Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Científicos entregan el mayor inventario de flora colombiana

Palmas, ñame, orquídeas y hierbas forman parte de las cerca de 28.000 especies vegetales que alberga el territorio colombiano. La descripción de cada una de ellas, la región donde crecen y su estado de conservación aparecen en el primer Catálogo de plantas y líquenes de Colombia, publicado por la UN y disponible en línea. Más de 180 botánicos de 20 países y alrededor de 70 instituciones hicieron su aporte a esta completa investigación.

, 09.05.2015

Orquídea del género cohniella cebolleta.

Frailejones en el Páramo del Ruiz. / fotos: Catálogo de plantas y líquenes de Colombia

Líquen del género lobaria.

Mortiño (leandra subseriata).

Palma de cera (ceroxylon quindiuense), en el Valle de Cocora, Quindío.

Bejuco uña de gato (uncaria guianensis).

Palma estera (astrocaryum malybo), hallada en Santander.

Un total de 28 expediciones por América Latina hizo el profesor inglés Henry Oakeley, siguiéndole los pasos a las diferentes especies de orquídeas que existen en Colombia y en otros países de la región.

Los viajes del científico, sumados a su amplia investigación en literatura y en colecciones de herbarios de Londres, Singapur, Bélgica y Estados Unidos, se convirtieron en la base para la elaboración de una completa guía de estas flores. “Fueron más de dos décadas de recopilación”, advierte el experto, uno de los 17 investigadores encargados de alimentar la información sobre las 3.600 especies de orquídeas, para el primer Catálogo de plantas y líquenes de Colombia.

De sus hallazgos, aportó información sobre los géneros Lycaste y Anguloa. El primero produce flores triangulares, grandes y de larga duración, que crecen entre 500 y 2.800 metros sobre el nivel del mar. El segundo, cuyo nombre común es orquídea tulipán, florece en las selvas húmedas de las montañas de Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú.

Contando orquídeas, ñames, palmas, líquenes y muchas más plantas, el catálogo en mención presenta información de 26.186 especies y 1.674 líquenes hallados en Colombia. Reseña en qué regiones aparecen, en qué estado de conservación se encuentran y cómo se da su crecimiento (hierba, arbusto, árbol, trepadora, entre otros); además aporta referencias e información sobre los investigadores.

Para los científicos que contribuyeron con la obra, el uso de literatura y de colecciones suministradas por el herbario fue un complemento. Algunos, incluso, se refugiaron en esa documentación como la única alternativa de recolección de la información necesaria para alimentar la base de datos de plantas y líquenes de Colombia.

Así le ocurrió, por ejemplo, al también investigador de orquídeas William Cetzal Ix, del Herbario del Centro de Investigación Científica de Yucatán (México), quien tuvo que contar con lo que le proporcionaron herbarios como el de la Universidad de Antioquia, el Nacional de Estados Unidos y el Jany Renz de Suiza, entre otros. No obstante, también acudió a los jardines botánicos de Medellín, Filadelfia y Nueva York, y a la Colección Botánica de Munich (Alemania).

Con este trabajo, el científico se encargó de las orquídeas epífitas, las cuales crecen en los árboles sin ocasionarles daño y tienen importancia ecológica, pues son indicadores de los estados de conservación de los bosques, dada su sensibilidad a cambios ambientales y a acciones humanas. “Hubo una especie que no se había vuelto a encontrar ni siquiera en campo, la cual fue descrita bajo un nombre equivocado”, afirma desde México el investigador.

Se trata de Cohniella helicantha, la cual, cuando fue reportada en 1922, por el alemán Friedrich Wilhelm Ludwig Kränzlin, recibió el nombre de Oncidium helicanthum, sin embargo, estudios morfológicos posteriores demostraron que la especie pertenecía al género Cohniella. La información de esta planta se encontraba en el Herbario de Berlín, pero fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial. El único rastro de su existencia fue una ilustración rescatada por la ciencia. 

Ejemplares curiosos 

Las anécdotas de la recopilación de especies son tan variadas como los ejemplares hallados en territorio colombiano. La profesora Lauren Raz, del Instituto de Ciencias Naturales de la UN (ICN), recuerda que durante un viaje de campo con estudiantes, por una montaña de la provincia del Tequendama (Cundinamarca), advirtió la transición que se dio entre dos especies de ñame del género Dioscórea, cuyo hábitat no podía superar los 2.000 metros de altura.

