Escudo de la República de Colombia

Economía & Organizaciones

Razones de “peso” para emitir billetes de $100.000

La controversia generada ante el anuncio de la emisión del billete de 100.000 pesos, a finales del presente año, radica más en los costos que la medida podría representar para el sector financiero, que en los beneficios efectivos para los colombianos en general. Las condiciones para la entrada en circulación de la nueva denominación son incluso más favorables que las que en su momento experimentó el billete de 50.000.

, 07.03.2015 profesor asociado del Departamento de Economía - Universidad Nacional de Colombia

Una de las ventajas de los billetes de mayor denominación es que se pueden llevar consigo de manera más discreta. - foto: Catalina Torres/Unimedios

Alguna discusión ha despertado el anuncio, por parte del banco de la república, de poner en circulación, a finales del presente año, el billete de 100.000 pesos. Asobancaria aduce que “resulta ineficiente en la reducción de los costos de transacción y obstaculiza la inclusión financiera”. Asimismo considera que incrementará la ilegalidad, pues “facilita el transporte de dineros ilegales y contribuye a dinamizar la evasión, en la medida en que termina fomentando el uso del efectivo en transacciones de muy alto valor y promueve la informalidad”, según lo señaló este gremio a la revista Dinero.

Las razones que expone el Emisor para introducir la nueva denominación se fundamentan en el desempeño y la evolución del volumen de transacciones, en especial las de mayor magnitud, y la demanda de billetes de alta denominación por parte de las propias entidades financieras. Según el gerente general del Banco de la República, José Darío Uribe, “ellos son los que piden de manera creciente los billetes de 50.000 pesos”.

La mayor liquidez del dinero frente a los demás activos implica que, al pagar en efectivo, los costos de transacción sean los más bajos. El dinero, en su función de medio de pago, compuesto por un conjunto de activos de alta liquidez, aunque no exactamente la misma, puede involucrar costos implícitos para una u otra parte de la transacción, dependiendo de la opción de pago.

Pagar con una tarjeta débito de la cuenta corriente representa normalmente costos para el usuario, como el derivado del impuesto del cuatro por mil y el cobro del banco, denominado cuota de manejo. Ello, sin contar el pago al vendedor por el funcionamiento de un datáfono, más la comisión por la cuenta a la que van los fondos. Claro, ese vendedor deberá gastar parte de los fondos de sus transacciones, de modo que las que están en su cuenta corriente tendrán que pagar cuatro por mil.

El pago con dinero en efectivo no solo es legal, sino que es la función para la que están hechos los billetes y las monedas, e implica menores costos de transacción porque, aún para medianas operaciones, el acompañamiento policial es un derecho gratuito. El vendedor, sin embargo, debe cuidar el manejo de su efectivo en caja, para protegerse o anticiparse a un hecho delictivo.

Mientras más dinero en efectivo y transacciones se hagan por la vía de los billetes, menos depósitos captarán los bancos, que los saben colocar en el mercado de crédito a tasas de colocación elevadas. Ello, descontando los costos de operación y la asignación de costos fijos, brinda una idea del jugoso margen que obtienen las entidades financieras por facilitar su plataforma electrónica o sus cheques para realizar transacciones.

Si disponer de dinero de alta denominación implicara un efecto directo sobre la ilegalidad, habría que retirar de circulación los billetes de 50.000 pesos. La mayor demanda de los bancos por billetes de mayor denominación es otro indicador de la necesidad de introducir una nueva. Vale recordar que en el año 2000, la controversia no impidió introducir el billete de 50.000 pesos, que hoy mantiene su funcionalidad.

Sin duda, hay un efecto muy positivo en la productividad, en tanto será más fácil realizar un pago, las filas en los establecimientos de comercio pueden ser más fluidas y todo redundaría en un alivio tanto en costos como en bienestar. No hay que olvidar también que disponer de denominaciones más altas facilitará su porte discreto.

Algo que sí debe quedar claro es que los ciudadanos son libres de definir la suma que asignarán a depósitos en sus cuentas a la vista, así como la que portarán o conservarán en sus propias instalaciones, sin que por ello sean responsabilizados de evasión. Cuando más, podría llegar a ser elusión, de un modo bastante peculiar, pues es una asignación no observable y queda en la intimidad del individuo, al decidir cuánto constituiría normalmente la cantidad de dinero que demandaría por motivos transaccionales (porque planea gastarlo pronto) y por una razón especulativa (dado que las tasa de interés de captación del banco sea muy baja respecto al costo de oportunidad del individuo).

