Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Las cruentas represalias de Al Shabab en Kenia

La matanza de estudiantes en Kenia apuntaba a demostrar la capacidad de acción de este grupo armado en Somalia, su país, y en las naciones del África Oriental que lo combaten. Buscaba, además, la cobertura mediática de sus horrores, para afectar el turismo, principal renglón económico keniano.

, 09.05.2015profesor de relaciones internacionales y estudios africanos (*) Universidad Autónoma de Madrid

Tropas de Uganda, con el ejército nacional somalí, como parte de la Misión de la Unión Africana en Somalia. - foto: unmultimedia.org

El atentado que tuvo lugar el 2 de abril de 2015 -día de pascua- por parte de islamistas radicales de al shabab, contra 148 personas, en su mayoría estudiantes cristianos de la Universidad de Garissa (Kenia), sugiere varias motivaciones.

El comando de este movimiento terrorista tiene como retaguardia el territorio de Somalia, país caracterizado por la ausencia de autoridad central desde hace más de 20 años, es decir, un Estado fallido.

Al Shabab, cuyo verdadero nombre es Harakat Al-Shabaab Al-Muyahidin o Movimiento de la Juventud de los Muyahidin, es liderado por Ahmed Umar Dirieh y significa “juventud”.

Fue creado en Mogadiscio, en 2006, como brazo armado del Consejo Islámico de Tribunales Somalíes o la Unión de Tribunales Islámicos (UTI), y recluta a los integrantes de la etnia somalí, en la frontera con Kenia.

Se instaló en las áreas musulmanas de este país, en particular, en las regiones costeras del Índico, donde convencieron a muchos jóvenes musulmanes, cristianos, desempleados o frustrados, de emigrar a Somalia para recibir formación militar.

Se considera el único movimiento legítimo en Somalia, creado para superar las férreas rivalidades de clanes surgidos tras la caída del régimen dictatorial de Siad Barre, en 1991, y tras el fracaso de las intervenciones de Naciones Unidas, en particular de EE. UU., entre 1992 y 1994.

Rechaza los valores occidentales y se opone a cualquier negociación contra fuerzas extranjeras, en especial las tropas etíopes y kenianas, que han intervenido este país en 2007 y 2011, en el marco de la Misión de la Unión Africana en Somalia (Amisom), para luchar contra el movimiento islamista UTI.

Este movimiento se ha atrincherado en el sur de Somalia, en una zona propensa a la guerrilla y con acceso al mar a través de varios puertos (Brava, Kismaayo, Koday, Buur Gaab), que le permiten una intensa movilidad.

Se financia principalmente con el tráfico ilegal de carbón vegetal explotado en las selvas del sur y exportado por toneladas hacia países del Golfo Pérsico, con ganancias que van de 40 a 60 millones de dólares anuales. Esto le permite mantener a sus tropas —estimadas en unos 5.000 guerrilleros— y financiar sus acciones. 

Otros ataques 

Kenia, país mayoritariamente cristiano, ya había sido escenario de un ataque suicida de Al Qaeda, en agosto de 1998, preparado desde Somalia contra la Embajada de EE. UU. en Nairobi (Kenia). Allí el balance fue de 213 muertos (12 de ellos estadounidenses) y 4.500 heridos.

Los ataques se multiplicaron a partir del 2000, en particular contra los intereses israelíes en Kenia. En 2002, hubo atentados en un hotel frecuentado por turistas israelíes en Mombasa y disparos de misiles contra el avión de la compañía israelí El Al; y en septiembre de 2013, la ofensiva fue contra el centro comercial de lujo Westgate de Nairobi, con un saldo de 67 muertos.

La razón esgrimida por la organización terrorista fue la represalia a la intervención de las fuerzas kenianas en Somalia.

Los shabab se dieron a conocer, en particular, con la conquista de la ciudad costera de Kismaayo, que ocupaban desde 2006, y con la ocupación de la capital somalí, Mogadiscio, de la que fueron expulsados en agosto de 2011, por la Amisom.

Desde la primavera del 2013, las milicias yihadistas radicales de Al Shabab, que forman parte del entramado de Al Qaeda, han multiplicado sus ataques en Kenia, en especial contra los cristianos y el turismo, la principal actividad económica del país.

En el primer semestre de 2014, el número de turistas cayó en un 13,6 %, debido a los mencionados atentados, a los que se suma el del centro comercial Westgate.

En Somalia, han trascendido por los ataques a símbolos oficiales como el Palacio Presidencial de Mogadiscio, en julio de 2014; con los atentados suicidas contra altos cargos del frágil “gobierno federal de transición” y agentes de seguridad; y con el ataque a un hotel ubicado allí mismo, el 27 de marzo de 2015, con un balance de 14 muertos. 

Fines mediáticos 

El sangriento atentado de la Universidad de Garissa se perpetró como represalia a las bajas sufridas por los yihadistas somalíes a manos de las tropas kenianas de intervención en Somalia. Su objetivo radica en fomentar rencores en el país y en la región, así como entre las comunidades confesionales, en particular, entre cristianos y musulmanes.

