Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

La reactivación pasajera de EE. UU.

La salida de Estados Unidos a la crisis económica está en el plan de rescate financiero, mediante el cual el Estado destina 700.000 millones de dólares de su erario para salvar a los bancos de la quiebra. La medida, en lugar de castigar, favorece a los responsables de la crisis y acrecienta el déficit fiscal del país.

, 11.07.2015 profesor del Departamento de Ciencia Política - Universidad Nacional de Colombia

Antes de los años ochenta del siglo XX, si la economía norteamericana era promisoria, países como Colombia se sentían partícipes de ese provecho, pues se les abría la posibilidad de aumentar exportaciones, producción y niveles de empleo y bienestar. También sucedía que si le daba tos a esa economía, brotaba la bronquitis en la nuestra. Entonces, para el mantenimiento del bienestar, era nuestro deseo que esa economía se mantuviera saludable.

 En el momento actual, la situación ha cambiado, pues al tiempo que se indica la recuperación de la economía norteamericana, se van dando síntomas de malestar en la nuestra, es decir, la salud de la economía de Estados Unidos, traducida en la valoración de su moneda (el dólar), hunde la nuestra en el enfisema, cuyos síntomas se traducen en: disminución en el pib y en las exportaciones de materias primas como el petróleo, devaluación del peso, déficit de la balanza comercial y aumento de la deuda.

Cuando uno se informa por los medios económicos que en el mundo se producen y consumen actualmente unos 90 millones de barriles diarios de petróleo, pero que en la bolsa de valores se habla de más de 500 millones diarios, no queda fácil entenderlo, pues no se explica cómo se negocia 5,5 veces más petróleo del que se consume, es decir, cómo se realiza en el mercado más de cinco veces algo que no existe, un desproporcionado embrollo lógico.

Otros hechos más vitales y cotidianos nos ubican en la misma inentendible situación. En el 2009, se informaba que uno de los más grandes magnates del mundo, Adolf Merckle, se había suicidado debido a las fuertes pérdidas que la crisis financiera global ocasionó en sus finanzas. Al momento del suicidio, nuestro protagonista contaba con una fortuna de 9.200 millones de dólares, pero como tenía una deuda de 16.000 millones, en la realidad no tenía nada, situación que lo llevó a lanzarse al tren de Berlín.

Junto a él, otros magnates de ficción corrieron la misma suerte: Thierry de la Villehuchet, fundador de la firma de inversión Access International Advisors; Steven Good, presidente de Seldon Gook & Co; Eric Von der Porten, al frente de la gestora de fondos estadounidense Leeward Investments; y Khartik Rajaram, inversionista independiente, quien mató a su esposa, a sus tres hijos y a su suegra. Estas historias son indicativo de que hoy la riqueza nos resulta una ficción y el sistema que la reproduce, un despropósito.

No les falta razón a los abuelos, quienes consideran que “antes la plata sí valía”. Seguramente se referían a la época en la que el dinero era una mercancía con valor intrínseco, en cuanto correspondía al valor que tenía el metal referenciado, es decir, si una onza (31,10 gramos) de oro tenía un precio de 1.200 pesos y se acuñaba una moneda que contenía una onza de oro, esta mantenía el valor intrínseco de 1.200. Las monedas acuñadas valían su peso en el metal que eran fundidas, el dinero era tangible: ¡duro!

Pero la ampliación del mercado dio origen al llamado dinero signo, representado por los billetes y monedas que ya no tienen valor intrínseco, pues este se lo otorga la entidad que lo respalda: el banco central del país del cual proviene.

De esta manera, el dinero se volvió más intangible, al convertirse en fiduciario (de fe), fundado en la confianza entre los sujetos que aceptan la promesa de pago
que inspira la autoridad monetaria que lo emite. La situación pone al descubierto el hecho de que el valor del dinero se corresponde realmente con el poder del Estado, es decir, con su razón política. 

Fábrica de billetes 

Un poco de historia precisa lo dicho. Hasta el siglo XIX, aún dominaba en el mundo el dinero mercancía como patrón monetario basado en el oro, de forma que cualquier ciudadano podía ir a un banco a solicitar el cambio del papel moneda que poseía, por una cantidad de oro equivalente. La crisis del treinta puso fin a esa convertibilidad. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los países aliados triunfantes establecieron en Bretton Woods un nuevo sistema financiero, según el cual, todas las divisas serían convertibles en dólares estadounidenses y solo esta moneda sería convertible en oro a razón de 35 dólares por onza para los gobiernos extranjeros.

En 1971, para paliar la crisis fundamentada en el gasto bélico que le producía la Guerra de Vietnam, EE. UU. puso a funcionar la fábrica de billetes verdes sin contar con su respaldo en oro, lo que apuró a los bancos europeos a convertir sus reservas de dólares en oro y generó inestabilidad al poder de los norteamericanos. Entonces, el presidente Richard Nixon suspendió unilateralmente la convertibilidad del dólar en oro y devaluó el billete.

Esa devaluación terminó descargándose sobre el resto del mundo, por la necesidad que tenían los países de hacer sus transacciones comerciales y financieras en el mercado mundial en dólares, por los cuales tenían que pagar su uso, como por cualquier mercancía, pero esta vez, producida con el esfuerzo y gasto de la imprenta emisora, y con la fe puesta en el poder de los EE. UU.