Una es la Dioscorea polygonoides, especie utilizada con fines medicinales, que crece por debajo de dicha altitud; y la otra es la Dioscorea lehmannii, una planta de alta montaña que no puede habitar en terrenos inferiores a los 2.000 metros. Ambas convivieron en una franja de 20 metros y luego se dividieron la tierra, fenómeno que sorprendió a la docente, quien es referente de estudios en estas plantas, dentro y fuera de Colombia.

Sus ejemplares ahora hacen parte de los más de 50 que aporta este género al catálogo, el cual llega a la red para integrar el trabajo de botánicos nacionales e internacionales, así como la actualización permanente de información clave de nuestra diversidad botánica.

De las 55 especies de ñame, hay unas reconocidas por ser fuente alimenticia y cultural en zonas como la sabana de la Región Caribe. Entre ellas figuran la Dioscorea alata y la Dioscorea cayennensis, provenientes de Asia y África, así como la Dioscorea trifida o ñame blanco, cultivada en Amazonas, Chocó, Putumayo y Cesar. 

Poca información 

Antes del catálogo, la situación en Colombia era como comprar una finca sin saber, luego de muchos años, qué plantas o cultivos produce. Así se refiere el profesor Rodrigo Bernal, docente ad honorem del icn, al bajo nivel de información que tenemos los colombianos sobre nuestra diversidad de plantas y líquenes, necesidad que llevó a buscar alternativas de difusión.

Y es que después de más de 520 años de la llegada de los españoles a tierras americanas y más de 14.000 años de la presencia de pueblos nativos, todavía no hay certeza del mundo verde que ofrece el país.

Por esta razón, aparece el catálogo en la web, herramienta lograda gracias al aporte de más de 180 botánicos de 20 países y alrededor de 70 instituciones, así como al trabajo de campo de algunos de ellos en el país y al acceso a colecciones de herbarios como el de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá y el de los jardines botánicos de Kew, Londres y Nueva York, entre otros.

“Su producción se impulsó con la digitalización del Herbario Nacional de Colombia, el cual se encarga de aportar el material gráfico para esta guía”, indica la profesora Lauren Raz, quien además es la directora del Programa de Informática para la Biodiversidad de la UN y, como tal, es la responsable de que las colecciones biológicas estén en línea.

En el portal catalogoplantasdecolombia.unal.edu.co, se puede utilizar la opción de búsqueda avanzada en la pantalla de inicio. Allí no solo se despliegan las opciones de géneros y familias, sino también la ubicación geográfica, el estado de conservación y el nivel de altura al que se encuentra la planta consultada, entre otras opciones.

Como editores del catálogo figuran Rodrigo Bernal, por la UN; Marcela Celis, por el Jardín Botánico de Bogotá; y Robbert Gradstein, por el Museo de Historia Natural de París.

El documento también tendrá una versión impresa, que amplía su horizonte como material de investigación.  En principio, se dividirá en dos volúmenes de alrededor de 900 páginas cada uno y manejará, en orden evolutivo, líquenes, plantas como musgos y hepáticas, helechos, plantas con flores o angiospermas y, finalmente, la clasificación de familias, géneros y especies. 

Entre el campo y los herbarios 

La naturaleza fue el primer aliado de gran parte de los investigadores que alimentan el catálogo, producto de su trabajo de campo y de la interacción con la comunidad. Los profesores Rodrigo Bernal y Gloria Galeano recopilaron 35 años de su investigación, para mostrarles a los usuarios la familia de las palmas, también llamadas arecáceas o Arecaceae.

Son 252 especies nativas y 40 introducidas, muchas de ellas reportadas gracias a que ambos investigadores recorrieron el país para estudiar su variación, abundancia y uso. “Es, quizá, la familia mejor conocida del país”, asegura el investigador y editor de la guía.

El trabajo con esta especie generó productos como una cartilla dirigida a las poblaciones que utilizan la palma estera (Astrocaryum malybo) en Cesar y Magdalena, con el fin de que se haga un manejo apropiado, pues su fibra es utilizada para la elaboración de artesanías, una actividad económica y cultural del Caribe.

También se realizó una gestión especial con la palma de cera del Quindío, declarada árbol nacional y que ya tiene su plan de conservación, manejo y uso sostenible. De esta manera se convirtió en la primera especie de planta con una estrategia nacional, gracias a un proceso conjunto con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. 

