Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Ciencia, esencial para lograr mayor productividad en Colombia

Poner la competitividad como un objetivo de desarrollo económico del país ha sido un error de los últimos gobiernos, según diferentes connotados economistas colombianos, pues esta es multifactorial y depende de variables económicas como los impuestos, la calidad de la educación, la infraestructura, el costo de la mano de obra, las habilidades lingüísticas o la tasa de cambio, es decir factores difíciles de controlar por parte de un Estado.

Mientras la competitividad es la capacidad de una organización de desarrollar ventajas competitivas frente a sus competidores para obtener una posición destacada en su entorno, la productividad –como medida económica que calcula cuántos bienes y servicios se han producido por cada factor utilizado (trabajador, capital, tiempo, costes, etc.) durante un periodo determinado– depende en alto grado de la ciencia y la tecnología. Lamentablemente es un objetivo incomprendido en Colombia. A la productividad se llega con innovación, y esta se alcanza con ciencia.

La relación ciencia-tecnología-innovación no es un modelo lineal, sino que podríamos llamar “de redes”, en el que se presentan dos culturas, dos mundos. Mientras la productividad es la cultura de la ganancia, la utilidad que resulta de la producción de un bien o un servicio, en la academia es la cultura de la primacía, la preponderancia o la predominancia que se ejerce sobre los resultados académicos de sus pares.

Dos sistemas complementarios que tienen sus propias dinámicas, culturas y tiempos. Pero, ¿en qué condiciones logran conectarse? La respuesta a esta pregunta la dieron los investigadores Eduardo Albuquerque y Americo Tristao Bernardes, quienes presentaron un estudio (1) sobre lecciones en este ámbito para países menos desarrollados.

Ellos discuten tanto sobre los roles específicos que tiene la ciencia en las etapas iniciales del desarrollo –señalando sus contribuciones para los países– como sobre la existencia de umbrales de producción científica que se deben sobrepasar para activar nuevos canales de interacción entre la infraestructura científica y la tecnológica.

Usando estadísticas de patentes (USPTO) (2) y documentos científicos (ISI) (3) para 120 países en 1974, 1982, 1990 y 1998, este artículo analiza algunas evidencias sobre los umbrales de la producción científica para originar una relación interactiva entre ciencia y tecnología. Estos datos también documentan que el valor de este umbral parece duplicarse de un periodo a otro. Aunque este texto presenta resultados tentativos, se discuten algunas implicaciones políticas: el desarrollo institucional científico debe ser visto como un componente de las políticas industriales modernas.

Los países menos desarrollados no pueden ver la ciencia como un lujo sino como una condición previa importante para su desarrollo económico y social. En la figura 1, tomada del artículo de Albuquerque y Bernardes, se resume la relación entre ciencia e innovación. En el eje de las abscisas se presenta el número de artículos científicos para 120 países, según la base de datos de ISI, y en el eje de las ordenadas el número de patentes tomadas de la base de datos de USPTO.

Según el investigador Clemente Forero, la estimación para Colombia hoy serían entre 28.000 y 30.000 publicaciones (620-660 publicaciones/millón de habitantes) para comenzar siquiera a pensar en ser muy innovadores.

Según el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, la producción bibliográfica del país en 2015 fue de 9.499 (210 publicaciones/millón de habitantes), es decir que estamos en la tercera parte de las publicaciones científicas para lograr el umbral de desarrollo tecnológico.

Este modelo tiene una explicación muy sencilla: la investigación actual en ciencia y tecnología es interdisciplinaria, es decir que no es posible desarrollarse en estos ámbitos sin el aporte de las ciencias básicas. Por ejemplo el desarrollo tecnológico del siglo XXI –basado en electrónica, láseres, computadores, fibras ópticas, polímeros y biotecnología, entre otras áreas– no hubiese sido posible sin la investigación básica en mecánica cuántica, desarrollada a principios del siglo XX. Así mismo, si los actuales GPS, como por ejemplo el Waze, no tuvieran en cuenta la corrección con la teoría de la relatividad general y la relatividad especial de Albert Einstein –debido a la velocidad de los satélites y a su altura en el campo gravitacional de la Tierra–, los relojes atómicos de su interior perderían la calibración. Al cabo de un día acumularían un error de kilómetros y dejarían de ser útiles. Décadas de diferencia de teorías de ciencias básicas que luego de un siglo se aplicaron en un desarrollo tecnológico.

Los ejemplos anteriores muestran claramente que en la Colombia actual cometemos un grave error al tratar de favorecer la utilidad de la investigación científica a corto plazo, y se trata de diferenciar, sin sentido, entre investigación básica e investigación aplicada. ¡Toda investigación, éticamente, tiene una función social y su aplicación es función del tiempo!

Citas

  1. Bernardes, A., Albuquerque, A. (2003). Cross-over, thresholds and interaction between science and technology: lesson for less developed countries. Elsevier, Research Policy 32,  865-885.
  2. La Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (United States Patent and Trademark Office, PTO o USPTO) es una agencia del Departamento de Comercio de Estados Unidos que expide patentes a los inventores y a las empresas para sus inventos, y registro de marcas para la identificación de productos y propiedades intelectuales.
  3. El ISI, International Statistical Institute, con sede en La Haya, Países Bajos, es una asociación internacional que engloba a la mayoría de las oficinas o agencias nacionales de estadísticas del mundo. Opera asimismo como organización paraguas para siete asociaciones internacionales más especializadas, como The International Environmetrics Society (TIES), International Society for Business and Industrial Statistics (ISBIS), International Association for Statistical Education (IASE), International Association for Official Statistics (IAOS), International Association for Statistical Computing (IASC), International Association of Survey Statisticians (IASS) y Bernoulli Society (BS).

Perfil

Horacio Torres Sánchez

Horacio Torres es profesor emérito de la Facultad de Ingeniería de la UN, tiene estudios de doctorado en la Universidad Técnica de Darmstadt (Alemania), y recientemente fue promovido como miembro de número de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Accefyn). Este experto en rayos es uno de los 60 científicos más influyentes e importantes del país.

Email
htorress@gmail.com