Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Negociación de paz no termina con todas las violencias

La confrontación armada es apenas una parte del conflicto en Colombia. Un informe realizado por el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (IEPRI) da cuenta de una violencia multiforme y fragmentada, dispersa entre los más diversos escenarios de la vida nacional.

, 13.09.2014 Paola Chaparro Girón, Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (IEPRI) - Universidad Nacional de Colombia

Las negociaciones de paz entre el Gobierno Nacional y las FARC avanzan de modo considerable. Este nuevo panorama suscita no pocas preguntas: ¿de qué modo contribuye la finalización del conflicto armado a la construcción de la paz?, ¿cuál es la naturaleza y magnitud de las otras violencias y de qué manera se deben incluir en la construcción de la paz?, ¿qué acciones emprende el Estado de cara a tramitar el conflicto violento?, ¿qué prácticas desarrolla la sociedad en el intento de contener la violencia y afirmar la paz?

Observando el comportamiento de la guerra entre el 2011 y el 2012, partimos de un enunciado general: el conflicto armado es una parte del conflicto violento, de tal modo que la culminación de la guerra no finaliza todas las violencias. Sin embargo, el camino hacia la paz pasa, por fuerza, por la desmovilización y reintegración civil de los combatientes.

En particular, el cese definitivo del fuego con las FARC sustraerá la primordial fuente de enfrentamiento, por cuanto este grupo encarna la guerrilla con mayor presencia nacional y, como consecuencia, produce la mayor cantidad de acciones bélicas.

El panorama derivado de la prensa habla por sí solo. El cierre de la guerra y la posterior reincorporación de las FARC arrastrarán consigo una notable reducción del conflicto armado. Este grupo despliega casi la tercera parte de los ataques, el modo de acción bélica empleado con mayor frecuencia.

El espectro de sus acciones es más que considerable: desapariciones forzadas y desplazamiento, reclutamiento y minas antipersona, amenazas y secuestros. Asimismo, hacen presencia en 23 departamentos (149 municipios), en 9 de ellos con más de 15 acciones ejecutadas en dos años. No cabe duda de que la exitosa culminación de la negociación en La Habana sustraerá la violencia diseminada por el territorio nacional. 

Escenarios distintos 

Pese a su enorme importancia, la desmovilización de las FARC no significa la pacificación total en el país. Aún permanecen las hostilidades con el ELN, una guerrilla que hace presencia, aunque durante el lapso 2011–2012 no tuvo mayor cantidad de ataques (18, que significan un 4 %).

Vale la pena recordar que una vez abiertas las conversaciones con las FARC, el ELN dio muestras de una fortalecida capacidad de hostigamientos. La negociación con este grupo es indispensable, los pronunciamientos formulados desde el Gobierno y la guerrilla no terminan de consolidar el inicio de una mesa de diálogo.

Más allá de la insurgencia, la porción de la paz proveniente de la confrontación armada no se completa sin el cierre de las acciones del neoparamilitarismo, actor criminal que no cesa de intervenir en los balances políticos y sociales de las regiones donde opera.

En conclusión, la conciencia pública se ha centrado con exceso en el conflicto. No solo los estudios le dedican su mayor esfuerzo –olvidando las otras violencias producidas en escenarios distintos al de la guerra–, sino que las políticas públicas también se circunscriben a este escenario.

No faltan las poderosas razones que dan cuenta del exceso de atención sobre la confrontación. La existencia de agentes imbuidos del proyecto de destruir y sustituir el poder del Estado le resta buena parte de su legitimidad, mientras el desarrollo de la guerra se carga de las funestas consecuencias sobre la vida.

Sin embargo, el olvido de los otros hechos que alteran el orden público  está cargado de consecuencias, pues producen una buena porción de la violencia nacional. Estos se encuentran circunscritos a las políticas sobre seguridad que cada municipio tenga a bien emprender.

Entre los años 2011 y 2012, según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, se cometieron en el país un total de 26.830 homicidios, de los cuales un ínfimo 4 % proviene del conflicto armado. ¿Quiénes cometen el resto de homicidios, algo así como 7 u 8 de cada 10 casos? ¿En qué lugares toman cuerpo y quiénes son sus víctimas? ¿Qué debe hacer la paz para incluir las otras violencias?

Basta señalar que el reporte de la prensa colombiana da cuenta de que el 30 % de las muertes se atribuye a un actor sin identificar, 27 % a actores de la criminalidad, 19 % a las fuerzas armadas, 12 % a los actores ilegales, finalmente, 6 %, entre cercanos.

