Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Si Fleming hubiera descubierto la penicilina en Colombia, el DNP lo hubieran enviado a la cárcel

En Colombia parece que estamos lejos de tener un sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI) capaz de responder las grandes preguntas de la ciencia del mundo, y apoyar el progreso de la nación.

¿Dónde están las apuestas estratégicas en CTeI del país? ¿Cuáles son los referentes en CTeI que podemos mostrarle a la sociedad? ¿Por qué las instituciones que son referente científico en Colombia deben luchar permanentemente por su supervivencia, empezando por la misma Universidad Nacional de Colombia?
 

La respuesta es simple: el desarrollo de un sistema de CTeI es una apuesta que como nación debe ser liderada por el Gobierno, con criterios tanto científicos como técnicos, sin esperar resultados durante su gestión, pero sí pensando en el legado que –como sociedad– los colombianos podemos dejarle al mundo. Se necesita pensar en grande, reconocer que dicho sistema no funciona según los parámetros de la construcción de una obra pública, y crear uno que mire al futuro y no uno que se obsesione por apagar los incendios del presente con las mismas técnicas que han probado ser inútiles en el pasado.


Una de las partes que funciona muy mal en los exiguos recursos de dicho sistema corresponde al Sistema General de Regalías (SGR). Según la ley, por la explotación de los recursos naturales no renovables del país se destina
 

[…] un 10 % para la inversión en ciencia, tecnología e innovación, a través de convocatorias públicas, abiertas, y competitivas, en los términos que defina la Ley que desarrolle el Sistema, de los cuales, mínimo 2 puntos porcentuales se destinarán a investigación o inversión de proyectos de ciencia, tecnología e innovación en asuntos relacionados o con incidencia sobre el ambiente y el desarrollo sostenible1.


Para un actor internacional esto puede ser algo revolucionario e innovador, y que debería conducir hacia la construcción de una sociedad basada en el conocimiento, como lo propone la Misión Internacional de Sabios 2019. Sin embargo, dicho elemento resultó ser uno de los puntos de mayor discordia entre el Gobierno nacional y la comunidad científica nacional, hasta el punto de que en 2017 el Gobierno desvió 1,7 billones de pesos de esos recursos a la construcción de vías terciarias2.


No es suficiente tener dinero para CTeI sino se tiene un sistema que permita utilizarlo eficientemente, y en este momento no lo tenemos. Y la forma como ha venido funcionando el SGR para CTeI desde su implementación –la cual ha dejado mucho que desear a pesar de las cifras que muestra el Gobierno– puede seguir en el mismo estado a pesar de los esfuerzos que se realizan en este momento para obtener una reglamentación más acorde con el gran reto de construir y llevar a Colombia hacia una sociedad del conocimiento, como lo plantea la Misión Internacional de Sabios 2019.


La misma Misión definió una serie de recomendaciones que deberían ser tomadas tanto por el Gobierno nacional como por el legislativo, y por la sociedad misma, y este es el momento más oportuno para mostrar algunas de ellas, que a pesar de haber sido realizadas por la Misión, van en contravía de lo que se discute en la Comisión Quinta de Senado y Cámara. Una de ellas es:
 

  • El Ministerio de CTeI (MinCiencias) debe ser la cabeza del sistema y el responsable de generar políticas nacionales que regulen y promuevan la actividad de CTeI.


A pesar del accidentado inicio que tuvo MinCiencias, se espera que este sea un ministerio que sea la parte líder del sistema mismo. De hecho la ley en la cual se promulga su creación lo establece claramente en su primer artículo, y artículos en leyes anexas3.


Aun así, el Gobierno nacional insiste en mantener al Departamento Nacional de Planeación (DNP) como el líder de este proceso ante el Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) de CTeI, y deja a MinCiencias como la Secretaría Técnica del OCAD. Es como si en una estrategia permanente de jefes de Estado, el presidente de la República delegara su presencia de forma constante en la Oficina de Planeación, ignorando completamente al ministro de Relaciones Exteriores, y dejando a la Cancillería como la Secretaría Técnica del evento, por debajo del mismo DNP. Este simple detalle es trascendental para crear un verdadero sistema de CTeI, y permite hacer una serie de reflexiones preocupantes.


Desde hace varios años la comunidad científica se ha pronunciado acerca de las enormes trabas impuestas desde el mismo DNP para la presentación y ejecución de proyectos de investigación en el marco del SGR; la denominada metodología general ajustada (MGA) es solo la cabeza del iceberg que el DNP insiste en mantener. Los problemas se originan debido a la baja capacidad técnica del DNP en CTeI, papel natural de MinCiencias.


Para ilustrar la situación, la comunidad científica colombiana tiene un comentario –medio en broma, medio en serio– acerca del papel del DNP en el OCAD y el SGR:


Si Alexander Fleming –descubridor de la penicilina– hubiera presentado y desarrollado su proyecto en el marco actual del SGR, el DNP lo hubiera enviado a la cárcel porque presentó una cosa en el proyecto inicial, pero tuvo la mala fortuna de hacer su descubrimiento en un tiempo que no había estipulado, y además de haber inventado nuevas técnicas que no había reportado en el proyecto inicial.


La lógica de los proyectos de investigación no ha sido entendida por el DNP, y menos por los gobernadores que insisten en atomizar los recursos en las regiones y no presentar planes ambiciosos de país, que podrían apoyar el desarrollo de tecnologías cuánticas de la información o el desarrollo de proyectos como Colombia BIO, presentados en la misma Misión de Sabios.


Es claro que el DNP no tiene la capacidad técnica de evaluar los proyectos estratégicos de CTeI, porque esa no es su labor, esa es la labor natural de MinCiencias, y sorprende la obsesión tanto del Gobierno como del mismo DNP en jugar ese papel, haciendo caso omiso de lo que hace años se está advirtiendo desde diferentes partes de la comunidad científica. Es tiempo de dejar de pretender innovar en la administración pública insistiendo en hacer lo que nunca ha funcionado.

 


1 https://dapre.presidencia.gov.co/normativa/normativa/ACTO%20LEGISLATIVO%20No%2005%20DEL%2026%20DE%20DICIEMBRE%20DE%202019.pdf

2 http://es.presidencia.gov.co/noticia/170320-Ma%C3%B1ana-se-presenta-proyecto-de-acto-legislativo-por-1-3-billones-pesos-para-vias-terciarias-con-recursos-de-regalias

3 Artículo 1 de la ley 1951 de 2019 y Artículo 126 de la ley 1955 de 2019.

Perfil

Diego Alejandro Torres.

Profesor asociado del Departamento de Física, Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL). Relator y secretario técnico del Área de Ciencias Básicas de la Misión de Sabios 2019.

Email
datorresg@unal.edu.co