Escudo de la República de Colombia

Artes & Culturas

Vuelve a cambiar la vida de La Candelaria

La relación entre el patrimonio cultural y el aumento del precio en el uso del suelo ha provocado el regreso de pobladores de ingresos medios y altos que desplazan a las humildes familias tradicionales del centro histórico de Bogotá. Igual a lo ocurrido en otras ciudades del mundo, aquí se vive el fenómeno de la gentrificación.

, 07.03.2015

Viviendas clásicas de la candelaria en la avenida José Asunción Silva. fotos: Catalina Torres/Unimedios

Alrededor del chorro de quevedo abundan restaurantes y otros negocios.

Extranjeros y estudiantes universitarios hacen parte de esa población que se está tomando el centro histórico de Bogotá.

algunos de los antiguos habitantes de la candelaria se resisten a marcharse.

Más de 55 años lleva Alberto Gil viviendo en La Candelaria, centro histórico de Bogotá. Mientras lo recorre, junto con su amigo de toda la vida Fernando Rodríguez, asegura que no dejará el sector por nada del mundo, a pesar de que no quedan muchos residentes de antaño.


Algunos se han ido porque no quisieron seguir conviviendo con la dinámica actual que altera la cotidianidad del lugar. Eso le pasó a María Elsa Suárez, una caqueteña de 71 años que llegó muy joven a Bogotá, a vivir en la calle décima con carrera segunda, en la casa de su padre, de donde salió tiempo después para formar su propia familia. Ella todavía recorre las calles de su barrio y se sienta a descansar en la plazoleta, frente a la Universidad del Rosario; allí recuerda que, en su época, esa era una zona más residencial, con muchos jóvenes, y en la que los turistas eran una novedad.

Hoy, ambos tipos de personas son frecuentes en la zona. Forman parte de aquellos habitantes con ingresos medios y altos, así como de propietarios de casas que han subido su valor hasta a 2.600 millones de pesos, en sectores como la carrera cuarta, entre la calle séptima y la octava.

Las nuevas tendencias en habitantes y los costos de finca raíz fueron determinados por Adrián Smith Manrique, magíster en Geografía de la Facultad de Ciencias Humanas de la UN, quien hizo su trabajo de campo en la zona durante un año de recorridos diurnos y nocturnos por todas las calles del sector. Durante ese tiempo, adelantó 50 entrevistas utilizando el método bola de nieve, en el que un entrevistado lleva a otro y así sucesivamente. De esta manera, habló con residentes, comerciantes y promotoras turísticas de la zona.

La información recopilada por el ingeniero se convirtió en el insumo principal para desarrollar su tesis sobre la gentrificación de La Candelaria. Dicho fenómeno trata del retorno paulatino de las clases altas y medias-altas a los centros urbanos, lo que lleva a su revalorización. Ciudades como Santiago, Lima, Quito, México D.F. o Río de Janeiro reciben en sus centros urbanos a estas poblaciones, lo mismo que Londres y San Francisco.

Crecimiento rápido

“Las clases altas, desde la fundación de Bogotá, estuvieron asentadas en esta zona, específicamente en la Plaza de Bolívar”, señala  el investigador Smith. El panorama comenzó a cambiar en la segunda mitad del siglo XIX,  con la migración campesina de Cundinamarca y Boyacá, a causa de las guerras civiles, la inseguridad y la falta de oportunidades.

Entre 1800 y 1900, la capital pasó de estar poblada por 21.464 habitantes, en un área de 280 hectáreas, a tener más de 96.000 habitantes en 539 hectáreas, es decir, la población aumentó más de cuatro veces.

En los años veinte, se evidenció más la salida de pobladores de altos ingresos a la periferia, sobre todo al norte, por la carrera séptima, o al occidente, por la avenida Jiménez, lo cual desató el decaimiento en los precios del suelo así como el aumento de tugurios e inquilinatos.

En los cincuenta se apuntó a redinamizar la zona, con la construcción de avenidas y grandes edificios. Sin embargo, en los setenta se llegó al tope del deterioro del paisaje urbano, con una tasa de crecimiento poblacional negativa del 3,72 %. Esta es considerada una de las más graves etapas por las que ha atravesado el sector. 

Protección patrimonial

En vista de esta situación, se buscó revitalizar el centro de manera funcional, a través de la planeación a gran escala y con la participación de la empresa privada. El reto llevó a rehabilitar el sector para permitir el retorno de la población de altos ingresos, con el respectivo desplazamiento de quienes perciben los más bajos.

Lo primero que se hizo fue una protección patrimonial, con el Decreto 264 de 1963, que declaraba a La Candelaria como monumento nacional. Once años después, se creó la Alcaldía Menor y en 1980, nació la Corporación de La Candelaria, hoy Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, con el cual se han adelantado políticas de habitabilidad, rehabilitación de edificaciones y promoción turística.

