Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Ironías del ataque en París

El ataque de Al Qaeda a una revista francesa devela varias ironías frente al significado que encierra París como epicentro de una revolución que luchó contra la versión tradicional de la religión y que es símbolo de la libertad de prensa. Más allá de la red creada por Osama bin Laden, aparece una estructura renovada como una ideología radical que regresa al escenario del yihadismo.

, 07.02.2015 director del Instituto de Estudios Urbanos - Universidad Nacional de Colombia

Con sus trazos, los caricaturistas de todo el mundo se solidarizaron con la revista Charlie Hebdo, a raíz del acto terrorista.

Los atentados terroristas del 7 de enero en París están marcados por diversas series simbólicas y, en algunos puntos, la ironía de la historia y la infamia sobresalen.

La primera ironía es que estos atentados, realizados en nombre del profeta Mahoma, según han declarado sus ejecutores y la organización que se los ha reivindicado (Al Qaeda), se presentan en la ciudad emblemática de una de las revoluciones que le abrieron paso a la modernidad más plena posible. Ocurrió luego de derrotar al denominado “antiguo régimen” y, con él, a la religión en su versión tradicional, situación que dio lugar al sometimiento sistemático de obispos, sacerdotes y monjas, y a un cambio en el uso y sentido de muchos lugares de culto.

París gestó, en la medida de lo que la revolución permitió, la concreción de la Ilustración y, con ello, la creación de una sociedad que aprendió, luego de décadas de luchas y disputas violentas, a ser laica y a consagrar ámbitos de libertad, amenazados durante el régimen de Vichy, aunque con cierta complicidad antisemita silenciosa. Así, en buena hora, lo ha dejado al descubierto el escritor Patrick Modiano.

La segunda ironía es que París ha sido un símbolo, por su historia política y cultural, de la libertad de prensa y de la generación de opiniones controversiales, no solo en el ámbito nacional, sino en el contexto de la civilización occidental y de la política y la economía europea, de manera más precisa. De esta forma, que el ataque sea contra una de las publicaciones satíricas que más firmemente se ha negado a tomar medidas de autocensura, pone a sus atacantes fuera de los límites de la tolerancia política y de lo que es admisible dentro de la política democrática. Quizá por ello, diversos columnistas y generadores de opinión franceses han afirmado a lo largo de las últimas tres semanas que este ataque llega, incluso, a ser una confrontación a los cimientos de la civilización occidental contemporánea.

La laicidad y la libertad de prensa, dos de los reclamos más fuertes del mundo occidental contemporáneo, al punto de ser considerados incuestionables para quienes se sienten o quieren ser vistos como respetuosos de la democracia y las libertades básicas, han sido cuestionadas. También han dejado maltrecha la tolerancia que incluían entre las imágenes más fuertes que el París contemporáneo podía ofrecer: la de mujeres vestidas con burkas hasta hace muy poco, o incluso con un velo islámico, que los defensores de la República no han dudado en criticar.

Lo ocurrido en París tiene tres componentes principales. Primero, está el ataque de los hermanos Said y Chérif Kouachi, acompañados de otro joven identificado como Hamyd M., quienes ingresaron a las oficinas de Charlie Hebdo en horas de la mañana del 7 de enero y dejaron más de 12 muertos. Ellos pudieron escapar hacia las afueras de la capital, incluso, un video revelado por la prensa francesa muestra cómo una patrulla de policía retrocedió ante el avance agresivo de los asesinos.

Segundo, Amedy Coulibaly, quien al parecer sostenía contactos regulares con Chérif Kouachi, atacó primero una unidad de policía donde dio muerte a un agente, luego ingresó a una tienda de alimentos judía, Hyper Cacher, y tomó como rehenes a compradores y trabajadores del lugar, creando un segundo frente de acción para el Estado y las fuerzas de seguridad.

Tercero, el Estado reaccionó de dos formas diferentes, pero directas y sin dilaciones. De una parte, el presidente François Hollande hizo presencia en las instalaciones de Charlie Hebdo, asumió la dirección del Estado en crisis, elevó la alerta antiterrorista y ordenó, por un lado, la movilización de la policía, que para el segundo día alcanzó más de 88.000 uniformados, y por otro lado, el alistamiento de 10.000 hombres de las fuerzas militares, algo inaudito desde la década de 1960, durante la guerra de liberación de Argelia.

Por su parte, la policía, las fuerzas militares y los distintos organismos de inteligencia, en un país dotado de una severa, diversa y muy nutrida comunidad de inteligencia, no solo desataron la persecución de los atacantes directos identificados, sino que siguieron tras la pista de los demás islamistas que podrían representar algún peligro dentro de Francia.

