Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Misión de Sabios: el tiempo es nuestro para cambiar el país

Si alguna vez Colombia tuvo una oportunidad de mirar hacia su futuro, esta se dio a lo largo de los poco más de 300 días de trabajo de la “Misión Internacional de Sabios”, la cual fijó como gran reto transformar el país en una sociedad y una economía basadas en el conocimiento y la cultura, construidas para cumplir los sueños de los niños y jóvenes, creando continuamente oportunidades para todos, y que aprovechen al máximo su enorme diversidad cultural y biológica.

El pasado 5 de diciembre, en un evento convocado por la Presidencia y la Vicepresidencia de la República, la Misión le entregó al país el informe de su trabajo, realizado por 46 expertos nacionales e internacionales organizados en ocho focos temáticos Ciencias Básicas y del Espacio; Biotecnología, Medio Ambiente y Bioeconomía; Ciencias Sociales, Desarrollo Humano y Equidad; Ciencias de la Vida y la Salud; Energía Sostenible; Industrias Creativas y Culturales; Océanos y Recursos Hidrobiológicos; y Tecnologías Convergentes e Industrias 4.0. Dichos focos recibieron el apoyo de 10 universidades para ejercer las secretarías técnicas, y la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) acompañó el relacionado con las Ciencias Básicas y del Espacio.

El gran punto de partida de la Misión es que “un país no puede depender de otros países en conocimiento básico para tener un desarrollo económico acelerado o para disputar posiciones relevantes en la economía global. La creación de riqueza está asociada con la productividad científica. La generación de riqueza exige crear nuevas industrias y desarrollar tecnologías propias. En la situación de la economía y de la ciencia en Colombia se deberá emprender un camino paralelo de desarrollo de capacidades domésticas en ciencias básicas y tecnología, y de adopción acelerada de tecnologías de frontera”. Es por ello que la Misión plantea realizar un aumento significativo y coordinado en ciencia, tecnología, innovación de base tecnológica y educación, para lo cual propone pasar del 0,24 al 1,5 % del PIB para estos rubros, y advierte que, de no hacerlo, el país rápidamente se encontrará rezagado con respecto a la región.

Así mismo los expertos advierten del enorme riesgo que se corre al descuidar la financiación de las ciencias básicas –algo que las universidades han visto con preocupación en la última década–y de la importancia de financiar investigación de frontera, además de construir amplios vínculos internacionales.

Una de las grandes preocupaciones de la Misión fue el sector de la educación. Prueba de ello es la propuesta de pasar del 10 al 25 % mínimo de regalías destinadas a actividades de CTI, porcentaje que se dedicará a educación con atención integral para los menores de 5 años de las distintas regiones del país. Se propone además crear el Instituto Superior de Investigación en Educación y Alta Formación de Maestros, acompañado de un agresivo plan de becas y estímulos para el estudio de las ciencias básicas con el propósito de acercar la investigación a la docencia, además de crear un currículo de ciencias básicas desde la educación primaria hasta la secundaria.

Un solo artículo no basta para describir en detalle las recomendaciones de la Misión; la labor de difusión e implementación apenas comienza, y la academia colombiana debe estar a la altura de este reto.

Son las universidades, todas sin excepción, las primeras encargadas en proponer y desarrollar planes para cumplir las propuestas; algunos planes piloto de dichas propuestas se pueden desarrollar en las instituciones de educación superior (IES), por ejemplo la UNAL y la Universidad de Antioquia ya han mostrado interés en adelantar planes desarrollados en las áreas de Ciencias Básicas y del Espacio, y de Ciencias de la Vida y la Salud, en los que fueron responsables de desarrollar las secretarías técnicas.

No es suficiente con mirar al futuro, estamos en el mejor momento para tomar el tren que va hacia ese futuro: o nos subimos en él y construimos la historia, o seremos por siempre el sueño que nunca podremos cumplir.

Perfil

Diego Torres

Ph. D. en Física Nuclear con experiencia como investigador posdoctoral de la University of the West of Scotland (Escocia) y Rutgers University (Nueva Jersey, EUA). Jefe de extensión y transferencia de conocimiento de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) sede Bogotá.

Email
datorresg@unal.edu.co