De esa forma, como lo ilustrara el general francés Charles de Gaulle, en asuntos de comercio internacional los norteamericanos gozaban “de un privilegio excesivo, pues podían pagar sus importaciones no con exportaciones de otros bienes u oro, sino con billetes de la imprenta de la Reserva Federal, que poco costaba producir, o con títulos emitidos (bonos u acciones) por empresas y por el Estado norteamericano, nominados también en billetes de dólar, impresos por la imprenta de la Reserva Federal”. Así lo reseña el economista Fernando Esteve.

A partir de entonces entró en vigencia el dinero fiduciario propiamente dicho, en el que las autoridades monetarias y los bancos centrales intervinieron en los mercados de divisas con medidas llamadas monetaristas, para suavizar las fluctuaciones especulativas, mantener a corto plazo la estabilidad de precios y evitar situaciones hiperinflacionarias, destructoras del valor del dinero.

Tal situación dio origen al llamado “capitalismo de casino”, liderado por el capital financiero, que entró a dominar y a determinar el funcionamiento del mismo proceso productor de riqueza, en el que la ganancia no sería “fruto del sudor de la frente”, como lo creían los viejos liberales tipo Henry Ford, sino de la especulación en las bolsas de valores, tal como logró su fortuna George Soros.

En ese orden, la crisis financiera de EE. UU. en el 2008 fue precisamente producto de la danza especulativa de este dinero fácil, que tuvo lugar desde el 2001, cuando sus autoridades económicas impulsaron una política de bajas tasas de interés, ofreciendo dinero barato a capitalistas y población en general, lo cual llevó a que sus pasivos crecieran notablemente. Así, las deudas de la población trabajadora estadounidense, que en 1997 equivalían al 66,1 % del pib, llegaron en el 2007 al 99,9 %, y las del sector financiero pasaron del 63,8 % al 113,8 % para el mismo periodo. 

Rescate financiero 

Mientras tanto, la deuda total de la economía norteamericana, que representaba el 255,3 % del pib en 1997, dio un salto espectacular diez años después y llegó al 352,6 %. Dicha situación se tradujo en un desatinado carrusel cuando el sistema bancario y financiero, liberado de las ataduras legales, multiplicó los negocios y convirtió las deudas en títulos comercializables. Esta estrategia llevó a asumir más deuda para comprar más títulos, aprovechando que en cada compra-venta se obtenían jugosos rendimientos por las elevadas tasas de interés que generaban.

La burbuja que se originó, basada en la especulación con los títulos hipotecarios y la guerra financiera, elevó a dimensiones colosales el capital ficticio y tocó todos los componentes del capital financiero norteamericano, haciendo temblar al mundo.

La salida a la crisis está en el plan de rescate financiero, por medio del cual el estado norteamericano invierte 700 mil millones de  dólares de dinero público en la compra de activos basura de los bancos, para salvarlos de la quiebra, un desatino que no castiga ni condena, sino que favorece a los responsables de la crisis.

La medida tomada, que salva al sistema financiero, hunde aún más en el endeudamiento y el déficit fiscal a la economía de los Estados Unidos, que encuentra la salida en el poder de su moneda. Su actual, pero pasajera reactivación, muestra un dólar fortalecido frente a las otras monedas del mundo, que deben pagar más altos intereses por las deudas y servicios contraprestados, irónicamente, en una moneda de mala fe

(Por: Luis Humberto Hernández,
)
N.° 0

Otras noticias


El expresidente de Costa Rica se dirigió a la comunidad universitaria en el marco de la Escuela Internacional de Verano 2015 “Conectando a los mejores para la paz”, liderada por la Fundación Ceiba, el Ministerio de Educación y la UN. - fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Destacado UNPeriodico

agosto 08 de 2015

El reto es educar para la paz y con la paz

Construir una cultura de la democracia y la pedagogía, para forjar estudiantes...


Artes & Culturas

agosto 08 de 2015

Hablar español está de moda

La lengua de Cervantes está viviendo uno de los momentos de mayor auge...


Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen cabañas ecológicas.

Investigación & Creación

agosto 08 de 2015

30 días en la Universidad

Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen...


El Estado Islámico controla extensos territorios, en los que habitan unos 8 millones de habitantes. foto: pbs.org

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

La ideología del islam radical

ISIS revive en pleno siglo XXI las guerras que el profeta Mahoma y sus...


Por algo más de dos semanas, la población solo pudo disponer de retiros de 60 euros diarios. foto: vox.com

Economía & Organizaciones

agosto 08 de 2015

Del grexit a la nueva austeridad, dos voces en el camino griego

La tercera ayuda económica que recibe Grecia está supeditada a medidas...


"El trabajo con los estudiantes es el que me ha llenado más, después del trabajo con los pobres", escribió Camilo Torres. foto: Archivo Histórico UN.

Política & Sociedad

agosto 08 de 2015

Camilo Torres Restrepo, mucho más que un “cura guerrillero”

Al cumplirse 50 años de la muerte del capellán, profesor e investigador de la...


Las patentes pueden estimular la innovación, pero también afectar el costo de los medicamentos. - foto: archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Colombia, ¿demasiado flexible en patentes de invención?

De las 2.417 patentes de invención solicitadas en el país en 2014, el 88 %...


Las aplicaciones para pedir servicios de transporte abundan en la red. foto: Catalina Torres/Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Uber y taxis amarillos, al límite de las innovaciones tecnológicas

La controversia por el servicio de taxis ofrecido a través de internet pone a...


Ilustración: Vanessa Tremain

Salud

agosto 08 de 2015

Las normas que le faltan a la eutanasia

A partir de la Resolución 1216 de 2015 del Ministerio de Salud, que determinó...