto al futuro de los animales.

Relacionados

1282,504,1283

Ya se han clonado más de 20 especies animales como perros, gatos, caballos y cerdos. También se ha utilizado con especies en vía de extinción. Pese a...

Consejo Editorial