Otro punto fuerte de este proceso fue la creación de la Empresa de Renovación Urbana de Bogotá, que se encargó del proyecto Eje Ambiental de la Avenida Jiménez.

“Todo esto ha repercutido en el incremento de los precios de la tierra, pues gracias a la protección del patrimonio se ha hecho más interesante el territorio”, explica el investigador Manrique. Según la Lonja Propiedad Raíz de Bogotá, en los últimos 10 años los precios del suelo en La Candelaria han aumentado un 230 %.

En cuanto a sus residentes, se trata de personas de altos y medios ingresos, debido a la confianza que hay para adquirir bienes inmuebles, gracias a la protección patrimonial de la zona. También los atrae la cercanía de las nuevas viviendas con los lugares de trabajo, como entes gubernamentales y centros universitarios.

El negocio de los hostales

Los grupos poblacionales incluyen profesionales solteros y sin hijos, parejas sin niños o con uno solo, estudiantes universitarios con necesidades de albergue y extranjeros, algunos de los cuales trabajan en Colombia. “En los hostales, los jóvenes europeos, principalmente alemanes, y los estadounidenses son los que más se hospedan”, afirma Sandra Milena López, administradora de uno de los 60 de estos negocios existentes en Bogotá.

Pero los extranjeros no solo vienen de paso, algunos invierten en casas coloniales para arrendarlas a los universitarios. Según el investigador Smith, los dueños de los albergues aseguran que esta es una forma de demostrar la rentabilidad de las construcciones antiguas, pues el mes de alquiler oscila entre 700.000 y 1,2 millones de pesos.

Por su parte, los antiguos residentes, personas de bajos ingresos, padecen la marginalización y comienzan a emigrar a otros puntos de Bogotá. Este proceso lleva a reemplazar lugares frecuentes como panaderías y zapaterías por bares y restaurantes de alta gama.

Al transitar por el barrio, es notoria la seguridad fragmentada, ya que algunos residentes pagan seguridad privada o solicitan protección de las autoridades, mientras que en otros sectores se mantiene la percepción de inseguridad. En el caso de hostales como el que administra Sandra Milena López, sus propietarios y vecinos han pedido ayuda oficial para ponerle freno a la inseguridad.

La gentrificación de La Candelaria, según el investigador, ya va por la tercera y última etapa, lo que permite avizorar que en poco tiempo, el sector estará completamente transformado. Su exclusividad volverá a ser como en los mejores años de la vieja Santafé de Bogotá.

(Por: David Santiago Gómez Mendoza, Unimedios Bogotá
)
N.° 0

Otras noticias


El expresidente de Costa Rica se dirigió a la comunidad universitaria en el marco de la Escuela Internacional de Verano 2015 “Conectando a los mejores para la paz”, liderada por la Fundación Ceiba, el Ministerio de Educación y la UN. - fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Destacado UNPeriodico

agosto 08 de 2015

El reto es educar para la paz y con la paz

Construir una cultura de la democracia y la pedagogía, para forjar estudiantes...


Artes & Culturas

agosto 08 de 2015

Hablar español está de moda

La lengua de Cervantes está viviendo uno de los momentos de mayor auge...


Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen cabañas ecológicas.

Investigación & Creación

agosto 08 de 2015

30 días en la Universidad

Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen...


El Estado Islámico controla extensos territorios, en los que habitan unos 8 millones de habitantes. foto: pbs.org

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

La ideología del islam radical

ISIS revive en pleno siglo XXI las guerras que el profeta Mahoma y sus...


Por algo más de dos semanas, la población solo pudo disponer de retiros de 60 euros diarios. foto: vox.com

Economía & Organizaciones

agosto 08 de 2015

Del grexit a la nueva austeridad, dos voces en el camino griego

La tercera ayuda económica que recibe Grecia está supeditada a medidas...


"El trabajo con los estudiantes es el que me ha llenado más, después del trabajo con los pobres", escribió Camilo Torres. foto: Archivo Histórico UN.

Política & Sociedad

agosto 08 de 2015

Camilo Torres Restrepo, mucho más que un “cura guerrillero”

Al cumplirse 50 años de la muerte del capellán, profesor e investigador de la...


Las patentes pueden estimular la innovación, pero también afectar el costo de los medicamentos. - foto: archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Colombia, ¿demasiado flexible en patentes de invención?

De las 2.417 patentes de invención solicitadas en el país en 2014, el 88 %...


Las aplicaciones para pedir servicios de transporte abundan en la red. foto: Catalina Torres/Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Uber y taxis amarillos, al límite de las innovaciones tecnológicas

La controversia por el servicio de taxis ofrecido a través de internet pone a...


Ilustración: Vanessa Tremain

Salud

agosto 08 de 2015

Las normas que le faltan a la eutanasia

A partir de la Resolución 1216 de 2015 del Ministerio de Salud, que determinó...