Prueba de ello es que en la Universidad de Garissa, los comandos terroristas, liderados por Mohamed Kuno, alias “cheikh Dulayadin” —graduado en derecho de la misma institución y antiguo profesor de una madraza de Garissa—, mataron a los estudiantes cristianos y dejaron huir a los musulmanes. Para distinguirlos preguntaban: ¿puedes recitar un verso del Corán? y ¿cuántos libros sagrados hay en el Corán? Los que no respondieron a estas preguntas fueron asesinados; los que respondieron mal fueron considerados malos musulmanes y sometidos al mismo destino trágico.

La estrategia consistía en demostrar su capacidad de acción en Somalia y en los países del África Oriental que los combaten y donde tienen algunos activistas islamistas, a pesar de las bajas sufridas con las intervenciones etíopes y kenianas contra sus bases en Somalia, la pérdida de algunos puertos que controlaban y la eliminación de sus jefes por los ataques aéreos norteamericanos. Pero, sobre todo, buscaban lograr la cobertura mediática de sus horrores y venganzas, destinados a dañar el sector turístico keniano.

Garissa es un objetivo fácil por su proximidad con la zona fronteriza de Somalia, donde los terroristas tienen sus bases o retaguardias, y en la que se podría dar un golpe con altos efectos mediáticos.

 Además, esta capital de provincia forma parte de la región nororiental marginada por el gobierno keniano y muy habitada por musulmanes pertenecientes a la etnia somalí y, por lo tanto, considerados parte de la tierra del Islam, donde los cristianos y el gobierno keniano no tienen ningún derecho.

Se trata de un lugar altamente estratégico y de una ofensiva cuyo objetivo principal es destruir los estados de la zona (Somalia, Kenia, Uganda, Tanzania, Etiopía, Yibuti) con fronteras porosas que los comandos de Al Shabab aprovechan en su guerra asimétrica para extender su política de terror, y sustituirlos por el califato islámico, al considerar que ocupan tierras del Islam. 

Acciones contra Al Shabab 

Se impone así una serie de actuaciones contra las actividades terroristas de Al Shabab, cuyos ejes principales contemplan la destrucción de las retaguardias de este movimiento en Somalia. Ello sin excluir las negociaciones políticas, pues este movimiento encuentra el caldo de cultivo en la marginación de las minorías musulmanas y la pobreza en la zona.

Otra acción sería el embargo de la producción y exportación de carbón vegetal, decretado por las Naciones Unidas en febrero de 2012. Dicha actividad constituye la principal fuente de financiación del grupo terrorista junto al tráfico de marfil procedente de la caza furtiva de elefantes en Kenia, según la ong Elephant Action League.

Finalmente, se plantea la lucha contra el blanqueo de fondos procedentes de las diásporas somalíes en el mundo (745 millones de euros transferidos al año), una parte de los cuales sirve para financiar movimientos terroristas. Así se evitaría, en el caso de la lucha antiterrorista en Kenia o en las redadas policiales, la amalgama entre somalí y terrorista y la violación a gran escala de los derechos humanos bajo la excusa de erradicar el terrorismo. 

(*) Integrante del Grupo de Estudios Africanos

(Por: Mbuyi Kabunda,
)
N.° 0

Otras noticias


El expresidente de Costa Rica se dirigió a la comunidad universitaria en el marco de la Escuela Internacional de Verano 2015 “Conectando a los mejores para la paz”, liderada por la Fundación Ceiba, el Ministerio de Educación y la UN. - fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Destacado UNPeriodico

agosto 08 de 2015

El reto es educar para la paz y con la paz

Construir una cultura de la democracia y la pedagogía, para forjar estudiantes...


Artes & Culturas

agosto 08 de 2015

Hablar español está de moda

La lengua de Cervantes está viviendo uno de los momentos de mayor auge...


Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen cabañas ecológicas.

Investigación & Creación

agosto 08 de 2015

30 días en la Universidad

Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen...


El Estado Islámico controla extensos territorios, en los que habitan unos 8 millones de habitantes. foto: pbs.org

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

La ideología del islam radical

ISIS revive en pleno siglo XXI las guerras que el profeta Mahoma y sus...


Por algo más de dos semanas, la población solo pudo disponer de retiros de 60 euros diarios. foto: vox.com

Economía & Organizaciones

agosto 08 de 2015

Del grexit a la nueva austeridad, dos voces en el camino griego

La tercera ayuda económica que recibe Grecia está supeditada a medidas...


"El trabajo con los estudiantes es el que me ha llenado más, después del trabajo con los pobres", escribió Camilo Torres. foto: Archivo Histórico UN.

Política & Sociedad

agosto 08 de 2015

Camilo Torres Restrepo, mucho más que un “cura guerrillero”

Al cumplirse 50 años de la muerte del capellán, profesor e investigador de la...


Las patentes pueden estimular la innovación, pero también afectar el costo de los medicamentos. - foto: archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Colombia, ¿demasiado flexible en patentes de invención?

De las 2.417 patentes de invención solicitadas en el país en 2014, el 88 %...


Las aplicaciones para pedir servicios de transporte abundan en la red. foto: Catalina Torres/Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Uber y taxis amarillos, al límite de las innovaciones tecnológicas

La controversia por el servicio de taxis ofrecido a través de internet pone a...


Ilustración: Vanessa Tremain

Salud

agosto 08 de 2015

Las normas que le faltan a la eutanasia

A partir de la Resolución 1216 de 2015 del Ministerio de Salud, que determinó...