Otra de las acciones criminales de gran impacto sobre la sociedad son los secuestros. De los reportados, el 37 % se atribuye a actores ilegales de la confrontación, 29 % sin identificar, 28 % a criminalidad y 5 % a personas cercanas a las víctimas. Ello indica que, según la prensa, al menos un 33 % de los secuestros se producen en escenarios por fuera de las dinámicas de la guerra.

Esta información evidencia la enorme importancia de los otros episodios violentos. Sin embargo, el proceso de paz, hasta donde ha avanzado, nada dice al respecto. La paz va mucho más allá de la terminación del conflicto armado.

Por desgracia, el recurso a la violencia ha penetrado los tejidos sociales y se ha convertido en el mecanismo al que se acude a fin de tramitar los conflictos. Entonces, la paz tiene otro rostro: el de la reconstrucción de la convivencia desde abajo, donde es preciso reconstruir los intercambios sociales y los símbolos.

Teniendo en mente el actual contexto de búsqueda de la paz, el “Informe sobre conflicto violento en Colombia (2011–2012)”, elaborado por el IEPRI, plantea dos objetivos. Primero, presentar ante la opinión pública la base de datos construida con el propósito de contribuir al seguimiento riguroso del conflicto violento del país (dicho informe puede ser consultado en www.iepri.unal.edu.co).

Segundo, contribuir a la reflexión sobre la paz. Fiel a su misión de ayudar en la construcción de una opinión pública informada y crítica, el Instituto se suma a la tarea de pedagogía política sin la cual resulta impensable la cimentación de una paz estable y duradera.

La finalización de la confrontación desempeña un papel capital en la instauración de la paz, pero una vez silenciadas las armas de la guerra, permanece una violencia multiforme y fragmentada, dispersa entre los más diversos escenarios de la vida nacional. Un sistema de información que atienda el seguimiento de esos acontecimientos se perfila como una tarea indispensable para el monitoreo de las realidades del posconflicto.

(Por: Edwin Hernández Hernández y
)
N.° 0

Otras noticias


El expresidente de Costa Rica se dirigió a la comunidad universitaria en el marco de la Escuela Internacional de Verano 2015 “Conectando a los mejores para la paz”, liderada por la Fundación Ceiba, el Ministerio de Educación y la UN. - fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Destacado UNPeriodico

agosto 08 de 2015

El reto es educar para la paz y con la paz

Construir una cultura de la democracia y la pedagogía, para forjar estudiantes...


Artes & Culturas

agosto 08 de 2015

Hablar español está de moda

La lengua de Cervantes está viviendo uno de los momentos de mayor auge...


Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen cabañas ecológicas.

Investigación & Creación

agosto 08 de 2015

30 días en la Universidad

Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen...


El Estado Islámico controla extensos territorios, en los que habitan unos 8 millones de habitantes. foto: pbs.org

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

La ideología del islam radical

ISIS revive en pleno siglo XXI las guerras que el profeta Mahoma y sus...


Por algo más de dos semanas, la población solo pudo disponer de retiros de 60 euros diarios. foto: vox.com

Economía & Organizaciones

agosto 08 de 2015

Del grexit a la nueva austeridad, dos voces en el camino griego

La tercera ayuda económica que recibe Grecia está supeditada a medidas...


"El trabajo con los estudiantes es el que me ha llenado más, después del trabajo con los pobres", escribió Camilo Torres. foto: Archivo Histórico UN.

Política & Sociedad

agosto 08 de 2015

Camilo Torres Restrepo, mucho más que un “cura guerrillero”

Al cumplirse 50 años de la muerte del capellán, profesor e investigador de la...


Las patentes pueden estimular la innovación, pero también afectar el costo de los medicamentos. - foto: archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Colombia, ¿demasiado flexible en patentes de invención?

De las 2.417 patentes de invención solicitadas en el país en 2014, el 88 %...


Las aplicaciones para pedir servicios de transporte abundan en la red. foto: Catalina Torres/Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Uber y taxis amarillos, al límite de las innovaciones tecnológicas

La controversia por el servicio de taxis ofrecido a través de internet pone a...


Ilustración: Vanessa Tremain

Salud

agosto 08 de 2015

Las normas que le faltan a la eutanasia

A partir de la Resolución 1216 de 2015 del Ministerio de Salud, que determinó...