Pero la movilización francesa ha tenido un fuerte componente de opinión pública, que llevó incluso a líderes mundiales y a millones de franceses a marchar de forma contundente contra las acciones terroristas, por las calles de varias ciudades. Conviene recordar que las marchas francesas tienen un antecedente importante, como las que en diversas ocasiones protagonizaron millones de ciudadanos españoles en contra de eta. Adicionalmente, Francia ha destinado un portaviones para que se incorpore a la guerra contra el Estado Islámico, junto con diferentes unidades militares especializadas.

La reacción de las fuerzas de seguridad tiene un acicate complejo de explicar: los atacantes eran ciudadanos franceses, lo que les brindaba el marco de garantías y seguridades que la República ofrece a sus ciudadanos. Sin embargo, al parecer, hacían parte de los cientos de yihadistas franceses que se han unido a las filas, tanto del Estado Islámico como de Al Qaeda y otras organizaciones radicales, incluidas varias en el norte de África, especialmente en Libia.

Otro de los componentes que han entrado a ser parte de esta pesadilla francesa es la reciente novela de Michel Houellebecq, Soumission, que la revista atacada ponía de relieve y que presenta un futuro de islamización para Francia. Pero Houellebecq no era la razón del atentado, solo era una pieza más, como tampoco se puede culpar al Islam de la acción de grupos radicales que se declaran antioccidentales.

La revista ya había sido amenazada varios años atrás, entre otras razones, por reproducir las caricaturas sobre Mahoma publicadas en un periódico danés y por mantener una posición desafiante hasta el límite con los más radicales.

Pero las reacciones políticas occidentales para condenar al terrorismo fueron respondidas por millones de musulmanes en países como Pakistán, Níger, Yemen y otros más, donde criticaron las caricaturas sobre Mahoma. Estas tuvieron eco en los señalamientos que R. Erdogan, presidente turco, ha venido haciendo contra la libertad de prensa.

Aquí queda aún abierto el problema de saber qué significa el reclamo de Al Qaeda en Yemen como autor intelectual del atentado, pues ya no se trata de la red creada por Osama Bin Laden, sino de una estructura renovada, que es a la vez una red organizada con capacidades operativas, como una ideología radical que regresa al escenario del yihadismo.

(Por: Carlos Alberto Patiño Villa,
)
N.° 0

Otras noticias


El expresidente de Costa Rica se dirigió a la comunidad universitaria en el marco de la Escuela Internacional de Verano 2015 “Conectando a los mejores para la paz”, liderada por la Fundación Ceiba, el Ministerio de Educación y la UN. - fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Destacado UNPeriodico

agosto 08 de 2015

El reto es educar para la paz y con la paz

Construir una cultura de la democracia y la pedagogía, para forjar estudiantes...


Artes & Culturas

agosto 08 de 2015

Hablar español está de moda

La lengua de Cervantes está viviendo uno de los momentos de mayor auge...


Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen cabañas ecológicas.

Investigación & Creación

agosto 08 de 2015

30 días en la Universidad

Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen...


El Estado Islámico controla extensos territorios, en los que habitan unos 8 millones de habitantes. foto: pbs.org

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

La ideología del islam radical

ISIS revive en pleno siglo XXI las guerras que el profeta Mahoma y sus...


Por algo más de dos semanas, la población solo pudo disponer de retiros de 60 euros diarios. foto: vox.com

Economía & Organizaciones

agosto 08 de 2015

Del grexit a la nueva austeridad, dos voces en el camino griego

La tercera ayuda económica que recibe Grecia está supeditada a medidas...


"El trabajo con los estudiantes es el que me ha llenado más, después del trabajo con los pobres", escribió Camilo Torres. foto: Archivo Histórico UN.

Política & Sociedad

agosto 08 de 2015

Camilo Torres Restrepo, mucho más que un “cura guerrillero”

Al cumplirse 50 años de la muerte del capellán, profesor e investigador de la...


Las patentes pueden estimular la innovación, pero también afectar el costo de los medicamentos. - foto: archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Colombia, ¿demasiado flexible en patentes de invención?

De las 2.417 patentes de invención solicitadas en el país en 2014, el 88 %...


Las aplicaciones para pedir servicios de transporte abundan en la red. foto: Catalina Torres/Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Uber y taxis amarillos, al límite de las innovaciones tecnológicas

La controversia por el servicio de taxis ofrecido a través de internet pone a...


Ilustración: Vanessa Tremain

Salud

agosto 08 de 2015

Las normas que le faltan a la eutanasia

A partir de la Resolución 1216 de 2015 del Ministerio de Salud, que determinó...