Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
Mala herencia

En Colombia, por donde miremos nos vamos a encontrar con problemas estructurales, esos que van a heredar el nuevo gobierno y el Congreso y que se convierten en un reto. A continuación se relacionan algunos de los inconvenientes que nuestros gobernantes no han superado y han truncado nuestro desarrollo.

Gasto público. Aunque se quiere hacer pensar que en Colombia el gasto público es alto y que es uno de los principales problemas del país, en realidad es todo lo contrario. Según el Banco Mundial (BM), este es más bien modesto; por ejemplo, mientras en 2018 en Brasil el PIB era del 35,5 %, en Francia del 46,8 %, en Italia del 42,8 % y en Bélgica del 39,9 %, en Colombia era del 30,3 %. El poco gasto explica en parte el pésimo servicio en salud, educación, infraestructura, inversión en ciencia y tecnología, etc. Resulta increíble que haya voces que reclamen una reducción del mismo.

 

Pensiones. Se suele creer que los sistemas de pensiones son autosostenibles, y es al contrario: mientras en los países de Europa existe un importante aporte de los Estados, de entre el 10 y 17,5 %, en Grecia es cercano al 17,5 %, en Italia es del 16 %, y en Francia y Portugal del 15 %, y en Colombia fue del 3,4 % en 2018, pero con un problema de fondo, y es que una parte importante del poco gasto colombiano se va para los regímenes especiales que han sido causa de privilegios injustificados.

 

Deuda. En 1996 la deuda pública era del 23,3 % del PIB, a finales de 2020 llegó al 65,7 %, lo cual afecta de manera importante las finanzas del Estado, pues implica que cerca del 22,3 % del presupuesto nacional se destine al pago del servicio de la deuda, un monto mayor que el destinado a inversión. Y el Gobierno, en vez de buscar mecanismos para aumentar el recaudo con impuestos progresivos, ha preferido salir de negocios del Estado y financiarse con deuda. Es como si una empresa en vez de buscar mecanismos para aumentar sus ingresos, manteniendo sus mismos costos, se dedica a vender sus máquinas y se endeuda. La quiebra es el destino más próximo. 

 

Desempleo e informalidad. Los datos recogidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) muestran que en diciembre de 2021 el desempleo en Colombia se ubicó en 12,6 %, superado solo por Grecia con el 12,7 % y España con el 13 %, pero con un componente adiciona: una informalidad por encima del 50 %, que se explica, por un lado, por una economía liviana, de baja industrialización y generación de valor agregado, y por otra, por el poco acceso al crédito, las altas tasas de interés y de impuestos, en especial para la pequeña y mediana empresa.

 

Educación e inversión en ciencia y tecnología. En general el panorama educativo es malo, como lo demuestran los resultados de las pruebas Pisa 2021, que evalúan competencias en lectura, matemáticas y ciencias. Allí seguimos ocupando el último puesto entre los miembros de la OCDE: mientras en lectura obtuvimos 412 puntos, en matemáticas 391 y en ciencias 413, los promedios de la Organización son 487, 489 y 489, respectivamente. 

 

El examen establece 7 niveles, en donde 1 es el peor. En lectura, el 50 % de los estudiantes colombianos –más del doble del promedio de la OCDE (23 %)– se ubica en el peor nivel, es decir que no son capaces ni siquiera de identificar la idea principal en un texto de extensión moderada; solo un 1 % alcanzó los niveles 5 y 6. En matemáticas es peor: el 65 % está en el nivel 1 (OCDE 24 %), lo que quiere decir que los estudiantes no son capaces de representar matemáticamente una situación simple, como por ejemplo convertir precios a una moneda diferente. 

 

La inversión en ciencia y tecnología es vergonzosa: mientras en 2018 Israel invirtió el 5 %, Corea 4,8 %, Suiza 3,4 % y Brasil 1,2%, en Colombia la inversión fue apenas del 0,23 %.

 

Infraestructura. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destacó que por los caminos rurales transita más del 88,7 % del volumen de los recursos naturales que exporta Latinoamérica, y por eso la infraestructura vial incide de manera tan significativa en la competitividad internacional de los países; sin embargo, en Colombia existe un rezago histórico que sigue creciendo. Así mismo, solo una ciudad colombiana cuenta con sistema de metro, y no es Bogotá, la capital, algo que no sucede en ningún otro país de la región. 

 

Industria. El desempeño de la industria colombiana se encuentra en niveles bajos de producción, ventas y empleo en gran parte de sus ramas productivas, lo cual influye de forma negativa en el comportamiento de la economía nacional. Urgen acciones estructurales y duraderas que den soporte al progreso del sector aumentando su productividad y competitividad, y disminuyendo la brecha entre Colombia y los países industrializados. La industria es el motor de cualquier economía, ya que activa el empleo formal y la demanda, y a su vez incentiva la producción y genera desarrollo; nuestros gobiernos, en vez de alentar la industria nacional, torpemente se acomodaron a explotar los recursos naturales. 

 

Sistema financiero. El sistema bancario colombiano es oligopólico, con alta tasas de interés y márgenes de intermediación que van en detrimento de los demás sectores, con excesivas utilidades y beneficios tributarios obtenidos de los favores de la financiación de campañas políticas.

 

Sistema tributario. Proporcionalmente, un trabajador paga hasta un 400 % más de impuesto de renta que las grandes fortunas por dividendos. Debe existir una reforma estructural progresiva y que controle los dineros en paraísos fiscales. 

 

Recursos naturales y sostenibilidad ambiental. En muy pocos países existen concesiones como las que hay en Colombia: mientras lo racional es ser asociado y ganar gran parte de la explotación, en Colombia nos conformamos con unas regalías irrisorias, en algunos casos del 2 y 3 %.

 

Es indudable que el próximo gobierno debe trabajar para conseguir progresos en todos los escenarios mencionados, pues solo esto nos conducirá hacia el desarrollo.

Perfil

Jairo Orlando Villabona Robayo

Profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Económicas (FCE) Universidad Nacional de Colombia (UNAL); director del Grupo de Estudios Fiscales y de Equidad de la FCE de la UNAL. Ph. D. en Ciencias de la Gestión Fiscal de la Universidad de Rouen (Francia)