Familias huérfanas 

El Catálogo de plantas y líquenes de Colombia cuenta con al menos 80 familias huérfanas, caracterizadas así para clasificar a las que carecían de un especialista que las explicara, o cuyos expertos no podían, por diversas razones, colaborar con el catálogo.

“La mayoría eran familias de una, dos o tres especies, aunque hubo otras de varios centenares. Fue un trabajo bibliográfico y de colaboración para conseguir las colecciones”, destaca el profesor Bernal, del ICN. De su trabajo con las caprifoliáceas, de la familia de las valerianas, también recuerda un episodio anecdótico, luego de estar durante semanas en herbarios como el de San Luis, en Estados Unidos, o el de Londres y Bogotá.

Tal y como le pasó al profesor William Cetzal Ix, el botánico colombiano se encontró con una especie mal identificada en el Jardín Botánico de Kew, en la capital británica. Se trata de una especie recolectada en la Sierra Nevada de Santa Marta, en 1844, que estuvo por décadas equivocada en su clasificación, pues se le asociaba a un arbusto proveniente del Perú. Finalmente, la llamó Valeriana neglecta, que quiere decir “pasada por alto”, y fue divulgada en la revista científica de ese jardín botánico.

El Catálogo de plantas y líquenes de Colombia se presenta, inicialmente, como un generador de información básica para investigadores; sin embargo, busca que todo el público pueda acceder.

La publicación hace parte de un proyecto en red más grande de la UN, en el que se incluye el Herbario Nacional. Se trata de hacer enlaces con páginas y herramientas de investigación complementarias a este buscador.

Según la profesora Lauren Raz, se tiene proyectado generar vínculos con la publicación Flora Colombiana, que ya trabaja con cerca de 2.000 especies, y con el Diccionario de nombres comunes, también del ICN y de la Universidad, que tiene en su haber 8.000 especies.

“El catálogo quiere verse, además, como una herramienta para las autoridades y organismos gubernamentales, con el fin de que la información sea una ayuda en políticas de protección y conservación”, afirma la docente.

(Por: David Santiago Gómez Mendoza, Unimedios Bogotá
)
N.° 0

Otras noticias


El expresidente de Costa Rica se dirigió a la comunidad universitaria en el marco de la Escuela Internacional de Verano 2015 “Conectando a los mejores para la paz”, liderada por la Fundación Ceiba, el Ministerio de Educación y la UN. - fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Destacado UNPeriodico

agosto 08 de 2015

El reto es educar para la paz y con la paz

Construir una cultura de la democracia y la pedagogía, para forjar estudiantes...


Artes & Culturas

agosto 08 de 2015

Hablar español está de moda

La lengua de Cervantes está viviendo uno de los momentos de mayor auge...


Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen cabañas ecológicas.

Investigación & Creación

agosto 08 de 2015

30 días en la Universidad

Bogotá. Con barras de madera y materiales metálicos reciclados construyen...


El Estado Islámico controla extensos territorios, en los que habitan unos 8 millones de habitantes. foto: pbs.org

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

La ideología del islam radical

ISIS revive en pleno siglo XXI las guerras que el profeta Mahoma y sus...


Por algo más de dos semanas, la población solo pudo disponer de retiros de 60 euros diarios. foto: vox.com

Economía & Organizaciones

agosto 08 de 2015

Del grexit a la nueva austeridad, dos voces en el camino griego

La tercera ayuda económica que recibe Grecia está supeditada a medidas...


"El trabajo con los estudiantes es el que me ha llenado más, después del trabajo con los pobres", escribió Camilo Torres. foto: Archivo Histórico UN.

Política & Sociedad

agosto 08 de 2015

Camilo Torres Restrepo, mucho más que un “cura guerrillero”

Al cumplirse 50 años de la muerte del capellán, profesor e investigador de la...


Las patentes pueden estimular la innovación, pero también afectar el costo de los medicamentos. - foto: archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Colombia, ¿demasiado flexible en patentes de invención?

De las 2.417 patentes de invención solicitadas en el país en 2014, el 88 %...


Las aplicaciones para pedir servicios de transporte abundan en la red. foto: Catalina Torres/Unimedios

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2015

Uber y taxis amarillos, al límite de las innovaciones tecnológicas

La controversia por el servicio de taxis ofrecido a través de internet pone a...


Ilustración: Vanessa Tremain

Salud

agosto 08 de 2015

Las normas que le faltan a la eutanasia

A partir de la Resolución 1216 de 2015 del Ministerio de Salud, que determinó...