Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Un contacto que salva, una ciencia que vive

Según un reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año nacen en el mundo 15 millones de niños sin terminar su periodo de gestación de 37 semanas.

De los sobrevivientes, una cantidad considerable sufre alteraciones asociadas con el funcionamiento de algunos de sus órganos, o retrasos en los procesos de aprendizaje.

Uno de los factores que influye fuertemente en el parto prematuro es el estrés relacionado con los diversos tipos de violencia que la mujer ha estado recibiendo de la sociedad como consecuencia de la discriminación por su estado, el abandono o maltrato familiar, la falta de una vinculación laboral o por estar expuesta a condiciones laborales tóxicas. Todos estos elementos son nocivos para una sana gestación y también se reflejan con estrés en el feto y la posible disminución de peso fetal.

A finales de la década del 70, en los pabellones del Instituto Materno Infantil un cuerpo de docentes y estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UN) implementaban y desarrollaban nuevas prácticas de obstetricia y neonatología.

En 1982 el pediatra Luis Hernán Navarrete se unió al programa y lo impulsó en el Estado colombiano por medio del Ministerio de Salud, lo que permitió su difusión e implementación en clínicas y hospitales de todo el país. ​

Ante las dificultades del Instituto por la alta demanda de atención de las madres gestantes y las pocas unidades de apoyo prenatal, el pediatra Édgar Rey Sanabria propuso aplicar una técnica más natural, alternativa a la incubadora, con el objetivo de fortalecer el crecimiento del niño prematuro en el seno materno. Así se creó el denominado –desde sus inicios– “método madre canguro”, cuyo origen se basa en la forma como los marsupiales terminan la fase de crecimiento de la cría en el marsupio o bolsa.

En este procedimiento han jugado un papel central dos elementos. El primero es el fuerte vínculo que se establece entre el cuerpo de la madre y el del hijo, asociado con el hecho de que el calor natural de ella le brinda la sensación de protección y seguridad al neonato, y el segundo es la lactancia permanente.

En 1982 el pediatra Luis Hernán Navarrete se unió al programa y lo impulsó en el Estado colombiano por medio del Ministerio de Salud, lo que permitió su difusión e implementación en clínicas y hospitales de todo el país. El proyecto logró tener acogida en algunos países de América Latina a través de la Unicef y hoy su aplicación se ha extendido a muchos países en todos los continentes, incluyendo algunos del primer mundo como Francia, Suecia y Estados Unidos.

Este procedimiento –primero asistencial y después dentro de la metodología de una investigación– ha ganado espacio en la comunidad médica y científica mundial y ha extendido su acción a bebés y niños sanos, con la premisa de que “el contacto con la madre fortalece los sistemas autónomos que controlan la frecuencia respiratoria y cardíaca, la temperatura corporal y la alimentación, además de fortalecer el vínculo afectivo y emocional entre madre e hijo”, como fue presentado en los diferentes trabajos de los doctores neonatólogos Marshall Klaus y John Kennell, entre otros.

También fue impactante encontrar una referencia al método en la serie de ficción Grey's Anatomy (Anatomía de Grey, temporada 6, capítulo 8), en la cual un médico, apoyado por su internista, decide aplicar el método canguro a un recién nacido que presenta pérdida de sus funciones vitales y que finalmente logra retomarlas y entrar en condición estable.

Este es sin lugar a dudas un aporte de la ciencia colombiana al mundo. Su impacto se mantiene 40 años después de la labor pionera de los médicos de la Universidad Nacional de Colombia en el Instituto Materno Infantil y seguida por otras clínicas universitarias colombianas.

Hoy, frente a la lección que estos desarrollos le han dado a la ciencia y a la nación, el Estado colombiano ve con desidia, desgano e ignorancia tanto las actividades de investigación en esta y otras áreas como a sus talentos y a la gestión de recursos financieros que, a través de Colciencias y otras entidades, apoyan la creación y puesta en marcha de proyectos e ideas. Desconocer estas iniciativas, muchas de ellas escondidas en apuntes, bitácoras y laboratorios, es desconocer que podemos ser competitivos, innovadores y líderes.

​Debemos atraer a la dirección del Estado colombiano para que transforme su visión rentista y adaptadora de tecnologías por la inversión de nuevos y mayores recursos para el desarrollo de la investigación e innovación nacional. 

Un tradicional adagio popular dice que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”. Esta cita pareciera ser el referente de la acción de la dirigencia nacional frente al país que, teniendo un gran potencial humano en las universidades, con la mirada puesta en el desarrollo de proyectos científicos, tecnológicos e innovadores, cierra estos liderazgos y solo quiere seguir, como un lazarillo, la manipulación de tecnologías, algunas ya en desuso, desarrolladas, eso sí, por quienes sí tienen sus ojos puestos en el futuro y sí invierten recursos en ciencia, investigación e innovación.

Quienes llevamos a cabo el proceso creativo y las investigaciones en el país, y de la mano de quienes creen que es necesario desarrollar nuestra ciencia, reunidos en grupos de discusión en redes como #YoDefiendoLaCiencia y #CienciaSinRecorte, o en nuestras propias aulas y recintos académicos, debemos atraer a la dirección del Estado colombiano para que transforme su visión rentista y adaptadora de tecnologías por la inversión de nuevos y mayores recursos para el desarrollo de la investigación e innovación nacional. 

Perfil

Mario Armando Higuera Garzón

Físico con maestría en Física Fundamental y doctorado en Física, de la Universidad Nacional de Colombia (UN). Se desempeña como profesor asociado del Observatorio Astronómico Nacional. Sus principales áreas de trabajo e investigación son: Galaxias y Cosmología: Núcleos activos de Galaxias; desarrollo de aplicaciones móviles (iUN); y educación, divulgación y patrimonio.

Email
mahiguerag@unal.edu.co