Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Para entender lo que pasó en la recientes elecciones españolas

A propósito del triunfo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en las elecciones generales, en las que obtuvo 38 curules adicionales, tal vez sea bueno repasar un poco la historia para entender qué significa eso.

Lo primero es recordar que hace exactamente ochenta años, en 1939, en España se eliminó la democracia cuando Francisco Franco instauró una dictadura después de ganar la guerra civil que él mismo fomentó. Lo hizo para eliminar el triunfo electoral de una variopinta coalición de izquierda, que si bien tenía grandes problemas de gobernabilidad, era formalmente legítima.

Hubo que esperar a que el dictador muriera en 1975 para reestablecer la democracia en un muy interesante y admirado proceso de reconstrucción institucional que duró casi diez años. En él fueron claves el Rey Juan Carlos de Borbón y personajes del viejo régimen como Adolfo Suárez y su Unión de Centro Democrático (UCD), pero pocos años después fueron los partidos de centro-derecha, Alianza Popular (luego Partido Popular PP), y de centro-izquierda, Partido Socialista Obrero Español (PSOE), los que consolidaron esa transición.

Fue así como en 1985 España ya se había convertido en un país rico y con una democracia muy eficiente, caracterizada en adelante por un “bipartidismo imperfecto”, es decir que estos dos partidos, PP y PSOE, siempre ganarían las mayorías y gobernaría el uno o el otro, en alianzas con partidos menores. Esté último ganó en 1982, pero se considera que el sistema bipartidista se hizo claro a partir de 1985.

Mientras hubo abundancia estos partidos mantuvieron su votación alta, pero se desgastaron con la crisis económica de principios de los noventa, y sobre todo con la que duró entre 2008 y 2014. También hubo corrupción y errores graves cometidos por ambas organizaciones, convencidos sus líderes de la invulnerabilidad del sistema bipartidista que los favorecía, y por eso al final muchos de los españoles se cansaron de sus partidos de siempre y empezaron a buscar nuevas opciones.

Fue así como el éxito en 2015 de dos nuevas organizaciones –el partido Podemos, de izquierda (hoy Unidos Podemos), y Ciudadanos, de derecha– rompió esa dinámica bipartidista con lo que España transitó al multipartidismo, en el cual solo se puede gobernar si hay alianzas fuertes entre los partidos de la misma corriente ideológica.

Esto parecía deseable, y relegitimó algo una democracia que parecía cansada, pero generó altos índices de ingobernabilidad por falta de entendimiento entre los viejos y los nuevos partidos a ambos lados del “espectro ideológico”. En efecto, el PSOE no se entendió con Podemos ni PP con Ciudadanos, a pesar de ser los primeros de izquierda y los segundos de derecha.

Dicha ingobernabilidad se da en los sistemas parlamentarios cuando es difícil escoger quién lidere porque no hay partidos con mayorías suficientes apoyando a alguien, por lo que demoran mucho en definir gobierno, y cuando por fin lo hacen dura poco y es revocado u obligado a convocar elecciones anticipadas.

Así sucedió en España, pues se tardó mucho en escoger jefe de gobierno, Mariano Rajoy del PP (que ya venía gobernando), y luego a este se le quitó el poder por moción de censura. Finalmente quien ganó, Pedro Sánchez, del PSOE, también tuvo que convocar a elecciones anticipadas, porque en ese esquema multipartidista no podía gobernar sin hacer grandes concesiones y prefirió apostar por el todo o nada, y le funcionó.

En efecto, cuatro años después, el pasado 28 de abril justamente, las cosas volvieron a cambiar: el PSOE obtuvo 123 curules (38 más que antes), el PP obtuvo solo 66 –el peor resultado de su historia– y Ciudadanos 58.

En este escenario el PSOE no necesita grandes alianzas y ha dicho que no las buscará, ni siquiera con Podemos, pues prefiere gobernar en solitario. Con esto se vuelve –en cierta forma– al esquema que hubo de 1982 a 2015, en el que el partido ganador gobierna con mucha autonomía, haciendo solo acuerdos mínimos o limitados, difíciles pero posibles.

 

Que cada uno concluya qué significa esto. Unos dicen que se volverá al bipartidismo cuando Ciudadanos barra al PP en la derecha y sea el próximo gobernante en unos años. Otros piensan que el PSOE recuperará muchos de los votantes que se fueron a Podemos y entonces España podrá convertirse en un sistema de “partido dominante”, en el que año tras año gane el mismo partido.

 

También puede suceder que se vuelva a un multipartidismo, pero esta vez gobernable, para lo cual los partidos españoles tendrán que aprender las fórmulas de compromiso de las “democracias consociacionales”, aquellas en las que los partidos hacen pactos de gobernabilidad más allá de sus diferencias.

 

Es difícil hacer futurología, porque en este esquema también hay que tener en cuenta el papel de los partidos regionales, con los que durante décadas se logró hacer gobiernos estables, y el surgimiento de un nuevo partido con vocación de derecha radical, VOX, además del debilitamiento de Podemos, que también perdió un buen número de curules por sus divisiones internas.

 

Sin embargo se puede esperar que con el triunfo del PSOE habrá más gobernabilidad que en los últimos años, mientras sus líderes demuestren que han aprendido de los errores que cometieron en el pasado, cuando se durmieron en los laureles por haber sido uno de los partidos en cierta forma fundadores de la democracia y uno de los grandes artífices del Estado del bienestar español.

Perfil

David Roll Vélez.

Profesor titular con tenencia de cargo del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia y director de los grupos de investigación UN- Partidos y UN-Migraciones. Doctor en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, abogado de la Universidad Pontificia Bolivariana, especialista en Derecho Constitucional del Centro de Estudios Constitucionales de Madrid y posdoctorado en Élites Parlamentarias de la Universidad de Salamanca.

Email
darollv@unal.edu.co
Twitter
@DavidRollVel