Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Hablemos del futuro y otros demonios

No existe la más mínima posibilidad de que tengamos éxito prediciendo el futuro. Sin embargo podemos hacer el ejercicio honesto, e interesante, de darle una mirada al presente de la ciencia en el mundo, para tratar de vislumbrar las tecnologías que pueden ser producidas y las innovaciones que se pueden derivar de estas para cambiar nuestra sociedad.

Aclaro que este ejercicio es muy limitado, solo consideraré cuatro desarrollos, y lo asumo con la absoluta certeza de que lo único que puedo predecir con convicción es que me voy a equivocar. No obstante, vale la pena advertir que si solo el 1 % de lo que se proyecta aquí se cumple, nuestro mundo va a cambiar para siempre, en una proporción igual a la ocurrida en los años ochenta, cuando en un laboratorio de física nuclear (CERN) se creó la World Wide Web, que enlazaba documentos de hipertexto dentro de un sistema de información global y que culminó con la creación de internet.

  • Tecnología de edición genética

La denominada tecnología CRISPR/Cas9, para editar y modificar secuencias de ADN de los organismos vivos, permite detectar y cambiar secuencias específicas genéticas casi a nuestro antojo. Este es uno de los descubrimientos más interesantes de las últimas décadas, con aplicaciones que van desde corregir mutaciones y desarrollar vacunas que actúan directamente sobre el material genético del virus –como el ébola y el sida–, hasta mejorar genéticamente especies animales y vegetales. El desarrollo futuro de la tecnología va a requerir estudios avanzados en matemáticas –específicamente en teoría de la información–, en física y química quántica, y en biología, campo del conocimiento que sin duda pasará a liderar el desarrollo de las ciencias en el mundo.

  • Computación cuántica

Hace más de 60 años, el director de IBM afirmó que el mundo solo tenía espacio para un máximo de cinco computadores. Al parecer no estaba equivocado, aunque sus razones no eran las correctas. El desarrollo de la denominada “computación cuántica” permitiría tener una nueva forma de pensar en el mundo.

Modelos matemáticos que solucionan el problema del tráfico de una ciudad y un aeropuerto, inteligencia artificial para eliminar el factor humano en decisiones que van desde el fútbol hasta la justicia

Unos pocos computadores tendrían la capacidad de realizar todos los cálculos que necesitamos (y los que no necesitamos) para cubrir todos esos proyectos que hoy consideraríamos irrealizables. Modelos matemáticos que solucionan el problema del tráfico de una ciudad y un aeropuerto, inteligencia artificial para eliminar el factor humano en decisiones que van desde el fútbol hasta la justicia, y hasta –por qué no– la creación de organismos que no necesitan ADN para ser considerados vivos. La computación cuántica es la forma como la naturaleza “calcula”; entenderla es entender a la naturaleza misma.

  • La teoría del todo

El descubrimiento de la mal llamada “partícula de Dios”, en el mismo laboratorio donde se creó internet, abrió los ojos del mundo a la revolución científica más grande que se ha vivido. La búsqueda de las diferentes piezas que darían soporte a la teoría más completa de la historia (el “modelo estándar de partículas elementales”) es probablemente el logro más grande de la humanidad.

Esta búsqueda ha creado subproductos como internet y la microminiaturización de la electrónica, que es la razón por la cual usted puede leer esta columna desde su computador personal y teléfono celular. Pero, más allá, abrió la posibilidad de entender en una sola teoría las cuatro fuerzas que sabemos que gobiernan la naturaleza y que nos convertirían en dioses capaces de crear nuevos universos.

Un impacto inmediato es la forma como utilizamos la energía y la información, y nos relacionamos con la naturaleza; aprenderíamos a entender cómo es que esta es tan eficiente y eso nos haría eficientes cambiando el entorno que nos rodea.

  • Astrobiología

La posibilidad de que exista vida por fuera del planeta Tierra es algo que poco a poco empieza a ser aceptado en la comunidad científica abriendo la posibilidad de entender cuáles son los límites para la existencia de la vida. Los organismos extremófilos nos darían la respuesta de si esta surgió en un momento específico de la evolución del universo o si es una característica inherente al universo mismo, como el tiempo y el espacio, y que nació con el surgimiento de estos.

El cambio de paradigma acerca de nuestro papel en el mundo cambiaría de forma definitiva: modificó nuestro comportamiento y repercutió en nuestras más arraigadas creencias, acabando con conceptos como raza o nacionalidad.

En cada uno de estos desarrollos científicos ya existe una serie de compañías que buscan aplicar los resultados obtenidos hasta ahora. No es ciencia ficción, es el futuro, pero el futuro es ahora, un futuro en el que las implicaciones éticas van muy por detrás de los avances científicos y tecnológicos.

El cambio de paradigma acerca de nuestro papel en el mundo cambiaría de forma definitiva: modificó nuestro comportamiento y repercutió en nuestras más arraigadas creencias, acabando con conceptos como raza o nacionalidad.

Si como sociedad queremos aprovechar la posibilidad de participar en este futuro, debemos dejar de mirar para abajo y mirar hacia las estrellas. Y nuestros políticos juegan un papel muy activo en este futuro. Nuestros jóvenes creen en la ciencia como la luz hacia el futuro. Es tiempo de que nuestros políticos miren hacia los jóvenes que quieren un futuro donde puedan participar de ese 1 % que hará que nuestro mundo cambie para siempre.

Perfil

Diego Torres

Diego Torres es físico y doctor en Física Nuclear de la Universidad Nacional de Colombia, donde se desempeña como profesor asociado. Ha sido estudiante invitado de la Universidad de Lund (Suecia) y se ha desempeñado como asistente de investigación posdoctoral de las universidades del Oeste de Escocia (Reino Unido) y Rutgers (Nueva Jersey, Estados Unidos).

Email
datorresg@unal.edu.co