Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

El regreso del pez capitán

Investigadores de la UN trabajan en un plan de repoblamiento en las fuentes hídricas del altiplano cundiboyacense, a partir de una muestra de 90 especies recolectadas en la cuenca alta del río Bogotá.

, 11.07.2015

Eremophilus mutisii, conocido como pez capitán. En el recuadro, huevos recién fertilizados. fotos: cortesía investigadores

Solitario, silencioso y amante de la tranquilidad, así es el Eremophilus mutisii, conocido como pez capitán, especie endémica del altiplano cundiboyacense que se ha perdido en la memoria de los colombianos, especialmente en la de los habitantes de la sabana de Bogotá.

Los afluentes de los ríos Negro, Frío, Chicú, Balsillas, Juan Amarillo, Fucha, Tunjuelo y Soacha dejaron de ser el hábitat de este guardián de las aguas frías, que en la antigüedad llegó a ser el principal alimento de los muiscas, pobladores de la región en ese entonces.

En un pasado más reciente actividades como la pesca nocturna o la comercialización en las plazas del 12 de Octubre o Paloquemao, hacían parte de las tradiciones bogotanas de comienzos del siglo XX.

Iván Mojica, investigador del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, relata que el pez fue descrito por primera vez durante la Expedición Botánica (1788 – 1802) por Alexander von Humboldt, quien lo nombró Eremophilus mutisii, que significa “amante de la paz y de la serenidad”, en homenaje a José Celestino Mutis.

Antiguamente era el único pez que se consumía en la sabana, pues se trataba de la única especie de agua fría existente en Colombia. “Cuando no se tenía la posibilidad de refrigerarlo, había que ir hasta Honda o consumirlo seco. Si se quería comer pescado fresco, tenía que ser el capitán”, explica el profesor Mojica, quien ha dedicado su trayectoria al estudio de los peces (ictiología).

El Eremophilus mutisii, de piel lisa, color verde oliva o amarillo y manchas oscuras en su dorso, solía bordear el altiplano en horas nocturnas, recorriendo afluentes como los ríos Chicamocha, Bogotá y Tunja.

Se reconoce por su piel dura y sin escamas, así como por sus largos bigotes que lo ayudan a orientarse, característicos de los silúridos, popularmente conocidos como bagres. Es el único en adaptarse a alturas de entre 2.500 y 3.100 metros sobre el nivel del mar, donde la temperatura no sobrepasa los 20 °C, además puede llegar a pesar entre 50 y 100 gramos, con una longitud de hasta 50 centímetros.

Contaminación, su enemiga

La transformación de cuerpos hídricos, especialmente del río Bogotá, por cuenta de la contaminación derivada de los procesos industriales de las curtiembres; así como del uso de herbicidas, fungicidas y otros químicos en los cultivos y lecherías, desplazó a este pez, que algún día gozó de gran importancia ancestral en la cuenca alta del río Bogotá, en las poblaciones de Suesca, Fúquene, Guasca, Tominé y La Copa.

Con base en lo anterior, los profesores Miguel Ángel Landines, director del programa de Zootecnia de la UN; y Camilo Prieto, director de Zootecnia de la UDCA, iniciaron una investigación con el objetivo de recuperar esta especie. Su tarea se centró en varios ejes, entre los que se encontraban la identificación de los cuerpos de agua y un programa de repoblamiento que incluyó la reproducción en cautiverio.

Para esto y en el transcurso de los 2 años que duró el estudio, se realizaron de 6 a 8 capturas de estos animales por mes, que permitieron completar una muestra de 90 especies, recolectadas en las lagunas de la cuenca alta del río Bogotá, principalmente en Suesca.

En el laboratorio se hizo un análisis del estado de madurez de las gónadas (aparatos reproductores), además de estudios bioquímicos de la sangre, con el fin de obtener información del comportamiento reproductivo y del perfil hormonal.

El análisis de la estructura y composición de las gónadas determinó que estos animales se reproducen durante todo el año, aunque presentan picos que coinciden con los periodos de lluvia. Su fecundidad oscila entre 10.000 y 50.000 huevos por hembra.

Para iniciar la reproducción en cautiverio, el profesor Prieto eligió los reproductores y los peces aptos para la reproducción. “Como vienen de un ambiente natural son llevados a un laboratorio y dado que el proceso no se logra espontáneamente, hay que hacer una inducción con hormonas”, señala.