Lo anterior obedece a lo conocido por los economistas desde Keynes, respecto a los motivos para demandar dinero, por lo cual resulta curiosa esa interpretación a modo de evasión o elusión.

Más aún, en buena medida no habría lugar a pensar en ninguno de estos dos delitos, si no fuera por el impuesto del cuatro por mil, probadamente antitécnico, inequitativo, ineficiente y producto de la defraudación a la sociedad, que se anunció como temporal y parece cada vez más difícil de eliminar. 

Bancos, a innovar 

Lo que deben entender las entidades financieras es que hay que competir por el efectivo, que también puede hallar buen recaudo en manos ciudadanas. Su competitividad se puede dar, de un lado, reconociendo una tasa de captación más a atractiva a los ahorradores y clientes en general, y de otro, disminuyendo a la mínima expresión sus cobros o “cuotas de manejo”, sin mencionar los de otros “servicios” como consulta de saldos, tarjeta débito, cobro por retiros o consignaciones nacionales.

Parece que el enemigo de la bancarización y la rentabilidad del sector financiero está adentro. Los esfuerzos por extender la red de datáfonos y reducir su costo de funcionamiento y el de dichas transacciones bien podrían constituir un factor de gran interés para agregar valor en la relación con sus clientes.

Se trata de innovar. Algunas entidades financieras ya disponen de aplicativos y dispositivos en taxis para poder realizar pagos con tarjeta débito. Otras innovaciones más están en camino, mediante dispositivos que llevarán el “dinero electrónico” a un mayor nivel.

No va a existir un efecto negativo, ni importante, ni duradero para los bancos, por la introducción de la nueva denominación. Por el contrario, el balance será cada vez más positivo, máxime la antelación con la que el Banco de la República ha difundido su decisión.

Por otra parte, es lícito preguntar sobre las condiciones relativas que enfrentaría la nueva denominación. De hecho, el salario mínimo como proporción de la mayor denominación en el año 2000 representaba alrededor de 5,2 billetes de 50.000. Esta relación alcanzaría un mayor valor al momento de entrar en circulación el de 100.000, pues llegaría a 6,5, aproximadamente.

Lo anterior significa que, en términos relativos, las condiciones para la entrada en circulación de la nueva denominación son incluso más favorables que las que en su momento experimentó el billete de 50.000.

(Por: Camilo Ignacio Coronado Ramírez,
)
N.° 0

Otras noticias


El expresidente de Costa Rica se dirigió a la comunidad universitaria en el marco de la Escuela Internacional de Verano 2015 “Conectando a los mejores para la paz”, liderada por la Fundación Ceiba, el Ministerio de Educación y la UN. - fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Destacado UNPeriodico

agosto 08 de 2015

El reto es educar para la paz y con la paz

Construir una cultura de la democracia y la pedagogía, para forjar estudiantes...


Artes & Culturas

agosto 08 de 2015

Hablar español está de moda

La lengua de Cervantes está viviendo uno de los momentos de mayor auge...


Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen cabañas ecológicas.

Investigación & Creación

agosto 08 de 2015

30 días en la Universidad

Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen...


El Estado Islámico controla extensos territorios, en los que habitan unos 8 millones de habitantes. foto: pbs.org

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

La ideología del islam radical

ISIS revive en pleno siglo XXI las guerras que el profeta Mahoma y sus...


Por algo más de dos semanas, la población solo pudo disponer de retiros de 60 euros diarios. foto: vox.com

Economía & Organizaciones

agosto 08 de 2015

Del grexit a la nueva austeridad, dos voces en el camino griego

La tercera ayuda económica que recibe Grecia está supeditada a medidas...


"El trabajo con los estudiantes es el que me ha llenado más, después del trabajo con los pobres", escribió Camilo Torres. foto: Archivo Histórico UN.

Política & Sociedad

agosto 08 de 2015

Camilo Torres Restrepo, mucho más que un “cura guerrillero”

Al cumplirse 50 años de la muerte del capellán, profesor e investigador de la...


Las patentes pueden estimular la innovación, pero también afectar el costo de los medicamentos. - foto: archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Colombia, ¿demasiado flexible en patentes de invención?

De las 2.417 patentes de invención solicitadas en el país en 2014, el 88 %...


Las aplicaciones para pedir servicios de transporte abundan en la red. foto: Catalina Torres/Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Uber y taxis amarillos, al límite de las innovaciones tecnológicas

La controversia por el servicio de taxis ofrecido a través de internet pone a...


Ilustración: Vanessa Tremain

Salud

agosto 08 de 2015

Las normas que le faltan a la eutanasia

A partir de la Resolución 1216 de 2015 del Ministerio de Salud, que determinó...