Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
¿Decisiones de gobierno?

El pasado 30 de mayo el presidente Donald Trump lanzó un inquietante tweet sobre una nueva “estrategia” para aplicar una tasa impositiva inicial del 5 %, que regiría desde el pasado 10 de junio sobre todos los bienes importados desde México hasta su país. Aparentemente esta medida buscaría forzar acciones del Gobierno mexicano para detener la inmigración ilegal hacia los Estados Unidos.

Más allá de ser una propuesta del argot nacionalista que tenga como objetivo fortalecer los productos hechos en Estados Unidos y para Estados Unidos, Trump ha retomado su faceta en la que expone las relaciones comerciales de su país con otros bajo una dinámica de saqueo y explotación.

En realidad parece ser más una estrategia con miras a las elecciones de 2020, pues nuevamente está acudiendo al segmento electoral que elogió su discurso contra los inmigrantes casi cuatro años atrás, cuando resonaba la candidatura del entonces empresario. Progresivamente, en su cuenta de Twitter se solapan mensajes contra los migrantes con nuevas proyecciones que le apuntan a una próxima victoria presidencial el año entrante.

No obstante, días antes de la fecha interpuesta por el mandatario estadounidense, México llegó a un acuerdo con Estados Unidos para evitar los impactos que afectarían a ambas partes. Fue toda una bomba de tiempo, que aunque se pudo controlar oportunamente deja muchas dudas frente a lo que realmente negoció el presidente Andrés Manuel López Obrador, es decir si se limitó a medidas de control migratorio y al hecho de quedar supeditado a un gobierno extranjero que decidirá si México está haciendo las cosas bien o no.

A pesar de que la amenaza parece estar controlada, bajo una estricta supervisión, conviene cuestionarse qué tan conveniente resulta usar acciones comerciales que, en sí, resultan responder más a temas políticos que a beneficios económicos y comerciales. En definitiva, empezar a quebrar las estrechas relaciones comerciales que Estados Unidos mantenía con países como México o China no tiene una buena prospectiva desde los mercados internacionales.

La realidad es que si la propuesta se cumpliera, las consecuencias serían más catastróficas para México. Según datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos, México figura en el segundo puesto del ranking de socios comerciales de ese país, con 346.100 millones de dólares por concepto de importaciones realizadas por Estados Unidos desde México, y 265.442 millones de dólares por concepto de exportaciones hacia México.

Desde el lado de México, las exportaciones totales sumaron el año pasado 450.920 millones de dólares, de los cuales más del 70 % vienen patrocinados por Estados Unidos, su principal socio comercial. Si se cumpliera una subida progresiva en los aranceles por concepto de productos provenientes de México, el país latinoamericano podría entrar en recesión. Por lo pronto ya empezó a establecerse una caída de las exportaciones de México en un 2 %, una alta volatilidad del peso mexicano, y hasta una posible recesión si la subida del arancel cumple con aumentarse al 25 %.

Sin embargo es posible que esto no se quede solo en amenazas, pues el presidente Trump ya ha pasado a los hechos, como por ejemplo con el aumento a los aranceles del 25 % para las importaciones de productos chinos, por valor de 200.000 millones de dólares en mayo. Si no le tembló la mano con su más importante socio comercial, no cabe duda alguna de que puede atreverse a hacer lo mismo con México.

No obstante, la semana pasada se conocieron algunos detalles adicionales de la negociación con México que frenó la medida. Para la penúltima semana de julio, Estados Unidos revaluará los nuevos esfuerzos de control migratorio que México se comprometió a imponer a cambio de que Trump no subiera los aranceles para sus productos. Y aunque se pretende un despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur y el cumplimiento de la propuesta de “tercer país seguro”, lo que se estima que México puede hacer para reducir la migración a los reducidos márgenes que solicita Trump parece ser muy poco.

Para el caso colombiano, la balanza comercial se mantiene con superávit (aspecto que no se mantiene con China ni con México). Según cifras estadounidenses, mientras en 2018 las exportaciones de Estados Unidos hacia Colombia sumaron 15.158 millones de dólares, las importaciones registraron 13.783 millones de dólares.

A pesar de ello, no debemos pasar por alto la constante preocupación que emana de Trump sobre temas de narcotráfico, un criterio que en cualquier momento puede desatar la ira del mandatario estadounidense para obligar a nuestro país a tomar medidas más extremas sobre el control de cultivos ilícitos y el expendio de drogas hasta las fronteras con Estados Unidos.

Si bien la probabilidad no parece alta por ahora, recordemos que a inicio de este año el secretario Mike Pompeo mostró su preocupación sobre el tema por el aumento de los cultivos de coca y la producción de cocaína. Seguir manteniendo la bandera de ser el país que más produce cocaína en todo el mundo es algo que nos podría pasar una cuenta de cobro muy alta, especialmente cuando se sabe que el principal consumidor es Estados Unidos.

Perfil

Jissel Rodríguez Ruiz

Administradora de Empresas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL). Magíster en Dirección y Gestión financiera de la Universidad Rey Juan Carlos de España.