El docente probó distintas dosis hormonales a diferentes tiempos para determinar qué dosificación debía usar y en cuánto tiempo se obtenía la mejor respuesta al tratamiento.

Al momento de la ovulación o expulsión de ovocitos (óvulo inmaduro o célula huevo), los investigadores capturaron a la hembra y adelantaron la extracción de los mismos; luego tomaron a los machos y obtuvieron una cantidad considerable de semen para lograr la fertilización in vitro.

Posteriormente, incubaron los embriones y esperaron alrededor de 100 horas, tiempo que demora el desarrollo embrionario hasta que sale la larva. Esta cuenta con el saco vitelino, reserva alimenticia transferida de la madre, que es la primera fuente de nutrientes y oxígeno para el embrión. La absorción del alimento dura de 3 a 4 días, hasta que empieza a consumir nutrientes externos, aproximadamente en el sexto día. El proceso de reproducción dura de 2 a 3 semanas.

Tarea para enseñar

Paralelamente se realizó un estudio genético con el fin de identificar las especies presentes en cada cuerpo de agua y entender sus atributos, para que más adelante se pudiera saber cuáles se adaptaban mejor a los distintos ambientes.

El profesor Landines afirma que aunque Colombia es el segundo país, después de Brasil, con más riqueza ictiológica, el capitán es el único pez de agua fría.

Cuando se tenga una muestra considerable de alevines o crías recién nacidas para entregar a las autoridades competentes, se espera presentar de nuevo esta especie a la comunidad. Asimismo se le enseñará a producirla para que disponga de una fuente de proteína olvidada por el paso del tiempo y por la falta de conciencia frente a la preservación de fuentes hídricas como el río Bogotá.

Actualmente, el colombiano promedio solo consume peces importados, entre los que predomina la tilapia, conocida como mojarra, y la trucha. Como agrega el profesor Landines, el capitán es una especie nativa que pertenece a la sabana, tiene mayor potencial de producción que la trucha y necesita de menos agua para su producción.

(Por: Nibeth Duarte, Unimedios Bogotá
)
N.° 0

Otras noticias


El expresidente de Costa Rica se dirigió a la comunidad universitaria en el marco de la Escuela Internacional de Verano 2015 “Conectando a los mejores para la paz”, liderada por la Fundación Ceiba, el Ministerio de Educación y la UN. - fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Destacado UNPeriodico

agosto 08 de 2015

El reto es educar para la paz y con la paz

Construir una cultura de la democracia y la pedagogía, para forjar estudiantes...


Artes & Culturas

agosto 08 de 2015

Hablar español está de moda

La lengua de Cervantes está viviendo uno de los momentos de mayor auge...


Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen cabañas ecológicas.

Investigación & Creación

agosto 08 de 2015

30 días en la Universidad

Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen...


El Estado Islámico controla extensos territorios, en los que habitan unos 8 millones de habitantes. foto: pbs.org

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

La ideología del islam radical

ISIS revive en pleno siglo XXI las guerras que el profeta Mahoma y sus...


Por algo más de dos semanas, la población solo pudo disponer de retiros de 60 euros diarios. foto: vox.com

Economía & Organizaciones

agosto 08 de 2015

Del grexit a la nueva austeridad, dos voces en el camino griego

La tercera ayuda económica que recibe Grecia está supeditada a medidas...


"El trabajo con los estudiantes es el que me ha llenado más, después del trabajo con los pobres", escribió Camilo Torres. foto: Archivo Histórico UN.

Política & Sociedad

agosto 08 de 2015

Camilo Torres Restrepo, mucho más que un “cura guerrillero”

Al cumplirse 50 años de la muerte del capellán, profesor e investigador de la...


Las patentes pueden estimular la innovación, pero también afectar el costo de los medicamentos. - foto: archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Colombia, ¿demasiado flexible en patentes de invención?

De las 2.417 patentes de invención solicitadas en el país en 2014, el 88 %...


Las aplicaciones para pedir servicios de transporte abundan en la red. foto: Catalina Torres/Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Uber y taxis amarillos, al límite de las innovaciones tecnológicas

La controversia por el servicio de taxis ofrecido a través de internet pone a...


Ilustración: Vanessa Tremain

Salud

agosto 08 de 2015

Las normas que le faltan a la eutanasia

A partir de la Resolución 1216 de 2015 del Ministerio de Salud, que determinó...